El vínculo afectivo entre padres e hijos

Vilma MedinaDirectora de GuiaInfantil.com

Seguro que te acuerdas de la primera vez que has tenido a tu bebé en brazos, piel a piel, acurrucado en un abrazo o en una caricia. Durante los primeros días de vida del bebé, es fundamental el vínculo corporal, el contacto físico de los padres con él. Es una forma de fortalecer el apego y la comunicación afectiva entre padres e hijos.

El apego entre padres e hijos

Madre con recién nacido

Los masajes, así como la natación infantil, son vías que favorecen no solo al desarrollo físico y mental de los más pequeños, sino que también estimulan a la comunicación del bebé con sus padres. Experimenta coger al bebé en brazos o hacerle un mimo. Estarás activando la sensibilidad de su piel y de todo su sistema sensorial. Estarás creando un lazo de comunicación con él.

Aunque algunas veces te parezca que el bebé sea una criatura inerte y pasiva, si lo tocas él te responde. Si lo observas, notarás que él te contesta con un balbuceo, un chillido, una cara de bienestar, e incluso con alguna sonrisilla. Pero no es esta la única forma por la que puedes observar que el bebé te responde a las estimulaciones. Cuando lo agarras en la piscina, lo sujetas por la tripita, por los brazos, para que no se ahogue, estarás comunicándote con él. Lo mismo durante la lactancia materna, el primer baño, o en un masaje, como el Shantala. Al pasar la crema por todo su cuerpo, y luego al masajear sus brazos, piernas, pies, articulaciones, el bebé te contestará relajándose.

Por otro lado, las respuestas del bebé a tus contactos, sea a través del masaje o de la natación, crecerán y se verán en el día a día. Los ejercicios en el agua incrementarán la fuerza muscular, mejorará la capacidad cardiovascular y la coordinación del bebé. Estimulará su apetito, y le ayudará a que se duerma mejor. El masaje ayudará al bebé a relajarse y a equilibrarse mejor después del estrés de nacer y de encontrarse con un mundo totalmente diferente y nuevo para él. En cuanto a los padres, verán que el vínculo y el contacto físico con su bebé, les blindará de una comunicación más cercana y más fluida, día tras día. Funcionan como un cordón umbilical por el que el bebé podrá comunicarse con sus padres y ellos con él.

Puedes consultar estos vídeos para aprender a hacer masajes al bebé. Te explicamos de la mano de una experta cómo hacer masajes relajantes, para aliviar los cólicos o masajes estimulantes