Lo que decía que no haría con mis hijos cuando fuese madre y ahora hago

Cosas que descubres cuando te embarcas en la maravillosa aventura de la maternidad

Maya López
Maya López Licenciada en Filosofía y Letras

‘Que no, que no, que yo cuando sea madre, algún día, no haré todas estas cosas’. ¡Nada más lejos de la realidad! Cuando una no es madre se imagina la maternidad de una forma y se pone unos ideales y metas que, una vez llega el bebé, se cambian, sino por completo, casi. ¡Qué le vamos a hacer! Igual si lo miramos con un tono de humor nos damos cuenta de que, en verdad, la mayoría de estas cosas no son importantes. Estos son los 15 'nunca’ de una mujer antes de convertirse en madre o, lo que es lo mismo, lo que decía que no iba a hacer cuando fuese madre y que ahora sí hago. ¿Añadirías alguno más?

Los 15 'nunca’ de una mujer antes de convertirse en madre

nunca haría... cuando fuese madre

Mi sobrino, cuando tenía dos años (ahora está a punto de cumplir los doce) se levantaba un montón de veces cuando comía; tanto era su enfado si no le dejaban moverse de su sitio que sus padres acabaron por sentarle una silla normal en lugar de en una trona para que pudiera ir y venir a su antojo entre bocado y bocado. ‘Así no va a aprender nunca’, ‘yo no le dejaría’, pensaba yo. ¡Pues he acabado haciendo lo mismo! Y no es el único ‘yo nunca haré cuando sea madre’ que me he saltado a la torera. ¡Seguro que más de uno te suena de algo!

1. No le pondré dibujos hasta que tenga 4 años, por lo menos
Si la Organización Mundial de la Salud dice que los dibujos animados y las nuevas tecnologías son a partir de cierta edad y solo un rato, ¿cómo iba yo a hacer lo contrario? Ah, claro, ahora que soy madre veo que sino no hay forma de hacer la cena o darse una ducha en condiciones.

2. No le dejaré mi móvil
No es que se lo deje mucho, pero más de una vez sí que lo he hecho para que se calme, esté tranquila o me deje terminar la videollamada de trabajo.

3. Nunca dejaré hacer la vida social de antes
Yo pensaba, qué ingenua, que ser madre no interferiría para nada con la vida social de una. Ahora me doy cuenta de que las cenas se cambian por tardes en el parque y que en lugar de ir al teatro vas a los cumples de los amigos de tus hijos. ¡Ni tan mal! ¡Son planes maravillosos que no me pierdo por nada del mundo!

4. No voy a gritar, que va, para nada
‘Yo siempre actuaré desde la calma y no gritaré nunca jamás de la vida’. No es que sea una madre muy ‘gritona’ pero, igual que les pasará a todas y todos, más de una vez he elevado la voz innecesariamente. Si no me crees, ¡pregunta a mis vecinos!

5. Nunca diré frases de madre
‘Como te caigas, verás’, ‘a que voy y lo encuentro’, ‘qué te crees, que esto es un banco o un hotel’. Las frases de madre, en contra de lo que ya pensaba, ahora sí forman parte de mi vocabulario. ¡Supongo que será para bien!

6. Ni tampoco nada de costumbres de madres
Soplar cuando se cae el plátano, recoger todo lo que sea susceptible de ello, comerse lo que se dejan los niños, consentirles más de una vez y más de dos, ver dibujos con ellos por muchas cosas que tengas que hacer… Sí, ahora lo hago todo ¡y con mucho gusto!

7. No le daré el pecho hasta tarde
Pensaba en mí cuando lo dije antes de ser madre, pero ahora que tengo a mi pequeña me parece algo tan maravilloso para las dos que no veo el fin, ¡ni quiero!

[Leer más: Beneficios de la lactancia prolongada]

Lo que hago o digo ahora que soy madre a pesar de que dije que nunca jamás lo llevaría a cabo

madre conciliando

Esto de la maternidad y la educación de los hijos es todo un mundo. Una no sabe lo que es y todo lo que significa realmente hasta que tiene a su retoño entre sus brazos. Por eso es que muchos de los ‘nunca haré’ o ‘jamás diré’ ahora pasan a ser el pan de cada día.

8. No cederé en las rabietas
Pues resulta que lloraba y pataleaba el otro día porque quería una galleta y yo se la di a pesar de que la cena estaba al caer. Ceder, de vez en cuando, no pasa nada, es la norma que sustituye a mi pensamiento de antes, ¿a ti también te pasa?

9. No le dejaré jugar mientras come
Pues pensaba no hacerlo porque creía que se iban a manchar los juguetes y que encima no aprendería a comer bien; sin embargo, estoy comprando que come más y mejor; me toca limpiar y recoger más pero eso es lo de menos.

10. Nunca tendré la casa desordenada
Me la imaginaba impoluta pero, ¿sabes qué? Más de una vez y más de dos he dejado de recoger esto o aquello para jugar con mi pequeña, ¡lo primero es lo primero!

[Leer más: Niños que viven en casas desordenadas son más inteligentes y creativos]

11. Nunca dejaré de vestir bien, mi estilo no me abandonará
Eso de no arreglarme por ser madre no va conmigo, lo que pasa es que ahora creo que llevar mallas y sudadera es el mejor conjunto del mundo.

12. Nada de chuches, ni una
Confieso que alguna vez nos las hemos comido juntas viendo una película de Netflix o con un libro/cuento en las manos. Los caprichos, si son compartidos y de vez en cuando, son más que bienvenidos.

13. Jamás seré tan cursi como las otras madres
Nada, otra ristra de palabras que pasan a mi lista de las cosas que a las que dije que no y que ahora hago constantemente. Hablo a mi hija, sobrinos e hijos de amigos de la manera más cursi del mundo, ¡pero es que es algo que me encanta!

14. Haré ejercicio todos los días como hasta ahora
Bueno, quien dice todos los días dice una vez al mes, deprisa y corriendo. Supongo que cuando crezca un poco tendré algo más de tiempo para mí, ¡la maternidad es muy intensa!

15. No diré ‘te lo dije’
No es de ‘buena madre’ decir ‘te lo dije’ cuando se cae y ya le avisaste, pero coincides conmigo que todos somos humanos y que ser siempre perfecta es agotador además de imposible.

Puedes leer más artículos similares a Lo que decía que no haría con mis hijos cuando fuese madre y ahora hago, en la categoría de Ser madres y padres en Guiainfantil.com.