7 claves a recordar si tu hijo pasa de quinto a sexto de primaria

El nuevo curso es la antesala a la secundaria, tan temida por los niños

Carlos Llaca

Llega uno de esos momentos más importantes en la vida personal y académica de un niño: comienza su último curso de la etapa primaria. Un punto clave para cerrar una etapa muy especial y que dará comienzo a otra aventura por descubrir: la llegada a secundaria. En el paso de quinto a sexto de primaria suelen surgir preocupaciones, especialmente en el alumnado, sobre el cierre de una etapa que han ido superando y disfrutando pero a su vez, van viendo en el horizonte la 'temida' etapa secundaria. Pero para eso nos queda todo un curso por afrontar; descubramos algunas de las claves para enfrentarse a este nuevo curso.

Cómo es el paso de los niños de quinto a sexto de primaria

Así es el paso de los niños de quinto a sexto de primaria

1. El esfuerzo y el trabajo personal, muy importantes
Lo más importante a tener en cuenta es que los niños deben ser conscientes del esfuerzo y trabajo personal que han de aportar en este curso. No es uno más, es el final de una etapa que tiene unos objetivos generales que han de ser alcanzados para promocionar el curso siguiente.

No es que de repente sexto de primaria se convierta en una misión imposible o que se les exija algo que no se les haya pedido antes, sino que esa exigencia marcará su evolución y, aunque estarán apoyados y acompañados por profesorado y familias, son los niños quienes deben tomar las riendas y sacar su trabajo adelante de forma totalmente autónoma.

2. El papel que debe tener la familia
El papel que tienen las familias en este curso es tan importante, que como docente siempre he recomendado actuar 'desde la sombra'. Es decir, se puede ser exigente en casa a la hora de cumplir con horarios y tareas pero se debe hacer sin transmitir sensación de presión excesiva, pues es contraproducente y no beneficia a nadie. Para facilitarnos el trabajo, es primordial marcar unas normas y límites que reconduzcan actitudes o comportamientos que alejen a los niños del cumplimiento de sus responsabilidades.

3. La necesidad de fomentar el diálogo
Estamos ante una edad bastante compleja (10-12 años). Digo compleja porque la escucha activa que realizan los niños de esta edad es bastante escasa, tendiendo a escuchar directamente lo que les interesa. Frente a esto, insisto en la necesidad de marcar unas pautas y normas que se implanten desde el diálogo, asociando el incumplimiento de las mismas a las consecuencias correspondientes.

4. El uso de las nuevas tecnologías
Entran en juego también las tecnologías, pues muchos de los niños con edades comprendidas entre los 10 y 12 años, poseen teléfono móvil, algo que cada familia deberá juzgar si es lo más adecuado o no.

Otras claves basadas en mi experiencia como profesor

Consejos en el nuevo curso de los niños

Mi experiencia como tutor de sexto de primaria fue muy positiva. Para ello tengo claras unas claves que pueden ser aprovechadas por familias y docentes:

5. Diálogo y reflexión
Poder poner a disposición de los niños todas las herramientas que nos permitan hablar, intercambiar impresiones, hablar sobre sus preocupaciones o inquietudes, interesarnos por lo que les gusta hacer, etc… Ser cercanos a ellos, mostrar interés real por escucharles y atender a sus necesidades, nos pueden abrir muchas puertas en el ámbito emocional y afectivo, que incide en su formación mucho más de lo que podemos pensar en un principio.

6. Hábito de trabajo
Dedicar un tiempo diario al repaso de lo trabajado en el aula, anotar dudas, hacer esquemas o resúmenes que faciliten el estudio, reforzar aquello que necesita más tiempo para llegar a comprenderlo, etc.

7. Educación en valores
Fomentar en los niños de estas edades aspectos como: empatía (muy importante que entiendan la importancia de ponerse en el lugar de los demás, respeto (a uno mismo, a los compañeros, a la familia, a su entorno), igualdad (entre sexos, de oportunidades, de derechos sociales…), libertad (de elección, para opinar, para ser felices con lo que queramos hacer en la vida, etc.).

Es decir, el paso a sexto de primaria es un cierre de etapa y el comienzo de otra muy especial. Es fundamental habituar a los niños a que tomen el mando y sean quienes construyan su propio aprendizaje pero también su espacio vital dentro de la sociedad en la que viven. Hacerles conscientes de la importancia de sus acciones y también saber acompañarles desde la distancia, haciéndoles ver que de todo se aprende y siempre existe una oportunidad de aprendizaje en cada una de sus acciones.

Puedes leer más artículos similares a 7 claves a recordar si tu hijo pasa de quinto a sexto de primaria, en la categoría de Escuela / Colegio en Guiainfantil.com.