El error de los padres de reprimir o esconder emociones en los niños

Cómo podemos ayudar a nuestros hijos a superar y experimentar los celos

Claudia Johana Mesa Córdoba

Los padres tienden a evitar cualquier sufrimiento o dolor a sus hijos, precisamente por el amor que les tienen. Por eso, cuando se habla de la emoción de los celos ante el nacimiento de un hermanito o cualquier otro cambio, la tendencia es la de estar alerta y evitar el problema. Sin embargo, permitir que lo experimenten y guiarles para no retrasar el aprendizaje es muy importante. Y es que esconder, ocultar o reprimir emociones de los niños es uno de los grandes errores de los padres.

Qué se esconde detrás de la emoción de los celos

las emociones de los niños

Los celos es una emoción que indiscutiblemente aparecerá en mayor o menor medida en un momento u otro en la vida de un niño. El desafío que se nos presenta a los padres es cómo afrontarlo sin que afecte a la confianza y autoestima del niño. En este post me gustaría compartir unos pasos sencillos que pueden ayudarte a atravesar con éxito esta etapa.

Para los niños los celos es una emoción desconocida como todas aquellas que se van presentando durante su crecimiento. Sin embargo, esta es muy especial porque detrás se esconde el concepto de amor incondicional y la forma en la que se da y se recibe. Es habitual que el niño experimente un desajuste emocional ante el hecho de compartir el amor recibido por un ser querido, principalmente porque él no lo percibe como un compartir sino, como una forma de perder amor.

Todos en algún momento de nuestra vida hemos sentido celos. Es una emoción que aparece para que el ser humano instaure seguridad y valía en sí mismo. Ayuda a encontrar herramientas de autoconocimiento para entender que el cariño de los seres queridos puede ser compartido y que no por eso se recibirá menos. Es en esta etapa es fundamental que los padres se impliquen asertivamente y trasladar al menor el verdadero aprendizaje que hay detrás de los temidos celos.

Por qué es importante no esconder las emociones de los niños

esconder las emociones

Los niños experimentan esta emoción en diferentes etapas de su vida y por diversos motivos. Algunos lo pueden vivenciar ante el nacimiento de un nuevo integrante de la familia, un nuevo amigo e, incluso, celos de la mascota o hacia uno de los padres.

Los celos en la infancia es una de las etapas que se pueden vivir con mayor tensión en algunas familias. El desorden de emociones que experimentan los niños que lo sufren se verá reflejado en malos comportamientos, irritabilidad, cambios de conducta drásticos y variedad de síntomas que de no solucionar influirá en sus relaciones actuales y futuras.

De ahí la importancia de que los padres sepamos detectar cuando surgen esas emociones, acompañemos a nuestro hijo en su proceso, validemos esas sensaciones y empaticemos con nuestros pequeños. ¡En un futuro nos lo agradecerán!

[Leer +: 6 divertidos poemas que hablan a los niños de emociones]

Cuatro pasos que ayudarán a tu hijo a gestionar de las emociones 'negativas'

gestionar emociones negativas

Puedes ayudar a tu pequeño a superar los celos o cualquier tipo de emoción ‘negativa’ guiándole para que conecte las emociones con palabras y así poder liberarlas.

1. Observa cuándo se activan los celos (u otra emoción) y por qué
Saber y localizar en que momentos se accionan los celos te ayudará a ser más asertivo y así encontrar el momento y palabras adecuadas para poder guiarle a soltar la emoción. 

2. Habla con tu pequeño sobre tus emociones y cómo te sientes
Que el niño vea que eres capaz de hablar sobre tus emociones abrirá la puerta para que él hable de las suyas. Aprovecha y explica lo que significa el amor incondicional y que le amarás independientemente de lo que haga, diga o de las personas que se sumen en la familia o en el entorno. Dile cómo te sientes, hazle saber las cosas que te gustan de él y lo valioso que es. También lo que significa el cambio de comportamiento ante la emoción que estas tratando.

3. Ayuda a poner nombre y a aceptar la emoción
El primer paso para liberar la emoción es la aceptación. Habla abiertamente sobre lo que ésta sintiendo con naturalidad y cómo afecta al entorno su comportamiento. Es muy importante que no se sienta culpable. Intenta que él niño reconozca esta palabra en él y la exprese verbalmente.

4. Enséñale a liberar la emoción
Una vez haya aceptado esta emoción como parte de su proceso de aprendizaje, pídele que exprese verbalmente que suelta esa emoción. Hazlo como un juego: Dile que le ponga un color, que imagine que la guarda en una caja que después guardará en un altillo al que no puede acceder y seguidamente pídele que lo exprese verbalmente. (Estimula tu parte creativa: puedes cambiar color o forma de liberar la emoción).

¡Anímate a sacar la creatividad a la vez que ayudas a tus pequeños a afrontar el mundo de las emociones con asertividad y amor! Y, no olvides, como dice que el estudio 'Cómo enseñar a los niños acerca de sus emociones', realizado por el Centro sobre los Fundamentos Sociales y Emocionales del Aprendizaje Temprano, que 'los niños pequeños sienten muchas de las mismas cosas que los adultos, pero la  diferencia es que los niños muy pequeños en muchos casos no han desarrollado el autodominio y las habilidades de lenguaje que les permitan expresar sus sentimientos fuertes de maneras aceptables para los adultos'.

Puedes leer más artículos similares a El error de los padres de reprimir o esconder emociones en los niños, en la categoría de Conducta en Guiainfantil.com.