Embarazo psicológico, una pesadilla a la que enfrentarse en pareja

A menudo, la pseudociesis se da en mujeres que no puede quedarse embarazadas por infertilidad

Adriana Méndez

Sabemos muy bien que la llegada de un nuevo miembro a la familia es un motivo de dicha e ilusión; sentir cómo una vida crece dentro del vientre e imaginar junto a tu pareja cómo será, mientras ambos crean planes para el futuro de los tres (o cuatro, o cinco...). Sin embargo, existen ocasiones donde esta dicha puede convertirse en un total desafío agotador, cuando la pareja presenta dificultades para concebir y la ilusión se transforma en desesperanza. Hablamos de mujeres que sufren un embarazo psicológico, una pesadilla a la que es mejor enfrentarse en pareja.

La infertilidad puede ocasionar múltiples fricciones entre la pareja o problemas de confianza en uno de los cónyuges. Pero, también puede desencadenar en un desorden emocional capaz de distorsionar la realidad que vive la pareja, como es el caso del embarazo psicológico, también conocido como embarazo fantasma, embarazo imaginario o pseudociesis.

¿Qué es el embarazo psicológico?

Ayudar a tu pareja ante un embarazo psicológico

El embarazo psicológico es un trastorno psicosomático y emocional que se presenta en la mujer como resultado de la presión constante del deseo de quedar embarazada. Se pueden llegar a producir síntomas similares a los de un embarazo, como mareos, náuseas, antojos amenorrea, cansancio, somnolencia e, incluso, pueden observarse casos de hinchazón del vientre, de los senos y producción de leche, aunque no exista la presencia de un feto.

Generalmente, el embarazo psicológico se presenta en mujeres a las cuales se les dificulta quedar en estado o que son estériles. Pero también se han reportado casos donde las mujeres que tienen temor y están evitando a toda costa quedar embarazada, pueden padecerlo.

¿Por qué se produce el embarazo psicológico? Como lo mencioné antes, la razón principal es la presión que el embarazo representa por sí mismo para la mujer y para la pareja. Bien sea el deseo de concebir o de prevenirlo. Esta presión psicológica conlleva a una sobreexcitación neuronal, la cual activa la producción de prolactina en cantidades similares a las de un embarazo, generando la aparición de sus síntomas como si se tratase de un caso positivo.

Estos síntomas también pueden aparecer en los casos de falsos positivos, donde la mujer se realiza una prueba de embarazo y resulta positiva, pero al momento de realizarse la ecografía no aparece feto alguno. Por lo que es recomendable que, si presentas algunos de estos síntomas y te encuentras en la duda, consulta a tu médico ginecólogo o realízate una prueba de sangre para confirmar embarazo.

Las consecuencias de la pseudociesis

El embarazo psicológico puede afectar seriamente a las mujeres que lo padecen, así como a su pareja y a su entorno cercano, debido a que se genera una distorsión de la realidad percibida.

Por ejemplo, en el caso de las mujeres que anhelan tener un hijo y se les complica quedar encinta, al presentarse el embarazo psicológico se crean ilusiones y esperanzas nuevas a las cuales se aferran, por lo que al momento de aclararles que este es falso, pueden caer en depresión, aislamiento, generar sentimientos de desesperanza aprendida o de rechazo hacia sí mismas.

Mientras que, las mujeres que lo presentan mientras están evitando un embarazo, pueden sentirse inseguras consigo mismas y presentar un trauma a tener futuras relaciones íntimas con su pareja, debido al temor de pasar por una situación similar, que resulte en un embarazo positivo.

En ambos escenarios, la confianza y la autoestima de las mujeres se ven afectada, así como la calidad de la relación de pareja, debido a los temores y el aislamiento resultantes que dañan la intimidad de la pareja, tanto en el ámbito sexual como emocional. En ocasiones, las consecuencias también las sufren los hombres con un sentimiento de impotencia y desconcierto al no saber qué hacer o cómo actuar.

Tips para ayudar a tu pareja si pasa por un embarazo psicológico

Consejos para superar un embarazo psicológico

Y bien, ¿cómo se puede ayudar a una mujer que sufre un embarazo psicológico? A continuación te propongo cuatro consejos:

1. Confirmación
El primer paso que deben dar si se sospecha de un embarazo repentino es confirmarlo. La forma más efectiva de saber si tu pareja pasa por un embarazo psicológico es asistiendo a consulta con el ginecólogo. Pero recuerda que esto puede desencadenar una serie de emociones abrumadoras para la mujer que puede afectarlos a ambos, por lo que es recomendable que asistan juntos.

2. Acompañamiento
Lo más importante durante estos casos es estar siempre con tu pareja y no juzgar sus sentimientos de desolación al descubrir que no está embarazada, sino tratar de alentarla a seguir intentando el embarazo, pero con más cuidado y seguimiento médico para un resultado positivo. Sin embargo, como pareja debes insistir en que asistan a terapia psicológica para sobrellevar el trauma resultante, si lo amerita.

3. Terapia psicológica
La terapia se brinda para los casos donde la mujer ha quedado significativamente lastimada o traumada por el evento sucedido, tanto si es su deseo de quedar encinta como si no. Por lo que, si observas que tu pareja decae con el paso de los días, sugiérele que asista a terapia o que ambos lo hagan para tener las mejores herramientas para superar este evento y recuperar la confianza de la intimidad de pareja.

4. Realizar actividades diversas
Bien sea tomar unas cortas vacaciones, realizar alguna actividad nueva en pareja o crear un nuevo proyecto de vida, puede ser muy beneficioso para que la mujer recupere su confianza y sus ánimos, lo cual también beneficia a la recuperación de la intimidad emociona y física de la pareja.

Puedes leer más artículos similares a Embarazo psicológico, una pesadilla a la que enfrentarse en pareja, en la categoría de Problemas de fertilidad en Guiainfantil.com.