La plastilina: más concentración y creatividad para los niños

¿Has jugado alguna vez con tu hijo a moldear la plastilina? Si todavía no lo has hecho, te aconsejo que lo hagas. ¡No sabes los beneficios que aporta el moldeado de la plastilina al proceso de aprendizaje de los niños! A través de la plastilina el niño imagina, crea, y a la vez materializa los pensamientos que tienen en su mente. Es una actividad que aporta muchos beneficios a la fantasía y a la creatividad de los niños.

Jugar a moldear plastilina

niña juega con platilina

¡Cuántas cositas hemos hecho mí hija y yo con la plastilina! Hemos montado una tienda de frutas, un parque, hemos moldeado coches, personas, figuras, flores... de todas las formas y colores. Hemos realizado incluso un belén para las fiestas navideñas. La plastilina se emplea como auxiliar de la educación infantil, como estimulador de la creatividad y de la motricidad fina. Permite al niño, con su precisa mirada, sus manitas y deditos, y con variados accesorios, diferenciar los colores, amasar, ablandar, separar y volver a unir piezas, estar al tanto de los tamaños y proporciones, experimentar y jugar con confianza y libertad.

Esta manualidad favorece al desarrollo del niño en todos los sentidos. Aumenta su capacidad de concentración, le propone metas a corto y a largo plazo, facilita su proceso de lectoescritura, y le relaja y tranquiliza, principalmente en los momentos de mucho estrés y de nervios. Es una actividad ideal para niños impulsivos, inquietos, incluso para los niños con déficit de atención, con o sin hiperactividad. Es una actividad que no solo los entretiene, sino que además permite establecer un contacto físico y placentero.

Por lo general, la plastilina comercial no está orientada a niños menores de 3 años. Para ellos se recomienda usar plastilina casera, la que se prepara con harina y agua, se amasa hasta que tenga consistencia, y luego se le echa un poco de colorante comestible y unas gotitas de aceite, y a amasar y amasar... Al comprar plastilina los padres deben tener especial cuidado con el material, que no sea tóxico; y al jugar con los niños deben supervisar para que los niños no la lleve a la boca ni se atragante con ella. Aparte de eso, también deben animar a los niños a que recojan las masas, y laven bien las manos después de jugar. Hace unos días mi hija regaló algunas plastilinas a una primita suya, y ¡mira en la foto lo que hizo! Según ella, son sus padres dándose un besito. ¿A que es precioso?

Vilma Medina. Directora de GuiaInfantil.com