El tiempo medio de una mujer para quedarse embarazada es de 9 meses

La relación entre el estrés, la ansiedad y la depresión con la fertilidad

Amira Alkourdi Martínez

Hoy a diferencia de artículos, la mayoría de las cosas que os voy a contar no están basadas en la evidencia puramente científica, sino más en la experiencia personal y profesional que me hacen conocer las situaciones que os voy a contar. Historias en las que intento acompañaros, aliviaros en ciertos días, animaros en otros, y en muchos casos alegrarme casi tantos como vosotros y vosotras cuando al final lográis el sueño de ser padres. Quiero hablaros del tiempo medio de una mujer para quedarse embarazada y de cómo influye en la búsqueda de maternidad y paternidad el estrés, la ansiedad, el agobio y todos los estados de ánimo relacionados.

Buscando un embarazo

buscando un embarazo

Muchas parejas, una vez que deciden el inicio consciente para ampliar familia, cambian su modo de pensar y de sentir esa búsqueda. Las relaciones sexuales se comienzan a encaminar a la búsqueda en sí, a veces se olvida todo lo demás que las envuelve, incluso en casos más extremos se olvida la esfera de la pareja. Posiblemente se trate del primer error, porque el inicio del camino debe ser divertido, acompañado y lo más espontáneo posible. El embarazo es algo natural, así que tratémoslo con esa naturaleza.

Hay ciertos consejos para ayudar a que las probabilidades de embarazo aumenten (buscar días fértiles, posiciones sexuales recomendadas, temperatura corporal, etc.), pero son consejos. A veces este tipo de medidas puede ser bastante más contraproducente que positivas, ya que el nivel de autoexigencia personal (cada persona es un mundo, pero hablo como algo que sucede de forma habitual) irá en aumento conforme pasen las fechas y no se llegue al resultado esperado.

Tiempo medio de búsqueda de un embarazo 

quedar embarazada

Seguramente tu amiga, tu vecina o más de una conocida te ha contado lo magnífico que es darle el pecho a su recién nacido o que estaban muy deseosos los abuelos de tener nietos. Pero lo que quizás no te haya contado sea el tiempo que llevan buscando ese bebé. Por suerte o por desgracia, vivimos en una sociedad en la que los logros los cantamos fácilmente, pero lo que creemos que es un fracaso, lo guardamos o escondemos.

Lo primero que quiero contarte, y recalcar, es que no conseguir un embarazo no es para nada un fracaso, decepción o deshonra (por desgracia en muchos países asiáticos, existe ese estigma, pero aquí no). El proceso de búsqueda es algo que puede dilatarse meses e incluso años. Os quiero contar un poco cual puede ser el tiempo medio y entra dentro de lo posible, para que no entréis en un bucle de estrés antes de tiempo.

La edad juega un papel fundamental si hablamos de fertilidad, sobre todo de la mujer, pero generalizando y no entrando en el detalle de la edad, un tiempo normal y prudencial de embarazo puede estar comprendido entre 6 y 9 meses. Este intervalo de 6-9 meses es con una frecuencia sexual de 2-3 veces/semana al menos.

Así que ya tenéis una nueva etiqueta mental que erradicar, nada de estresarse cuando baja la menstruación al segundo mes de comenzar a intentar buscar gestación. Grabaros, que vais a estar 9 meses buscándolo sin resultados, hay que desterrar casi antes de empezar que esto pueda desencadenar en ansiedad, problemas o autoexigencia. Al final veremos por qué se debe evitar.

Consejos para quedarme embarazada

La casualidad y aleatoriedad en este tipo de truquitos es máxima. Aún así os diré unos consejos que podéis aplicar:

- Una vez hayáis terminado las relaciones sexuales, quedaros tumbadas un rato, boca arriba. Colocar una almohada debajo las nalgas. ¿% de fiabilidad? No demostrado, pero por probar no perdéis nada.

- Innovar con cosas nuevas, no os centréis en mismas posturas, ni días u horas para hacerlo habitualmente, experimentad. El fin es que no entréis en la monotonía, no se puede convertir en una obligación.

- Haz deporte, mantente activa e intenta compartirlo con tu pareja. 'Mens sana in corpore sano'. 

La relación entre estrés y fertilidad

estrés y fertilidad

En este último apartado, voy a intentar acercarme nuevamente a la faceta científica. Establecer la relación entre niveles de ansiedad o depresión con tasas de embarazo o infertilidad son complicadas de cuantificar. Básicamente porque es complicado saber 'cuánto nivel de ansiedad tienes', 'cuanta depresión' o 'si esta depresión viene causada exclusivamente porque no te quedas embarazada o por más motivos'.

Lo que sí es patente según varios estudios, y es algo que habla por sí solo, es que mujeres con cáncer, virus de inmunodeficiencia adquirida (VIH) o enfermedades graves tienen niveles muy similares tanto de estrés, depresión y ansiedad. 

No hay datos directos demostrables que indiquen que el estrés actúa directamente sobre el nivel de fertilidad, lo que sí tiene una relación muy clara es al revés, la infertilidad, el no encontrar el deseado embarazo conlleva que empiecen a surgir estos niveles de ansiedad o estrés.

Pero, ¿existe relación directa entre estrés y tasa de embarazo? Las curvas de niveles de estrés y de tasas de embarazo son inversamente proporcionales, por lo que queda claramente patente que debe existir una relación.

Se mostró que conforme bajaba el nivel de estrés, la tasa de embarazos completados comenzaba a aumentar. También es cierto que el dato está sesgado, pues como es lógico niveles más bajos de estrés pueden significar que quizás tengas más tiempo libre y más opciones de mantener relaciones sexuales, que conlleva más probabilidad de embarazo.

Aun así, la incidencia existe, por ello debéis ser conscientes del riesgo de la ansiedad, depresión o estrés en una búsqueda de embarazo, para intentar gestionarla y minimizarlas al mínimo.