Consejos para cambiar e identificar conductas negativas en los niños

La regla de oro para transformar comportamientos negativos de los niños en actitudes positivas

Claudia Johana Mesa Córdoba

Que nuestros hijos tengan conductas ‘negativas’ suele estresar, preocupar y desencadenar sentimientos de culpa, enfado, tristeza en ellos y los padres. De ahí la importancia de poner consciencia en adquirir herramientas que nos ayuden a guiar a nuestros pequeños a tener comportamientos que fomenten la paz y tranquilidad en el hogar y el entorno social. En este artículo hablaremos sobre la regla de oro para evitar conductas negativas prolongadas en el tiempo y cómo guiarles para transformarlas en comportamientos positivos.

Cómo ayudar a tus hijos a transformar las conductas negativas en positivas

cambiar conductas negativas en positivas

Solemos clasificar las conductas negativas en los niños como ‘malas’, además de querer evitarlas a toda costa. Es verdad que este tipo de comportamientos prolongados en el tiempo suelen ser nocivas para los niños, el entorno familiar y social. Sin embargo, si las observamos con verdadera atención podremos corregir a tiempo y además diseñar un plan personalizado para incentivar a nuestros hijos a mejorar.

Que los niños expresen sus emociones, aunque esto derive en conductas negativas, es bueno ya que les ayuda a conocerse mejor, a gestionar sus sentimientos y a diferenciar lo bueno de lo malo. Por otro lado, a los padres nos da herramientas para guiarles de la única forma que merecen ser tratados: como ‘personitas únicas y diferentes’. Para aprender algo, inevitablemente has de pasar por la experiencia de no saber y de equivocarte: ¿Cómo aprender a jugar fútbol si no lo intentas y si no te caes?

Para transformar las conductas negativas en positivas hemos de valorar el hecho de que las emociones son energía y que la mejor forma de optimizar esta energía es enfocándola hacia dónde queremos. ¿Cómo lo puedes hacer? ¡Atenta a estos consejos!

1. Observa a tu pequeño todo lo que puedas
Ten en cuenta las expresiones corporales y verbales. Cuando hayas detectado los momentos de conductas negativas y cómo se expresa tu hijo, sabrás el momento en el que debes actuar para acompañarle en la identificación de lo que siente y así dirigir esa energía hacia otro lugar.

2. Identifica lugares o entornos que incentiven las conductas negativas
Esto te dará señales sobre aquello que incomoda a tu hijo y que actúa como posible detonante. Identificarlos es de gran utilidad para incentivar la responsabilidad en los niños y conciencia sobre el entorno.

3. Detecta qué personas potencian las conductas negativas
Observa si tu pequeño cambia de comportamiento con determinadas personas o dependiendo del número de personas. Hacerlo te dará pistas sobre cómo ayudar a tu hijo a desarrollar inteligencia emocional para que pueda conectar mejor con el entorno. Enséñale la importancia de no juzgar y la posibilidad infinita que tiene para elegir qué tipo de persona quiere ser.

[Leer más: Enseñar a los niños a no juzgar ni criticar repercute en su felicidad]

4. Descarta necesidades básicas sin cubrir
Es normal que los pequeños tengan comportamientos negativos si tienen hambre, sueño o están cansados. La observación también te ayuda a detectar estas necesidades que en algunos momentos pueden pasar inadvertidas.

5. Idea el plan de acción personalizado para tu hijo
Ahora que ya sabes los momentos y detonantes que llevan a tus hijos a tener conductas negativas, podrás pensar en las estrategias que utilizarás para ayudar a canalizar esta energía hacia comportamientos que les empodere y les haga más felices. Nadie mejor que tú sabe lo que le gusta a tu pequeño, ahora solo tienes que utilizar tu creatividad para sacarle partido.

Ante una conducta negativa de tu hijo, ¡corrige a tiempo y sé perseverante!

corregir comportamientos negativos

Una vez has explorado las conductas negativas de tus hijos, observándolas, ayudándoles a identificarlas y guiándoles hacia comportamientos positivos, llega el momento de la regla de oro: corregir a tiempo es una de las reglas más valiosas en la educación de nuestros pequeños.

Es importante hacer entender a los niños que no deben tener ciertas conductas y que estará mal tanto si llueve, como si hace sol. Para que los niños tengan buenos comportamientos es imprescindible la coherencia. Si les corriges un día y otro no, ellos no entenderán el concepto y lo seguirán haciendo. Si eres perseverante, evitarás desgastarte con repetidos castigos y enfados con tus hijos.

En algunas ocasiones esta recomendación se puede confundir con falta de flexibilidad. Sin embargo, se trata de tener claro qué tipo de comportamientos no son cuestionables y cuales puedes dejar que los vivencien y experimenten.

Para ello te recomiendo que pienses: ¿Qué valores son incuestionables y por qué? Por ejemplo, 'tengo claro que corregiré y seré perseverante cuando la mala conducta de mi hijo ponga en riesgo la integridad física o psicológica del niño o de los demás’. ¡Observa, ayuda, corrige y guía a tus hijos hacia conductas de amor y paz!

Puedes leer más artículos similares a Consejos para cambiar e identificar conductas negativas en los niños, en la categoría de Conducta en Guiainfantil.com.