Cómo lidiar con el miedo y los pensamientos negativos en el embarazo

Temores de la mujer embarazada en cada trimestre de la gestación

Eirene García Caro
Eirene García Caro Psicóloga perinatal

Ser madre es una opción que las mujeres tenemos y en algunos casos tomamos durante nuestra vida. Algunas sentimos el click que nos da la identidad de madre cuando gestamos a nuestros hijos e hijas en la cabeza, otras cuando ven las dos rayas en un test de embarazo y otras cuando los tienen en brazos. Cuando el bebé llega al útero de la mamá y/o tenemos conocimiento de que estamos embarazadas, en muchos casos se siente mucha ilusión pero a la vez también vértigo. Te contamos cómo lidiar con el miedo y los pensamientos negativos en el embarazo.

Los miedos de la mujer durante el embarazo

miedos de la mujer en el embarazo

Las preocupaciones que una mujer tiene en el embarazo van cambiando según avanza la gestación.

- Durante el primer trimestre existe un miedo relacionado con que el bebé fallezca y se produzca un aborto o a que la mujer hago algo sin querer que pueda dañar esa vida que lleva dentro de sí.

- A lo largo del segundo trimestre los temores se vinculan más a que se esté desarrollando bien y no tenga ninguna enfermedad o síndrome.

- En la recta final del embarazo las preocupaciones y miedos surgen más con el miedo al parto, a si vamos a saber atender al bebé y proporcionarle los cuidados que merece, con temas de lactancia, adaptarse a la maternidad, a cómo afectará la nueva situación a la pareja o al resto de la familia (en el caso de que se tengan más hijos).

Aunque es normal tener estos miedos, son precisamente estos junto a pensamientos y juicios los que en muchos casos generan malestar y ansiedad a las madres durante el embarazo.

Quiero deciros que la preocupación (pensar acerca de las posibilidades) y los sentimientos de miedo y malestar que la acompañan nos son útiles, ya que en primera instancia nos sirven para poder ocuparnos. Si no tuviésemos miedo, no tomaríamos precauciones en cuanto a coger peso o comer embutido sin haber pasado por congelación o comer queso hecho con leche cruda.

El miedo-aliado tiene la función de protegernos y ese es el que está relacionado con la preocupación inherente a nuestra realidad de la que he hablado más arriba y nos lleva a tomar precauciones sobre no ingerir o hacer según qué cosas.

El miedo-enemigo digamos que nos sobrepreocupa. Nos lleva a escenarios catastrofistas y te anticipa lo peor. Es esa locutora de radio que existe en nuestra cabeza y que yo llamo Dramaqueen, que está 24/7 sintonizando 'Radio-problema', en concreto con el programa de 'Cosas horribles que podrían pasarte', que solo emite fake news (noticias falsas) y que hace que estés pasando por el embarazo con más miedo que disfrute. El miedo al final nos paraliza y nos roba una de las cosas más valiosas que es el tiempo compartido con nuestro bebé.

Gestionar los miedos y la preocupaciones que surgen en los nueve meses de embarazo

gestionar miedos en el embarazo

Para poder gestionar esa preocupación y miedo lo primero es normalizar ese temor y pensamientos. Entender que es normal que estén y que tenerlos no nos hace peores madres, ni hace que eso vaya a ocurrir. De hecho en muchas ocasiones es en la primera visita a la matrona cuando surge, ya que se nos suele decir que hay que ir con precaución puesto que hay probabilidad de tener un aborto. Desde ese momento, a la ilusión le acompaña el miedo.

- Una técnica para normalizar estos pensamientos y miedos es poder hablarlos con otras madres.

- Otra cosa que os puede ser de utilidad es conectar con el aquí y ahora. Aterrizar esos pensamientos para perderles el miedo, mirarlos de cerca y daros cuenta de que no son más que pelis de terror de la Dramaqueen (la mente). Puede pasarse por la cabeza, pero eso no significa que sea verdad, al igual que ver una peli de terror en la tele no la hace real cuando la estás viendo, aunque haya contenido que pueda serlo.

- También os animo a que hagáis un ejercicio muy sencillo es la visualización. Visualizarte escribiendo en una hoja de papel el pensamiento, por ejemplo, 'qué cosas malas le puede pasar a mi bebé en el embarazo'. Ahora, déjala encima de la mesa. Imagínate que abres la ventana y viene una ráfaga de viento que sopla y la hoja se vuela y se va. ¡Así es tu miedo! Lo que tú sabes en este este momento, de lo que tienes pruebas, es de que todo apunta que va bien y que tu bebé está sano y se está desarrollando con normalidad. ¿No te das cuenta de que ese sentimiento para lo único que sirve es para sufrir y generarte más ansiedad?

Recomendarte, como hago siempre, que si se te hace muy difícil lidiar con ellos y te afectan en tu día a día sería bueno que contactases con una psicóloga perinatal para que pudiese acompañarte en este proceso y pudiera ayudarte.

Puedes leer más artículos similares a Cómo lidiar con el miedo y los pensamientos negativos en el embarazo, en la categoría de Depresión en Guiainfantil.com.