14 dictados cortos pero difíciles para repasar con niños de 12 años

Ejercicios de repaso para tus hijos o alumnos de sexto de primaria o primero de secundaria

Beatriz Martínez

Puede que lo que busques es que tus alumnos de sexto de primaria o primero de secundaria (ESO) mejoren su letra, se concentren más y mejor o profundicen en el uso de las distintas normas de ortografía y gramática. Para todo ello, te proponemos hacer dictados cortos pero un poco más difíciles para repasar lo que han ido aprendiendo. También puedes hacer estos ejercicios de dictados para niños de 12 años en casa con tus hijos.

Ideas de dictados cortos para los niños de 12 años

Los dictados cortos para niños de 12 años

A los 12 años (último ciclo de primaria o primer ciclo de secundaria), los niños y las niñas conocen de sobra el uso de casi todas las normas gramaticales utilizadas en nuestra lengua. No por ello están exentos de 'se me ha olvidado', 'no me acuerdo', 'lo he puesto con V cuando era B'... Así que, para evitar todos esos errores, seguiremos con uno de los mejores ejercicios que podemos hacer, ¡los dictados cortos!

En primer lugar te proponemos dos tipos de dictados que quizá nunca habéis hecho: los textos instructivos y los textos comparativos. Los textos instructivos indican los pasos para realizar algo, por ejemplo, una receta de cocina para preparar unas ricas lentejas. En el caso de los textos comparativos, nos sirven para hacer comparaciones de igualdad, inferioridad o superioridad.

1. Ingredientes para hacer lentejas:

Agua, un buen puñado de lentejas, una cebolla, un calabacín, dos zanahorias, un diente de ajo, un pimiento verde, un pimiento rojo, una cucharadita de cúrcuma y una pizca de sal

Pasos para realizar esta sabrosa receta:

Picamos toda la verdura y la sofreímos. Después, añadimos las lentejas previamente lavadas y lo rehogamos todo unos minutos. Añadimos la sal y la cúrcuma y cubrimos de agua. Debemos dejar hervir una hora removiendo de vez en cuando y añadiendo agua cada vez que sea necesario. Servir calientes. ¡Deliciosas!

[Leer +: Dictados inspirados en las películas infantiles]

2. El río Miño tiene mucho más caudal que el río Ebro. Sin embargo, este último es bastante más largo que el primero. En cuanto a la llanura, la del Ebro y la del Guadalquivir son muy parecidas.

3. Sofía es igual de alta de Marta. Es más baja que Lorena y mucho más alta que su prima Azucena. Pedro tiene los ojos más grandes que Alberto y un poco más pequeños que Lucas.

Ejercicios más difíciles para repasar las tildes en palabras compuestas

Repaso para niños de 12 años con dictados

En palabras compuestas, la tilde depende de si la palabra que resulta tiene o no guion. En el caso de que sí tenga guion, cada elemento conserva su tilde, si la tuviera. Si no hay guion, la primera palabra original pierde su acento mientras que la segunda lo conserva. Vamos a repasar la acentuación de las palabras compuestas con algunos dictados cortos pensados para los niños de 12 años o más.

4. El buscapiés que habían lanzado los niños en el parque dio a Pepe un buen susto, no se esperaba semejante cosa. La vivienda-puente que había enfrente de ellos se iluminó por el haz de luz que se desprendió de la llama.

[Leer +: Dictados en vídeo para niños]

5. En el decimoséptimo piso viven mis padres. Es tal la altura que se puede ver toda la ciudad. Asimismo, mis abuelos también viven en un piso muy elevado. Yo, en cambio, resido en una planta baja que he decorado a mi gusto.

6. Se puede decir de él que es franco-alemán pues su padre nació en Francia y su madre en Alemania. Por lo tanto, y como se puede deducir, pasó gran parte de su infancia en ambos países.

Dictados cortos del uso de coma, punto y punto y coma

Los dictados cortos de los signos de puntuación

Sabemos que tus alumnos o hijos de 12 años saben de sobra cuándo se pone coma, cuándo punto y cuándo punto y coma. Y sabemos también que saben diferenciar cada uno de ellos por la entonación que se les da. Así que, ¡vamos con los dictados cortos para repasarlo!

7. Por el parque de al lado de casa, cada mañana, pasaba una mujer. Siempre llevaba el mismo abrigo de paño, los mismos guantes y el mismo calzado; sin embargo y a pesar de la monotonía de su rutina, había algo en ella que la hacía diferente.

Aquella noche estuve dándole vueltas al tema. No podía apartar de la mente la idea de bajar a la calle a la misma hora y cruzarme con la misteriosa mujer; podía incluso seguirla sin que se diera cuenta. ¿Descubriría así quién era y a dónde se dirigía?

Cuál fue mi sorpresa cuando, estando yo en medio de su camino, la mujer sin nombre que adoraba llevar una y otra vez las mismas prendas, no apareció. ¿Se habría dado cuenta de mis intenciones? ¿Y si me había leído el pensamiento?

Repasar con tus hijos o alumnos de sexto de primaria o primero de secundaria

Ejercicios para repasar sexto de primaria o primero de secundaria

En los dictados que vienen a continuación vamos a repasar con los niños el uso del paréntesis pero también el de los puntos suspensivos. El signo de los paréntesis se utiliza para aclarar algo o para hacer una anotación o comentario sobre el texto. Los puntos suspensivos se usan al final de enumeraciones incompletas, en este caso tiene el mismo valor que la palabra etcétera (etc.), y se usan también cuando una frase se interrumpe.

8. Era un buen día (a pesar de que chispeaba de vez en cuando) por eso, había decidido dar un largo paseo por la montaña. Me había puesto mi chubasquero y mis botas para poder pisar los charcos sin mojarme los pies. También llevaba llena de agua mi cantimplora y un pequeño aperitivo: pan, queso y uvas.

9. El cuadro era muy completo (pintura acrílica, relieve, texturas, etc.) con todo y con eso no lo terminaba de ver. Me costaba decidir si era el adecuado para poner en mitad del salón. Tenía que combinar con las cortinas, el mueble y el color del sofá.

[Leer +: Dictados de palabras difíciles]

10. Me gustan todos los colores: rojo, azul, morado, verde, amarillo... pero lo que más me gusta con diferencia es jugar a mezclarlos, sobre todo si se trata de pintura y tengo a mano un lienzo en blanco para dar rienda suelta a mi imaginación.

11. Alejandro, asustado por el ruido que había escuchado, no pudo hacer otra cosa que echarse a la carrera. Iba tan deprisa que no vio, justo en mitad del camino, la enorme piedra que no tenía otra intención que hacerle tropezar y caer al suelo... Y, de repente, apareció un puma en la mitad del camino.

Más dictados cortos para que niños y niñas repasen en casa

Dictados más difíciles para los niños de 12 años

Para terminar, te proponemos estos textos extraídos de cuentos que puedes leer en nuestra web. ¡Que los disfrutes junto a tus niños!

12. El gigante bonachón
Sofía era una niña de apenas 9 años, llena de curiosidad pero muy tímida. Como no tenía padres, vivía junto a otras niñas en un orfanato de Inglaterra. Le gustaba estar sola y no tenía muchos amigos. Un día, o mejor dicho, una noche, algo le llamó la atención. Esa noche Sofía no podía dormir, y se asomó a la ventana. Entonces le vio: era grande, muy grande... era un ¡gigante!

Al principio Sofía tuvo miedo. Pensó que el gigante le haría daño. Pero el gigante le trató desde el principio con dulzura. Resultó ser un gigante bonachón.

[Leer +: El gigante bonachón]

13. La rama quejumbrosa
Era un día tan caluroso que hasta las lagartijas y los caracoles buscaban la sombra. Hacía tiempo que no llovía y las ramas secas, abriéndose camino, salían de la tierra agrietada.

- Estoy vieja y arrugada y ya no sirvo para nada, - dijo una rama quejumbrosa con voz temblorosa.

- ¿Por qué dices eso?, - preguntó el caracol. Yo estoy encantado de que me des sombra porque me haces sentir bien.

Entonces, la rama seca miró sorprendida al caracol y no dijo nada.

[Leer +: La rama quejumbrosa]

14. Patito feo
En una hermosa mañana de verano, los huevos que había empollado la mamá Pata empezaban a romperse, uno a uno. Los patitos fueron saliendo poquito a poco, llenando de felicidad a los papás y a sus amigos. Estaban tan contentos que casi no se dieron cuenta de que un huevo, el más grande de todos, aún permanecía intacto.

Todos, incluso los patitos recién nacidos, concentraron su atención en el huevo, a ver cuándo se rompería. Al cabo de algunos minutos, el huevo empezó a moverse, y luego se pudo ver el pico, luego el cuerpo, y las patas del sonriente pato. Era el más grande, y para sorpresa de todos, muy distinto de los demás. Y como era diferente, todos empezaron a llamarle el Patito Feo.

[Leer +: El patito feo]

Tras todos estos dictados cortos... ¡ahora toca un merecido descanso!

Puedes leer más artículos similares a 14 dictados cortos pero difíciles para repasar con niños de 12 años, en la categoría de Escritura en Guiainfantil.com.