Alergia. Niños alérgicos

Niños alérgicos. Alergia, causas y tratamiento en la infancia

La alergia es una respuesta inmune o reacción exagerada a sustancias que, generalmente, no son dañinas. La alergia está causada por un sistema inmune altamente sensible, que lleva a una respuesta inmune equivocada. Normalmente, el sistema inmune protege al cuerpo de sustancias nocivas como las bacterias y los virus.

Una reacción alérgica se presenta cuando el sistema inmune reacciona ante determinadas sustancias (alérgenos), que normalmente son inofensivas, y que en la mayoría de las personas no producen una respuesta inmune.

La histamina y la alergia de los niños

La alergia y los niños

Cuando un niño tiene alergia, la primera exposición a un alérgeno estimula al sistema inmune para reconocer la sustancia. Cualquier exposición posterior al alérgeno probablemente ocasionará síntomas. Cuando un alérgeno toma contacto con el organismo de una persona que tiene el sistema inmune sensibilizado, ciertas células liberan histamina y otras sustancias químicas. Esta liberación produce algunos síntomas como prurito, edema, producción de moco, espasmos musculares, urticaria, erupción cutánea y otros síntomas.

Síntomas de alergia en niños

Los síntomas de la alergia pueden presentarse de forma más o menos intensa tanto en niños como en adultos. La mayoría de las personas padece síntomas leves, que no ponen en peligro la vida, mientras que otras presentan una reacción más intensa y peligrosa conocida como anafilaxia. La parte del cuerpo que entra en contacto directo con el alérgeno será, aunque sólo en parte, la que más se verá afectada por los síntomas.

Por ejemplo, normalmente, los alérgenos que se inhalan producen congestión nasal, prurito en garganta y nariz, producción de moco, tos o sibilancias. Por lo general, las alergias a la comida pueden producir: dolor abdominal, cólicos, diarrea, náuseas, vómitos o reacciones graves potencialmente mortales. Frecuentemente, las alergias a las plantas producen erupción cutánea y, normalmente, las alergias a medicamentos comprometen todo el cuerpo.

Los síntomas de las alergias varían dependiendo del alérgeno que está causando la reacción y en qué zona del cuerpo ocurre. Los síntomas pueden incluir:


- Goteo nasal. Mocosidad abundante con estornudos

- Aumento del lagrimeo, sensación de fuego o prurito en los ojos. La sensación de picor o ardor en los ojos, produce un aumento de las lágrimas

- Ojos rojos, conjuntivitis. La alergía se presenta con irritación ocular, que puede afectar a la conjuntiva.

- Edemas en los ojos. La inflamación ocular es una consecuencia de la alergia.

- Prurito en la nariz, boca, garganta, piel o en cualquier otra área. Las molestias afectan también a las vías respiratorias altas.

- Sibilancias. Como consecuencia de la alergia, se puede desencadenar asma y por tanto pueden aparecer las sibilancias en los bronquios.

- Tos. Suele ser una tos seca e improductiva como consecuencia del picor de garganta.

- Dificultad para respirar. Suele dar en los casos de asma.

- Urticaria (ronchas en la piel). Es más frecuente en las alergias producidas por alimentos.

- Erupción cutánea. Conviene no rascarse y refrescar la zona con agua.

- Cólicos estomacales. Son comunes en las alergias relacionadas con alimentos o medicamentos.

- Vómito. En ocasiones, el malestar general puede provocarlo.

- Diarrea. Aparece en casos de alergia alimentaria.

- Dolor de cabeza. Está relacionado con la congestión, el goteo nasal, la tos, el lagrimeo ocular y otros síntomas que caracterizan a los procesos alérgicos.

Enfermedades relacionadas con la alergia

Algunas de las enfermedades relacionadas con las alergias se manifiestan a través de la piel o el sistema respiratorio. Entre las más comunes se encuentra el eczema cutáneo y el asma.

La razón de estas afecciones es que los alérgenos más comunes están presentes en algunos agentes ambientales que tienen contacto con la piel, las vías respiratorias o la superficie de los ojos como el polen, el moho, la caspa y el polvo. De igual manera, las reacciones alérgicas pueden estar causadas por picaduras de insectos, joyas, cosméticos y otras sustancias que tengan contacto con el cuerpo.

También son habituales las alergias que se producen por reacción a ciertos alimentos y/o medicamentos. Algunas personas pueden padecer un tipo de reacción alérgica a las temperaturas cálidas o frías, al sol o a otros estímulos físicos como la fricción (el roce o golpes fuertes en la piel) o el contacto con ciertos tejidos como es el caso de la dermatitis atópica y la dermatitis de contacto. Investigaciones recientes han hallado que factores como la herencia genética y las condiciones ambientales juegan un papel importante en el desarrollo de las alergias.