Cómo proteger y cuidar a tu bebé en la piscina

Hasta hoy me acuerdo de la primera vez que introduje a mi hija, cuando tenía ella apenas 6 meses de vida, en la piscina de casa. Para su papá y yo, fue un momento muy emocionante ya que pudimos disfrutar de todas las sensaciones que ella estaba probando. Primero sus piececitos, luego las piernas, su tripita y luego allí estaba ella con el agua hasta el cuello. ¡La encantó! Tanto es así que ella ya no quería salir más de la piscina. ¡Qué faena!

Cuidados con los bebés en la piscina

Madre y bebé en la piscina

Ha sido una experiencia inolvidable aunque decidimos no repetirla muchas veces ya que el agua estaba demasiado fría. Preferimos comprarle una piscina inflable pequeñita, para que ella pudiese refrescarse del calor y no estar expuesta a riesgos de ahogamiento, caídas o de intoxicación por beber el agua con cloro, etc. 

Cuando haga calor y decidas meterte en la piscina con tu bebé, te sugiero que consideres algunos consejos para que tu bebé disfrute a tope de la experiencia y no está expuesto a riesgos de contraer alguna enfermedad o de sufrir algún accidente:

- La temperatura del agua para un bebé debe encontrarse entre los 28º y 30º, para que el pequeño no sufra peligro de hipotermia. Si lo llevas a una piscina pública, averigua si la temperatura de la piscina es la adecuada.

- Los bebés no deben estar mucho tiempo dentro del agua de la piscina. Un bebé con menos de un año de edad no debe estar en la piscina por más de 20 minutos. Si deseas puedes sacarlo y, pasada una horita, meterlo otra vez en el agua.

- Cada bebé es único y lo es también en la piscina. Hay bebés que les gusta el agua y otros a los que no. Se debe respetar el gusto de cada bebé y no obligarle a entrar en la piscina si no quiere. Cada cosa a su tiempo y a su momento.

- Si notas que el bebé empieza a tiritar o a presentar labios morados, sácalo de la piscina y abrígalo bien. Lo mismo debes hacer cuando el bebé ya esté un buen rato en la piscina.

- Cuando el bebé tenga catarro o esté resfriado no es conveniente que lo metas en el agua de la piscina. Mejor que esperes a que él se mejore.

- Cuando saques al bebé de la piscina y antes de envolverlo con la toalla es aconsejable que lo bañes con agua dulce de una ducha, para evitar irritaciones en la piel provocada por el cloro del agua de la piscina.

- Está indicado el uso de flotadores especiales y de manguitos en los bebés de más de 7 meses de edad, desde cuando sean vigilados de cerca por un adulto. Estos aparatos darán más libertad al bebé para que puedan mover las piernas y brazos.

- Las clases de matronatación están muy indicadas para las familias que desean que su bebé tenga un contacto más continuo con el agua de la piscina y aprendan a nadar.

- No está recomendado que los bebés se bañen en jacuzzi, especialmente para proteger su piel.

- Ojo al cloro de las piscinas. Hay estudios que demuestran que un nivel grande de cloro en el agua de la piscina puede desarrollar asma y otros problemas respiratorios en los pequeños.

- Ojo al bebé. Los expertos aconsejan que el adulto que esté a cargo del bebé jamás debe distraerse. Jamás deben "bajar la guardia", un descuido puede ser fatal.

- Mantener la piel del bebé siempre hidratada con una crema protectora solar especial para bebés, para evitar quemaduras y eczemas.

Vilma Medina. Directora de GuiaInfantil.com