Las etapas del dibujo en los niños

Evolución por edades de los dibujos infantiles

El dibujo infantil favorece la escritura, la lectura, la creatividad, ayuda al niño a tener más confianza en sí mismo y a expresar sus sentimientos. Y tan importante es la habilidad, que consigue con el trabajo y la práctica habitual, como el talento innato que un niño pueda tener para el dibujo infantil. La espontaneidad, la utilización de los colores, la grafía, la disposición de los elementos son sólo algunos de los matices que analizan los psicólogos para que los dibujos de los niños nos hablen de su personalidad y emociones.

El dibujo y las etapas gráficas de los niños

nina-dibuja

A través de los dibujos los niños dicen muchas cosas de sí mismos. Puede ser que ésta sea la razón por la cual muchos padres están cada día más interesados por los dibujos que hacen sus hijos. El dibujo se puede convertir, en algunos casos, en el termómetro del estado de ánimo del niño, ya que traduce lo que el niño siente, piensa, desea, o lo que le inquieta y le hace estar alegre o triste.

Cada niño es su mundo y sus circunstancias eso se ve en sus dibujos. Si pides a un grupo de niños que dibuje a una casita en el campo, todos los dibujos serán distintos. Pueden parecerse en algo, pero jamás serán iguales. Además de estas particularidades, hay que considerar que los dibujos también siguen algunas etapas que podríamos señalar como:

- La etapa del garabato: de los 3 a los 4 años de edad. Al principio son trazos desordenados, sin nunguna lógica ni mayor intención que la de rellenar el papel. Poco a poco el niño va controlando más la fuerza y dirección del trazo y a sus garabatos les otorga una intenció. Es cuando los niños dicen: 'es un perro', aunque nosotros sólo veamos un círculo garabateado.

- La etapa del pre-esquemática: de los 4 a los 7 años de edad. En esta etapa, los niños ya empiezan a buscar una forma definida a la hora de dibujar, y consiguen aproximarse al dibujo que pretenden representar. Al principio las piernas y los brazos sólo serás unas líneas. Poco a poco irán tomando forma e incluso les pintarán los dedos y algunos detalles.

- La etapa esquemática: de los 7 a los 9 años de edad. En esta etapa, las formas al fin se ven definidas. Incluso dibujan muchos detalles. Los niños ya no dibujan las figuras flotando. Aparece una línea horizontal que simboliza el suelo y los dibujos se acompañan por varias personas y objetos que llenan el espacio.

- La etapa de lrealista: de los 9 a los 12 años de edad. Los niños comienzan a buscar el modo de representar lo que ven tal y como lo ven. Por eso, intentan reproducir las dimensiones reales de los objetos, así como las luces y las sombras.

- La etapa de la representación espacial: a partir de los 13 años de edad. Las personas ya muestran diferentes rasgos y se interesan más por las proporciones de los objetos.

Beneficios del dibujo en los niños

El dibujo es una actividad espontánea y, como tal, hay que respetarla y considerarla como la gran obra de los niños. Si el niño tiene ganas de dibujar, anímale siempre a que lo haga. Lo ideal es que todos los niños pudiesen tener, desde la más temprana edad, algún contacto con el lápiz y el papel para aprender a dibujar. Empezarán con garabatos, y luego seguirán dibujando formas más reconocibles. Cuanto más dibujen los niños, mejor dibujarán, y más beneficios notarán en su desarrollo. El dibujo facilita y hace evolucionar el niño en:

1. Psicomotricidad fina
2. Escritura y la lectura
3. Confianza en sí mismo
4. Expresividad de emociones, sentimientos y sensaciones
5. Comunicación con los demás y consigo mismo
6. Creatividad
7. Formación de su personalidad
8. Madurez psicológica