Señales que indican que tu hijo necesita más amor

Descubre qué puede hacer para que tus hijos se sientan queridos

Beatriz Martínez

Quieres a tu hijo más que a nada en el mundo, lo das todo por él, le guías en su camino y estás a su lado cada día y aún así hay veces que él no percibe de la manera adecuada el amor que necesita para crecer feliz. ¿Cuáles son las señales que indican que tu hijo necesita más amor? Veámoslo de la mano de María José Padilla, coach profesional y asesora de familia. 

¿Tu hijo necesita más amor? Señales a tener en cuenta  

señales que indican que tu hijo necesita más amor

¿Quieres a tus hijos? Seguro que la respuesta a este pregunta es un rotundo sí. Ahora bien, si te digo esta otra pregunta: ¿Tus hijos se sienten queridos? Seguro que la respuesta también es afirmativa, pero con un deje de duda. Y es que por mucho amor y cariño que los padres demos a diario a nuestros hijos puede que ellos no lo reciban de la forma correcta.

María José Padilla, coach y asesora de familias, nos invita a pensar y reflexionar sobre este tema. Lo primero que nos dice es que una cosa es lo que los padres damos y otra cómo lo reciben los niños. Si la percepción no es la correcta, puede haber una serie de carencias que se crean en la infancia y se arrastran hasta la vida adulta. Analicemos una por una las señales que indican que nuestro hijo puede tener falta de cariño por parte de los padres. 

1. Berrinches, rabietas y pataletas, que se dan en especial cuando estamos con otras personas y que son llamadas de atención en estado puro.

2. Inseguridad, temores y miedo al abandono.

3. Falta de relación con otros niños, es decir, hay un aislamiento que viene seguido de la tristeza, pues no tiene seguridad emocional.

4. Lenguaje negativo.

5. Baja autoestima.

6. Auto-exigencia. Los peques con carencias afectivas se vuelven muy perfeccionistas.

Unas carencias que se arrastran en casa y también en la escuela. A nivel escolar estos sentimientos pueden repercutir en los estudios, y es que si no se sienten queridos en casa no van a estar motivados en la escuela.

Qué podemos hacer como padres para que nuestros hijos tengan el amor que necesitan

amor para los hijos

María José Padilla explica que 'El amor es infinito y, además, como padres, incondicional, sin embargo, es en la primera etapa de la vida de nuestros hijos que tenemos que estar siempre con y para ellos'. Entonces, ante una falta de cariño hacia los hijos ¿cómo podemos los padres cambiar esta situación? La experta señala estos puntos claves a tener muy en cuenta:

- Debemos estar pendientes de las señales que acabamos de ver y que nos indican una posible falta de amor.

- Tener una atención plena con ellos. Dedicarles tiempo de calidad y no tiempo vacío en el que estamos a su lado más pendientes del móvil que de otra cosa.

- Acompañarles en su camino y estar a su lado sin ser demasiado exigentes. La clave no está en exigir sino en guiarles en su aprendizaje de forma amorosa y respetuosa 

- Dejar a los niños ser niños, y no solo eso, sino que deben ser ellos mismos no una fotocopia de los padres.

- Darles confianza, seguridad y respetar su espacio de intimidad.

- Tener muestras de cariño a diario para que se puedan sentir bien.

- Saber en cada momento en qué proceso nos encontramos como padres. Ya sea que necesitan ayuda para aprender a montar en bici, para hacer los deberes o para conocerse a sí mismos. Ojo, estar a su lado no quiere decir interponerse en su camino.

Y en el caso de los adolescentes...

¿Por qué hay veces que parece que los adolescentes no quieren saber nada de nuestro amor? Es durante la infancia que debemos darles amor respetando su espacio para que cuando lleguen a la adolescencia y, posteriormente a la vida adulta, puedan sentirse bien, queridos y, por lo tanto, formar su propia personalidad de manera correcta.

María José Padilla comenta lo siguiente: 'Desde los 12 ó 13 años hasta los 18, ellos mismos nos van hacer ver el aprendizaje que han recibido de pequeños, sin olvidar que no solo es el amor y el cariño que les damos sino cómo lo reciben y asimilan ellos. Es una etapa en la que tienen la necesidad de comprobar todo por sí mismos, de ahí la razón de por qué les cuesta dar y aceptar muestras de afecto por parte de los padres'.

Una vez más, se les debe dejar independencia y autonomía, esencial para que comprueben los límites. ¡Qué no te sorprenda si ya no te quiere dar la mano en público! No hay que alarmarse, es una etapa más de la vida que hay que pasar. ¿Nuestra labor como padres? Acompañarles siempre y guiarles en su camino. Y no solo eso sino que además hay que...

- Disfrutar con ellos ahora más que nunca.

- Buscar tiempo para hacer cosas juntos.

- Intentar conocer cómo piensan, cómo actúan y cómo pasan su día a día.

- Escuchar todo lo que tengan que decirnos. 

- Intentar evitar comunicación conflictiva, o lo que es lo mismo, decir lo menos posible frases tipo como 'te lo dije' o 'ya sabía que te iba a pasar eso'.

- Y, por último, que no menos importante, seguir con los límites y las normas dentro y fuera de casa.  

Solo así lograremos hacer ver a nuestros hijos que estamos ahí por y para ellos y que nuestro amor es el más verdadero que hay.