Mi bebé de nueve meses no gatea

Es normal que un bebé de ocho o nueve meses se siente y empiece a hacer fuerzas para moverse por el suelo. En esta etapa, por lo general, a los bebés le encantan explorar todo a su alrededor y el gateo les permitirá ir más allá del espacio que conocían hasta el momento, y por sus propios medios y esfuerzos. Si un bebé, a los 12 meses no demuestra el interés en gatear, es conveniente comentarlo con su médico, puede que algo lo esté impidiendo.

Cómo gatean los bebés

Cuándo el bebé empieza a gatear

Como siempre decimos cada bebé es único y posee un reloj de desarrollo propio. Los bebés no están obligados a realizar cada cosa a su día y a su hora, pero eso no implica en que no debamos ayudarles a potenciar su aprendizaje y a superar etapas. Como padres, también debemos estimular su capacidad. Si tu bebé está cerca de cumplir el primer año de vida, y no quiere gatear, es aconsejable comentarlo a su pediatra que seguramente te dará algunas ideas para estimular a tu pequeño en este sentido.

Los bebés suelen gatear de distintas formas. Algunos gatean sentados, con una de las piernas doblada y la otra extendida, haciendo impulso con las nalgas y las manos para avanzar con su cuerpo. Otros empiezan a gatear de esta forma y luego la sustituye por la más tradicional que es gatear a cuatro patas o  "a gatas", como solemos decir. De ahí proviene el nombre gateo.

Por qué algunos bebés no gatean

Existen algunas razones por las que un bebé no quiera o no se interese en gatear. El peso excesivo, la falta de estimulación, los miedos, o alguna discapacidad física, son algunos de los motivos que pueden impedir a un bebé a desplazarse. Sea cual sea la razón, hay que ayudarle a combatirla. Del mismo modo que puedes ayudar a tu hijo a comer, puedes ayudarlo a gatear, y luego a caminar. Aquí tienes algunos consejos:

1- En casa, los bebés deben estar vestiditos con una ropa muy cómoda. Así será más fácil que él se mueva. Los calcetines con goma en la planta de los pies, son muy buenos para evitar que resbalen. Si hace calor, lo mejor es que estén descalzos, así les permitirás que sientan la textura del suelo por el que se desplazan.

2- Para estimular el movimiento y el desplazamiento del bebé, es recomendable que coloques un juguete o cualquier otro objeto que tenga un color muy llamativo, a un metro de distancia del bebé, para que él se sienta atraído y se vaya a por el objeto.

3- Es muy estimulante para un bebé ver a sus padres en la misma posición que él, en un mismo plan. Si te posicionas al lado de su bebé y empiezas a desplazarse "a gatas", es muy probable que el pequeño te siga. Él se sentirá acompañado y pensará que estás jugando con él.

4- Cuando consigas que tu bebé se desplace sólo, déjale gatear por toda la casa, siempre y cuando no haya ningún riesgo. Para evitar los accidentes domésticos, hay una infinidad de formas.

Vilma Medina. Directora de GuiaInfantil.com