Superalimentos para la embarazada

4 alimentos altamente beneficiosos para el embarazo

Carlota Reviriego
Carlota Reviriego Nutricionista

Los superalimentos, término que proviene del inglés superfoods, son, aunque parezca algo de otro mundo, alimentos que puede que consumamos de manera habitual. Sin embargo, de una manera u otra, por su composición nutricional y por las necesidades alimentarias de ese momento, pueden ser particularmente beneficiosos para la salud. Estos son los superalimentos para el embarazo.

4 superalimentos para el embarazo

Superalimentos en el embarazo

  • Yogur. En general, la leche y los productos lácteos son superalimentos en el embarazo dado su contenido en calcio y fosforo para el crecimiento de los huesos del bebe que está creciendo. Además, contienen vitamina D necesaria para fijar ese calcio en los huesos. Sin embargo, el yogur es particularmente atractivo, entre otros motivos, por su contenido en bacterias lácticas. La presencia estas bacterias es beneficiosa para la microflora intestinal materna, pero más aun, lo es para comenzar a formar lo que será la microflora intestinal del bebe, que es una parte importantísima de su sistema inmunitario. Consumir yogur ayuda a mantener una flora bacteriana equilibrada a lo largo del tracto gastrointestinal, y, si bien esto repercute en una mejora en la salud en general durante el embarazo puede ser aun más beneficioso.
  • Frutos secos. Los frutos secos son una opción de energía rápida y fácil de llevar, ideales en el primer trimestre, ya que parecen apaciguar las náuseas y vómitos. Además de aportar vitaminas y minerales (selenio, cobre, magnesio o zinc), su principal interés en el embarazo es su aporte de ácidos grasos esenciales, que participan en el desarrollo del cerebro del feto, asegurando su correcto funcionamiento y estableciendo conexiones cerebrales apropiadas.
  • Legumbres. Son fuente de y ácidos grasos esenciales, pero sobre todo, las legumbres Lo más interesante de las legumbres es su alta densidad de nutrientes, es decir, vitaminas y minerales como ácido fólico, potasio, hierro o magnesio, en un contenido calórico no particularmente elevado. Su aporte calórico proviene de su contenido en carbohidratos complejos y proteínas de gran calidad, sobre todo si se combinan con cereales integrales. El aporte de aminoácidos esenciales es vital para la formación del feto, ya que los aminoácidos son necesarios para la formación tanto de los órganos como de los músculos.
  • Carne y pescado: Dada la alta necesidad de proteínas durante el embarazo, los alimentos de origen animal presentan un gran atractivo, aportando proteína de alta calidad. Además, la carne aporta hierro hemo, fácil de asimilar por el organismo, y necesario para abastecer a los dos sistemas circulatorios, materno y fetal. El pescado, por su parte, contiene ácidos grasos esenciales, además de minerales difíciles de aportar desde otras fuentes, como el yodo, involucrado en el correcto desarrollo del cerebro del feto.