El peligro de ir con las uñas pintadas al parto

El motivo de por qué no debemos llevar las uñas pintadas ni en el embarazo, ni en el parto

Patricia Fernández
Patricia Fernández Redactora en Guiainfantil.com

Cuando nos quedamos embarazadas nuestro cuerpo experimenta cambios muy drásticos. Eso hace que lo que normalmente no te afectaba en absoluto ahora pueda suponer un auténtico problema, e incluso que tus costumbres más inofensivas, como puede ser pintarse las uñas, deje de ser una buena idea.

Te contamos cuáles son los peligros de que lleves las uñas pintadas durante el embarazo y el parto.

Por qué no debes ir con las uñas pintadas en el embarazo, ni en el parto

Peligro de las uñas pintadas en el parto

Aunque seguramente tengas las uñas más bonitas que nunca, ya que el embarazo puede tener muchos inconvenientes pero también muchas ventajas, y esta es una de ellas, lo cierto es que pintarse las uñas mientras estás esperando un bebé no es una buena idea.

El motivo es que los componentes tóxicos que llevan los compuestos químicos que forman la laca de uñas, como el tolueno, el dibutilftalato o el formaldehido, dicen que puede filtrarse a través de las paredes de la piel y llegar hasta el embrión, lo que podría causar un daño importantes en su desarrollo.

No existen estudios concluyentes al respecto, pero los médicos intentan advertir que es mejor no arriesgarse, y que si sientes un deseo irrefrenable de pintarte las uñas estando embarazada, uses mejor esmaltes libres de tóxicos.

Tampoco mejora la perspectiva el hecho de que, la acetona para poder quitarse es el esmalte, también es perjudicial para tu bebé, aunque no se sabe la cantidad necesaria para que realmente suponga un problema.

Lo mismo ocurre con los tintes del pelo, o algunos maquillajes fuertes, así como que de pronto te empiecen a dar alergia ciertos productos cuando antes nunca te había pasado, así que también debemos tener especial cuidado con las cremas de belleza y maquillajes.

Lo que sí es importante que tengas en cuenta es que, a la hora del nacimiento de tu bebé, no lleves las uñas pintadas, ni de las manos ni de los pies, ya que esto interfiere en la labor de los médicos y puede resultar un verdadero peligro para ti.

El peligro reside en que el color de las uñas y labios reflejan el nivel de oxígeno que tienes en sangre. Si se empieza a oscurecer la zona, significa que tienes poco oxígeno en sangre y se requiere de una intervención médica inmediata, pero si las uñas están cubiertas de laca de otro color no se puede comprobar realmente su color.

Lo mismo ocurre con los maquillajes faciales, si tapamos el color de la piel o de los labios con un maquillaje espeso, estaremos divinas de la muerte mientras empujamos para que salga nuestro bebé, pero correremos el riesgo de que el médico no sepa si nuestra circulación sanguínea lleva el suficiente oxígeno al cerebro.

Nuestra recomendación, así como la de los médicos, es que el embarazo por sí mismo seguro que te sienta fenomenal sin necesidad de maquillajes, y si no es necesario, evita todo aquello que pueda suponer un posible riesgo para tu bebé.