Carta a los Reyes Magos para pensar sobre cómo educamos a los niños

La Navidad es un momento para hacer balance en familia del año que terminamos

Marga Santamaría
Marga Santamaría Coach educativa

En los últimos días del año todos aprovechamos para hacer balance de todo lo que ha ocurrido en el año y cómo hemos actuado nosotros al respecto. ¿Hemos vivido de una forma consciente? ¿Nos hemos detenido a reflexionar sobre la forma en la que educamos a los niños? ¿Hemos transmitido valores? Sobre todo esto reflexiona la siguiente carta a los Reyes Magos escrita por una madre. ¿Te sumas a la reflexión?

Una carta a los Reyes Magos sobre nuestra educación en valores

Una carta a los Reyes Magos sobre cómo educamos a los niños

Queridos Reyes Magos,

Se acerca el final del año y parece que la tradición, la vida o la necesidad de parar, nos invita a mirar hacia atrás y hacer balance de lo vivido y cómo se ha vivido. Es momento de darse cuenta, de reflexionar y de agradecer.

¿Y cómo nos planteamos hacer todo esto? Primero y ante todo parando. No olvidemos que antes de empezar lo que haya que empezar, lo primero es parar, parar y parar. Parar nos trae al presente y en este caso, es un presente muy consciente mirando hacia lo que hemos vivido, con la experiencia y la madurez que nos da el paso del tiempo.

Os cuento cómo lo hago yo por si os da algunas ideas:

- Durante todo el año, en casa, hemos ido elaborando 'mermelada de felicidad'. Qué es esto y a qué sabe, os estaréis preguntando. Consiste en ir metiendo en un bote transparente, papelitos de colores en los cuales hemos ido escribiendo o dibujando situaciones o anécdotas bonitas que hemos considerado importantes y que queríamos que no se nos olvidaran.

Antes de que acabe el año, las leeremos en familia. Y esto es una forma de darnos cuenta, de ser conscientes de lo que hemos vivido y de agradecer la suerte de haber podido vivirlo.

- En estas fechas, que también parece que los corazones se ablandan más, que la generosidad y la solidaridad tienen más oportunidad de llamar a nuestra puerta a través de actividades como donaciones, acciones de voluntariado

A mí me gusta hacer especial hincapié, ser más conscientes de que si durante el año esas personas necesitan de nuestra ayuda, en Navidad, por ser las fechas que son, necesitan aún más de los que sí podemos y queremos ayudar: haciendo una compra solidaria, ayudando en un comedor social, pasando una tarde en un hogar de niños y niñas sin recursos… Todo esto, se puede hacer todo el año. En mi casa, no solo lo hacemos en Navidad, pero en estas en estas fechas casi cuando más lo disfrutamos.

En Navidad también tenemos que educar en valores

Cómo educamos a los hijos en Navidad

- También llega el momento de agradecer. Son muchas las personas que durante el año nos ayudan y acompañan en nuestro día a día o en nuestras necesidades puntuales: los abuelos y los tíos, los maestros y maestras del colegio, los vecinos, quizá médicos o especialistas de algún ámbito que nos hacen seguimiento, compañeros y compañeras de trabajo y colegio…

¿Y cuál es la forma en la que queremos agradecer? La verdad que vale cualquier día y en cualquier época del año. Pero en esta época navideña de examen de conciencia, también podemos aprovechar. Se puede hacer una manualidad, una felicitación navideña, unas saludables galletas… y si alguien quiere, comprar un regalo. Lo importante es que se haga con y desde el corazón.

- Y claro, también queremos pedir. Pedir para mí, para nosotros y para los demás. Pedir y desear un buen año, es lo que todos y todas queremos, es lo que nos decimos y nos deseamos justo en los primeros minutos de inicio del año. Aquí cada familia, unida muchas veces a creencias, se lo pide a Dios; y por qué no, también se lo pedimos a la vida, al Universo, a la energía… o la propia fuerza de voluntad de cada uno y cada una.

Agradecer, pedir, tomar conciencia… Todo ello nos trae al presente, nos permite darnos cuenta, nos da la oportunidad de estar más vivos y de querer continuar creciendo y aprendiendo en esta vida. Es fantástico que nuestros hijos e hijas, vean estos valores en casa, pues los aprenderán. Ellos aprenden lo que ven y no tanto lo que les decimos. La actitud, se aprende en casa.

Compartir con nuestros hijos la época navideña nos da la oportunidad de aprender junto a ellos y ellas valores y experiencias que parecen más propicios de estos días, aunque realmente nos pueden acompañar todo el año venidero.

Feliz nuevo año para todas y todos y mis mejores deseos para el nuevo año que comenzará. Os deseo una consciente y positiva actitud.

Puedes leer más artículos similares a Carta a los Reyes Magos para pensar sobre cómo educamos a los niños, en la categoría de Valores en Guiainfantil.com.