La importancia de mirar a los ojos a los hijos

Por qué debemos mirar a los ojos de la otra persona cuando hablamos

Andrés París

Toda la vida hemos escuchados de nuestros padres y madres, profesores, y referentes adultos: "Mira a la cara, mírame a los ojos". Si bien, de pequeño no entendía bien qué es lo que tenía que producir que yo mirara a los ojos a otra persona, según me he ido haciendo adulto, en mi profesión y vida,  lo he ido entendiendo perfectamente, y ahora sé hasta dónde llega la importancia de mirar a los ojos a los hijos y a los demás.

Al realizar esta acción en mi aula, por ejemplo, me estoy asegurando que todos mis alumnos se sientan integrados e invitados a la clase, y que estén prestando atención. Por eso, recomiendo a los que tienen que dar una conferencia o presentación, que antes de comenzar su exposición realicen un barrido de 180 grados con la vista por todo el salón. Eso les demostrará a los oyentes que uno está seguro de lo que está hablando, y será un componente esencial para lograr el efecto deseado. 

Te explicamos cuáles son las ventajas de mirar a los hijos a los ojos

La importancia de mirar a los ojos de los hijos

Pero, ¿y en el tú a tú? ¿y en el cara a cara?... En las distancias cortas, mirar a los ojos cuando hablamos es fundamental, incluso necesario para la vida en sociedad y, por ende, para lograr el éxito en la vida por varios motivos.

1. Seguridad y confianza. Transmites seguridad, honestidad, transparencia. Mirar directamente a los ojos indica que no tienes miedo de que ellos vean los tuyos o te vean a ti.

2. Prestas atención a lo que te están diciendo. Si te has fijado, cuando dos personas están conversando, la que habla generalmente mira hacia otro lado para concentrarse en lo que está diciendo. Lo mismo ocurre al recordar o imaginar, las personas solemos mirar hacia un lado.  Debemos mirar a los ojos a nuestro interlocutor para transmitir lo que queremos decir y la intención de lo que decimos, aunque perdamos exactitud en el mensaje.

3. Hay miradas que matan. Muchas veces la mirada lo dice todo. Ante una mirada que intimida en una conversación puedes mirar el entrecejo del otro. La persona no se dará cuenta y continuarán teniendo una conversación agradable.

4. Enfocarse. En general, no mirar a los ojos, desviar la mirada cuando estamos hablando con alguien, no es de agrado. Genera desconfianza o rechazo. Muestra que no estamos prestando atención. Si no miramos al otro estamos mostrando que no nos interesa, que estamos pensando en otra cosa. Aunque estemos pendientes de lo que dice, el otro lo recibe como una desatención, y además, podemos hacer dudar a nuestro interlocutor de la veracidad de nuestras palabras.

Por qué debemos mirar a los ojos a los demás

A continuación te presento algunos puntos a considerar respecto a la mirada las relaciones familiares más importantes.

1. En la pareja. Mirar a los ojos es algo primordial, demuestra sinceridad y amor hacia tu pareja. Le haces sentir que le importas. Ya sea cuando estáis hablando sobre un tema importante de su vida o cuando estén conversando de temas relacionados con la pareja, o más banales, es esencial mirarse.

2. Con los hijos. Es inevitable ver como padres y madres chequean constantemente su teléfono móvil  mientras sus hijos les hablan.  Con el lenguaje gestual les estamos transmitiendo que nos importa más el teléfono que lo que tengan que contarnos, y eso es lamentable. Quizá estemos ocupados pero es necesario, si los niños nos preguntan algo, mirarlos y responder.

Para finalizar, dicen que los ojos son la ventana del alma. Son lo que nos permite conocer el mundo. Además, en las relaciones humanas nos permiten observar al otro pero también expresar con la mirada más allá de las palabras.

Al mirar a los ojos transmitimos nuestras emociones y pensamientos. De esa manera logramos una comunicación más completa. Decimos lo que queremos decir y transmitimos la emoción con la que lo decimos.