Eso no se hace, dice, toca... Frases que coartan la libertad de los niños

Corregir y frenar constantemente a los niños entorpece el desarrollo de su creatividad y curiosidad

¿Cuántas veces has dicho a tu hijo 'eso no se hace', 'eso no se dice', 'eso no se toca'…? Seguramente muchas, ¿verdad? Y es que, ante una reacción que nuestro cerebro detecta e interpreta como incorrecta, el impulso de detenerla pesa más que la consciencia que podamos tener en la educación de los niños, limitando así su felicidad. En Guiainfantil.com te contamos por qué no debes decir a tus hijos frases que coarten su libertad y qué puedes hacer para corregir este impulso en ti.

Por qué no debes decir a un niño 'Eso no se hace'

Frases que coartan la libertad de los niños

Sentirnos libres es uno de los sentimientos que más felicidad nos puede proporcionar. Desafortunadamente, la mayoría de los adultos perdemos estas sensaciones con el paso del tiempo, debido a la multitud de responsabilidades que vamos adquiriendo, además, de las normas impuestas por nuestros padres y la sociedad. Si deseas que tus hijos disfruten de la felicidad de sentirse libres para explorar y vivir en plenitud, es importante evitar frases que coarten su libertad. Lee atentamente algunos de los motivos por los cuales no es recomendable hacerlo.

1. Limitas su aprendizaje
Los seres humanos aprendemos con experiencias y la mayoría de las veces a base de prueba y error. ¿Te imaginas decirle a un niño que aprenda a caminar sin permitir que lo intente? Sin darnos cuenta, es lo que hacemos cuando emitimos repetidamente frases que impiden a los niños que experimenten.

Los niños necesitan tocar, sentir, oler, descifrar e incluso a veces romper, ya que así podrán ver las consecuencias de sus actos. Evidentemente, hemos de procurar que no se hagan daño a sí mismos, ni a los demás y, saber en cosas poner un límite claro, pero no te excedas y permite que se sientan libres para explorar. El mejor momento para instaurar un aprendizaje con tus palabras y frases es justamente cuando acaban de experimentar una consecuencia. Recuerda que cuando un niño explora aprende.

2. Quitas relevancia a lo verdaderamente importante
Si constantemente le dices a tu hijo que no haga, no toque, no diga, etc. estarás quitando fuerza a tus palabras cuando quieras remarcar algo verdaderamente importante. Por ejemplo, cuando quieras fortalecer un valor o ante un peligro verdadero inminente.

3. Frenas su creatividad y curiosidad
Para que los niños descubran sus dones y talentos es necesario la creatividad y curiosidad. Cuando lanzas constantemente frases para coartar su libertad, inconscientemente le estás diciendo: 'no seas curioso', 'no seas creativo'. Como decía Picasso: 'Todos los niños nacen artistas, lo difícil es seguir siendo artistas cuando crecemos'.

¿Qué puedes hacer para frenar el impulso de corregir constantemente a tu hijo?

Frena el impulso de corregir constantemente a tu hijo

Si estás leyendo este post, es porque quieres tener nuevas ideas para aprender a ser mejor padre. Pero es verdad, que por mucho que leamos y acojamos ideas de otros padres, es difícil controlar el impulso de corregir constantemente a tus hijos una vez has creado este hábito en ti. Para ello, te recomiendo leas estas ideas y sobre todo, que las pongas en práctica.

- Analiza aquellos momentos en los que emites frases que limitan la libertad de tu hijo
Tener claridad te ayudará a frenar y corregir los impulsos en ti. Por una parte, escribe aquellas cosas que tienen para ti carácter verdaderamente importante (en los que definitivamente marcarás un límite rotundo con el niño. Por ejemplo, ante un valor como el no robar, no mentir, no hacer daño a otros…) y, por otra parte, las que no son importantes y crees que es necesario cambiar, para dejar que tus hijos experimenten con libertad (por ejemplo, dejar que rompan su juguete favorito, que haga una fiesta en la ducha y termine por mojarlo todo…). Recuerda que esto implica sacar un momento para ayudarle a reflexionar sobre lo que ha sucedido y sobre las consecuencias.

- Mantente presente
Los impulsos inconscientes salen a la luz precisamente cuando estamos en modo automático, aquellos momentos en los que sin saber el hecho y sin incluso escuchar lo que nos dicen los niños, lanzamos una frase negativa. Te recomiendo practicar técnicas de meditación y relajación, las cuales te ayudarán a vivir más en el presente y estar consciente cuando te relaciones con tus hijos.

- Acepta a tu hijo tal y como es
Muchas de las veces que corregimos a los niños es porque queremos que sean diferentes. Quizás que sean más extrovertidos, más cariñosos, más atentos, más cuidadosos… En realidad, te quitas un peso de encima cuando les aceptas y no intentas cambiarles. Para lograrlo, te recomiendo que observes lo que sientes cuando esto ocurre, mantente en silencio, y permítete sentir la incomodidad que te genera las diferencias de tu hijo, cuando atraviesas esas sensaciones poniendo presencia, lo superas. ¡Pruébalo, funciona!

- Educa con el ejemplo
La clave estrella en la educación de los niños es y será: 'enseñar con el ejemplo'. Hacerlo te ahorra emitir muchas de las frases negativas que coartan su libertad y te acerca más a tus hijos, fortaleciendo el lazo familiar. Recuerda, cuando quieras que tus hijos hagan algo mejor, acompáñale a hacerlo.

Puedes leer más artículos similares a Eso no se hace, dice, toca... Frases que coartan la libertad de los niños, en la categoría de Conducta en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: