Lo que una mujer siente cuando su prueba de embarazo da negativo

La lucha de una mujer para quedarse embarazada que se ha hecho viral

Lidia Nieto
Lidia Nieto Editora Jefe

Son apenas cinco segundos, pero se pueden llegar a convertir en toda una eternidad. El tiempo que transcurre desde que te haces la prueba de embarazo hasta que ves las rayitas rosas (si es que salen) son interminables. Miedo, angustia, desesperación o incertidumbre son sentimientos que te acompañan en ese momento. Y es que, quedarse embarazada, no es algo tan fácil como muchas personas creen.

El dramático mensaje de una mujer tras realizar una prueba de embarazo 

prueba de embarazo

Las hay que tienen suerte y, a la primera, se quedan embarazadas, pero otras como Megan Lynne Ferrero tienen que hacer varios intentos hasta conseguir su ansiado sueño. "Se habla mucho de los tests de embarazo que dan positivo, pero ¿qué ocurre con los que dan negativos? ¿por qué no se comenta nada al respecto?", publicó esta mujer británica en sus redes sociales.

Esos tests de embarazo que, sin palabras, lo están diciendo todo. Solo una imagen de unas rayitas rosas que se cuelan en la mente. Una vez más, un mes más, ¡negativo! Y revisamos la prueba tres minutos después, 10 minutos después, media hora después para comprobar si ha cambiado su estado y con la ilusión de que estuviese equivocado y ver si esa segunda línea mágica aparece, ¡pero no! "Si eres como yo- comenta Megan Lynne Ferrero- incluso lo compararás días más tarde, porque quizás lo que ocurre es que no se veía bien. Y sacas varias fotos con tu móvil, las editarás, las pondrás el flash... ¡y lo haces en balde!". 

Todas las ilusiones se vienen abajo. "Tú, que antes de hacerte la prueba de embarazo ya habías calculado cuándo nacería tu bebé e, incluso, ya pensabas cómo ibas a comunicar la buena noticia a tu pareja, a tus familiares, a tus amigos. Si era en verano, te imaginabas en un viaje a un lugar sorprendente con toda la familia; si la circunstancia se retrasaba un poco más, pensabas entonces es hacerlo después de las vacaciones; o si se producía en noviembre, en tu cabeza te creabas la estampa de hacerlo en Halloween, pero la realidad es que Halloween llega y tú sigues igual, con tu prueba de embarazo negativa", explica Megan. 

Acudes a médicos, hablas con amigas, buscas cualquier fuente de información que dé respuesta a esta gran incógnita: ¿por qué no me quedo embarazada? Y, aquí, como dice Megan Lynne, todo el mundo opina: "Te dicen que es el estrés, que influye en tu capacidad reproductiva, así que tratas de fingir que no lo estás. Pero no puedes evitar sentirte un poco asustada, aún cuando pasan los meses y no tienes un hermano o hermana allí para tu hijo actual, y la idea de que se lleven poco tiempo se convierte cada vez más en una fantasía que en una realidad". 

Pero, ¿qué pasa cuando ponemos la televisión y comienzan a salir anuncios de bebés? ¿O cuando caminas por la calle y te cruzas con varias mujeres con carrito y otras embarazadas? Por no hablar del momento en que el que tu compañera de trabajo te comunica la buena noticia de que en 9 meses será mamá. Tú te alegras, pero por dentro sientes una envidia enorme y un dolor inexplicable. De eso, como dice Megan, tampoco se habla. Pero está ahí, en el corazón y la cabeza de muchas mujeres que se ven como el tiempo les aleja de su deseo de convertirse en madre por primera, por segunda o por tercera vez en su vida. 

Hoy todas, aquellas que ya somos madres pero también las que están luchando para conseguirlo durante tres, cuatro o cinco años, nos sentimos más cerca unas de otras gracias a este testimonio de Megan. ¡Hoy todas somos Megan! Es difícil, pero hay esperanza.