La soledad de los niños de hoy en día y sus ocupadísimos padres

Somos padres hiperocupados sin tiempo para educar en valores a nuestros hijos

 Hoy en día, somos padres hiperocupados que no tenemos tiempo para nuestros hijos ni para nosotros mismos. El trabajo, las obligaciones, las redes sociales... ¡nos absorben! Y, en medio de las carreras del día a día, nos olvidamos de lo más importante: estamos dejando a los niños solos y no les estamos acompañando en su educación. El hecho de ser padres ocupadísimos repercute en la crianza de los niños; ¿sabes cuáles son las consecuencias de la soledad de los niños?

¿Qué tipo de padres somos? Padres ocupadísimos que no paran de correr

Cuando somos padres ocupadísimos

Obligaciones, responsabilidades, falta de organización y hasta desconocimiento de nuestros valores (entre otros muchos motivos) han hecho que nuestra sociedad actual se base en un principio: cuanto más corres, cuantas más cosas haces... parece que eres más productivo o, incluso, mejor.

Y, sin darnos cuenta, esto es lo que principalmente estamos transmitiendo a nuestros hijos, a través de frases como las siguientes:

- ¡Corre! Acaba de comer que tienes clases de pintura.
- Acaba de cenar, que no da tiempo a realizar los deberes y se hace tarde para dormir.
- Date prisa, que es la hora de entrar al colegio...

¿Y cuál es el resultado? Niños corriendo, padres hiperocupados; padres ocupadísimos, o, lo que es lo mismo: niños en soledad.

Niños que salen del colegio y no hay quien los recoja (los conocidos como 'niños llave', que llevan la llave de casa colgada al cuello porque al salir de clase nadie les espera); niños que llegan a casa y no tienen a nadie para hablar o con el que comunicarse; niños que no se pueden desahogar, volcando toda su frustración y rabia en las nuevas tecnologías; niños que, sin querer, empiezan a pensar que no le importan a nadie, que no son importantes, que no merecen la pena... En definitiva, que no les quieren.

Las consecuencias de la soledad de los niños en su día a día

Soledad de los niños de hoy en día

¿Y qué repercusiones tiene para los niños estar solos? ¿Cuáles son las consecuencias de la soledad infantil?

Falta de escucha, empatía, comunicación... Todo esto es lo que realmente acaba minando la educación de nuestros hijos en negativo, porque no es únicamente que están solos es que no los estamos educando en valores familiares. La ausencia de educación afectará a la falta de límites, falta de autocontrol, inseguridad, desprotección, baja autoestima, falta de gestión emocional, falta de reconocimiento, falta de amor propio, de validación... y sobre todo, son niños que crecen sin aprender a compartir, a jugar, a relacionarse en familia, a comunicarse, y lo más importante de todo, a disfrutar de su infancia o adolescencia mientras se sienten queridos.

'No dejes para mañana los besos que puedas dar hoy'.

Entre los nuevos hábitos de nuestros hijos podemos incluir: problemas de conducta, crisis de ansiedad, aislamiento social, niños hiperaburridos, depresión... En los últimos tiempos se han triplicado las consultas de salud mental. No podemos olvidar que, como padres realizamos la siembra educacional en nuestros hijos, y de adolescentes, recogemos los resultados. ¿Es esta la sociedad que queremos? ¿Es este el futuro que queremos para nuestros hijos?

Hay algo positivo en todo esto, y es que la sociedad comienza a 'psicoeducarse'. Porque empezamos a ver que la asistencia al psicólogo, psiquiatra, terapeutas o consultas de salud mental dejan de estar estigmatizadas para dar la bienvenida a este nuevo rumbo de la psicología. Nos parece 'normal' asistir a estos profesionales para mejorar esta parte de nuestra salud.

¿Cómo educar a tus hijos para que no sean niños solos?

Educar para evitar a los niños solos

Entonces, ¿qué podemos hacer los padres que estamos tan ocupados para cortar de raíz esta soledad infantil?

1. Vivir de forma más consciente
En primer lugar, tomando conciencia de lo que realmente está sucediendo en nuestra familia. Pararnos y observar cómo son los comportamientos de nuestros hijos, escuchar lo que nos quieren decir y estar más presentes para ellos.

2. Apostar por la comunicación en la familia
En segundo lugar, comunicarnos con nuestra pareja. Reconocer qué estamos haciendo y cómo podemos mejorarlo. Para ello, los padres tendrán que llegar a un común acuerdo.

3. Planificar actividades familiares
Hay que planificar y organizar actividades relacionadas con el desarrollo de nuestros hijos, sin olvidar que tienen que divertirse y ser felices con lo que escojan hacer. Aquí también es importante plantearse las rutinas que estamos llevando a cabo y cómo podemos enriquecerlas. Es esencial para combatir la soledad infantil.

4. Contar con apoyo si es necesario
Debemos pedir ayuda si es necesario. Un psicólogo, psiquiatra, coach o terapeuta te puede ayudar a encaminar la situación que estéis viviendo en tu entorno familiar. Como hemos dicho antes, ya es habitual que estos profesionales formen parte de nuestra salud.

5. Poned el foco en vosotros mismos
Por otro lado, es necesario que trabajéis en vosotros mismos. Lista de valores, formas de comunicación, objetivos familiares, objetivos personales, definir tiempos de calidad, escucharos a vosotros mismos, dedicaros tiempo a recargar energías, y por supuesto, mucho amor propio para cuidaros y cuidar de vuestro patrimonio más preciado que no es otro, que vuestra propia familia.

6. Reflexionar sobre cómo educamos
Recuerda que todos podemos entrenar lo que nos propongamos en esta vida, incluida la educación, pero para ello hay que ser constantes, adaptar los nuevos hábitos y rutinas a la forma de ser y sentir de nuestra familia, y por supuesto, dedicar tiempo de calidad.

'Si hoy ya le recordaste a tu hijo lo mucho que le quieres, ya has hecho lo más importante del día'.

Por último, no olvides que nuestros hijos no nos calificaran por nuestros CV, sino por el amor que hemos sido capaz de transmitirles a lo largo de su infancia y adolescencia. ¡Aún estás a tiempo!

Puedes leer más artículos similares a La soledad de los niños de hoy en día y sus ocupadísimos padres, en la categoría de Conciliación familiar en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: