Embarazo arcoíris. Cómo frenar el miedo ante una nueva maternidad

Los pensamientos intrusivos pueden acompañar a la madre durante los nueves meses de gestación

Eirene García Caro
Eirene García Caro Psicóloga perinatal

Uno de los motivos más frecuentes de consulta cuando hay un embarazo después de que un bebé haya fallecido es el gran malestar que la madre sufre por experimentar cierto tipo de pensamientos, emociones y sentimientos que, por un lado, son normales pero por otro también generan mucha angustia y nerviosismo. ¿Cómo hacer frente a un embarazo arcoíris? ¿Cómo frenar los miedos antes una nueva maternidad?

El papel del miedo en el embarazo arcoíris

el embarazo arcoíris

Una de las emociones más comunes ante un embarazo arcoíris es el miedo. Miedo a la posibilidad de que su bebé pueda fallecer en cualquier momento, miedo a que se vuelva a repetir, miedo a encariñarse, miedo a que no pase, miedo a que nuestro cuerpo falle, miedo a sentir ansiedad por cómo eso pueda estar afectando al nuevo bebé que la habita...

Siempre digo que en primera instancia es importante entender y aceptar (estar dispuesta) que haber vivido el fallecimiento de un hijo o hija durante al embarazo conlleva la pérdida de la inocencia y la ignorancia. Tomamos conciencia de que la muerte es una realidad mucho más cercana y posible; que las cosas no les pasan solo a los demás, sino que todos somos candidatos; que la vida decide a quien le toca la papeleta y que no hay nada que podamos hacer para evitarlo, porque no depende de nosotras. No es nuestra responsabilidad, no está en nuestra mano.

En segundo lugar quiero resaltar el hecho de que la emoción del miedo va a aparecer y es normal que ocurra debido a la experiencia pasada. El reto está en que este miedo puede ser un aliado o bien un enemigo en este viaje.

El miedo como aliado es el que va a funcionar como protector. Es el que va a hacer que tomes medidas de prevención como no comer embutido u otros alimentos crudos o curados, que no comas queso sin pasteurizar o que evites tomar ensalada fuera de casa porque no sabes si la lechuga ha sido tratada o no. Y, por supuesto, te ayudará a no ceder ante las presiones sociales que vienen de fuera con las típicas frases de: 'Las embarazadas sois unas exageradas' o 'En mi tiempo comíamos de todo y no pasaba nada'.

También este miedo como aliado es el que va a hacer que te hagas caso, que hagas caso a tu intuición y que vayas al hospital a pesar de que tu vocecita interna (a la que yo llamo Dramaqueen entre otros nombres) te diga: 'No vayas que vas a molestar', 'Seguro que no es nada' o 'Te van a echar una bronca'...

El miedo como enemigo lo que hace es que te roba la posibilidad de estar consciente, de creerte esta nueva realidad que estás viviendo, de disfrutar de esta nueva vida que te habita, de conectar con ella, de ilusionarte, de acogerlo y quererlo… Esta emoción suele ir acompañada de culpa y estrategias de evitación para no sentirlo, pero en el fondo lo único que hacen es agravar la situación porque la evitación al final alimenta el miedo y este se acaba convirtiendo en ansiedad.

4 técnicas para lidiar con el miedo en tu embarazo arcoíris

el miedo en el embarazo arcoíris

Para poder gestionar el miedo lo primero es estar dispuesta a permitir la emoción de miedo y no pelearse porque no esté. Este permitir ya es una gran arma contra él. Yo recomiendo prestarse a sentir la emoción en vez de reprimirla o luchar contra ella para no tenerla.

Hay que tener en cuenta que las emociones solo duran 90 segundos, por eso lo de respirar y contar hasta 10 cuando te enfades; de esta manera no contestarás desde el enfado, podrás evitar herir al otro y ser más asertivo dentro de lo que el enfado permita o expresar tu enfado de forma menos ruda.

Junto con esta, hay una técnica para ello que yo llamo RODAR: Respirar, Observar, Denominar, Aceptar (estar dispuesta a que esté) y Respirar.

Existen, además, nombrar algunas estrategias que en terapia de aceptación y compromiso llamamos 'Técnicas de Defusión' que se utilizan para lidiar con los pensamientos repetitivos, intrusivos e incontrolables durante el embarazo arcoíris.

Reconocer que estás teniendo un pensamiento. Los pensamientos son frases que describen un evento real o imaginado. El 80% de los pensamientos que tenemos a lo largo del día son más bien imaginados porque no responden a una realidad que está ocurriendo en ese momento, si no a algo que podría ocurrir como posibilidad pero de la que no tenemos ninguna prueba de que esté ocurriendo. Por tanto lo primero es ser consciente de que ese pensamiento está. Para ello puedes anotarlos, por ejemplo, 'Estoy teniendo el pensamiento de que… ¡me volverá a ocurrir!'.

A continuación, utilizar una técnica llamada pragmatismo, que consiste en hacernos las siguientes preguntas:

- ¿Es verdad ese pensamiento? ¿Está ocurriendo ahora mismo? ¿Qué hechos me lo demuestran?

- ¿Para que me sirve y que me aporta creerme ese pensamiento?

- ¿Me resulta útil en algún sentido? ¿Me ayuda a disfrutar mi embarazo y conectarme con mi bebé?

- ¿Me ayuda a ser la madre que quiero ser?¿me ayuda a establecer la relación que quiero y me gustaría con mi bebé?

Y, por supuesto y según aconsejan en el informe 'Guía del embarazo: preconcepción, embarazo y parto saludable', realizado por el Departamento de Salud del Gobierno Vasco, trata de comunicar tus sentimientos, sean positivos o no, tus preocupaciones y dudas a las personas que te rodean (pareja, familia, amistades) y al personal sanitario que te atiende. Su apoyo y confianza pueden ayudarte a vivir el embarazo de manera positiva y gratificante.

Estas son algunas técnicas que puedes utilizar para gestionar los pensamientos intrusivos que generan la emoción de miedo y la alimentan hasta convertirla en ansiedad y manejar el miedo como emoción. Recomendarte que si se te hace muy difícil lidiar con ellos y manejarlos, sería bueno que contactases con una psicóloga perinatal para que pudiese acompañarte y ayudarte en este proceso.

Puedes leer más artículos similares a Embarazo arcoíris. Cómo frenar el miedo ante una nueva maternidad, en la categoría de Depresión en Guiainfantil.com.