Qué pueden hacer los padres si detectan que su hijo necesita más amor

Ante la carencia afectiva, debemos tratar de reforzar el vínculo y apego con los niños

Si te hago esta pregunta: ¿quieres a tus hijos? No dudo que tu respuesta vaya a ser un rotundo sí. Si te hago esta otra: ¿tus hijos se sienten queridos? Tu respuesta va a ser también afirmativa pero, quizás esta vez, haya un poco de duda. Analizamos cuáles pueden ser las señales que indican que nuestro hijo puede tener falta de cariño y qué podemos hacer los padres si detectamos que tenemos que darle más amor.

Tu hijo puede tener falta de amor, ¿cómo darse cuenta a tiempo?

Cuando los niños tienen falta de amor

Por muy raro que ahora mismo te lo parezca, un niño o una niña de la edad que sea puede sentirse poco querido y valorado por sus padres. Porque una cosa es lo que damos los padres con la mejor de las intenciones, no lo pongo en duda, y otra muy distinta es cómo lo reciben los hijos, es ahí dónde puede estar la clave de una falta de afecto; las temidas carencias afectivas.

Afortunadamente, hoy en día tenemos muchas herramientas y muchas formas de desarrollar habilidades afectivas, por eso es que vamos a dejar de lado la culpabilidad para decirnos a nosotros mismos que lo estamos haciendo bien y preguntarnos a la vez de qué modo lo podemos hacer mejor.

Porque una vez que identifiquemos las señales que vamos a ver más abajo, solo es cuestión de ponerse a trabajar en ello, incluso si tendemos a ser padres poco afectuosos.

Señales que nos alertan de un niño necesitan más amor

Señales de que un niño necesita amor

¿Cómo podemos saber los padres que nuestro hijo está falto de cariño? Señales como estas son las que nos dan la voz de alarma.

- Llamadas de atención, berrinches y rabietas cuando estamos con otras personas pueden ser una señal clara de falta de amor. Ojo, hay que tener en cuenta, por otro lado, que es normal que los niños tengan pataletas, pues forman parte de su desarrollo.

- Inseguridad que muestran en muchas ocasiones, tanto en casa como fuera de ella.

- Falta de relación con otros niños, el niño se asila pues se siente mal, poco querido.

- Lenguaje derrotador, negativo. Se sienten mal, a disgusto, no son todo lo felices que deben ser.

- Baja autoestima y tristeza son otra de las formas que tiene un niño de mostrar que algo no va bien.

Cómo afecta a los niños esta falta de cariño por parte de los padres

La falta de cariño en los niños

Primero de todo, se presenta el miedo al abandono, a que sus padres no estén ahí para cuidarles y protegerles. Es esa falta de amor es lo que deriva en tristeza y en no quererse a uno mismo. Debemos tener cuidado porque esta sensación de abandono puede llegar a convertirse en una peligrosa herida emocional que permanezca en nuestro hijo más allá de la infancia.

Por otro lado, puede darse una fase de ser perfeccionista. El niño tiende a querer hacerlo todo perfectamente bien para así tener el aprecio de los padres. O bien puede suceder todo lo contrario, dejadez en casa y en la escuela. No sería extraño que el niño se dijera a sí mismo: 'Si a mis padres no les importo, ¿qué más da que lo haga bien o no en el colegio?'.

[Leer +: La falta de amor y el desarrollo de los niños]

Qué podemos hacer los padres ante las carencias afectivas

Qué hacen los padres si detectan que su hijo necesita más amor

Los estudios dicen que de 0 a los 6 años se adquiere el 90% del aprendizaje, por eso es tan importante que la autoestima de los hijos sea fuerte, que los padres estemos ahí por y para ellos. Esto es todo lo que puedes hacer por tus hijos en caso de que detectes esas señales que alertan de que un niño necesita más amor.

1. Estar pendiente de ellos, dedicarles una atención plena, tiempo de calidad. Esto significa, dejar a un lado el móvil mientras estamos con ellos y vivir cada segundo que compartamos.

2. Acompañarles sin exigirles a cada rato, sencillamente estar ahí desde el respeto, la comprensión y el afecto.

3. Dejando hacer al niño, dejándole ser un niño, permitiéndole ser tal y como es, no como somos nosotros o como queramos que sea.

4. Darle alas, confianza, seguridad; darle espacio y además respetarlo.

5. Muy importante, darle muestras y más muestras de afecto, cariño y amor. Las palabras amables, el reconocimiento, la atención, entre otras cosas, son ingredientes imprescindibles para que un niño no tenga falta de amor.

6. Disfruta de tus hijos, siempre y todo lo que puedas. Cada etapa tiene su aquel y, por muy complicado que nos parezca, hay que saber verle el lado bueno, que por supuesto lo tiene, saber apreciar cada fase de nuestro hijo y vivirla como se merece.

7. Piensa que nunca vamos a dejar de estar con los hijos; en la primera infancia les acompañamos a clase de baile, en la adolescencia nos sentaremos en el banco del fondo para que no les dé vergüenza, pero siempre vamos a estar ahí. Lo necesitamos nosotros y lo necesitan ellos. Esto es algo que también debemos decirle a nuestro hijo para que sepa lo mucho que le queremos, ahora y siempre.

8. Escucha a tus hijos con tranquilidad, con calma, con los oídos bien abiertos y hazlo cada día, cada vez que te quieran contar algo. Procura una comunicación abierta y amable evitando frases como: 'te lo dije'.

9. Las normas y los límites tiene que estar ahí, ahora y cuando tengan 15 años. En el caso de los adolescentes esto es muy importante pues quieren saber dónde están esos límites, necesitan su espacio, tienen que comprobar todo por sí mismos, así que, de nuevo, hay que respetarlo, todo ello desde unos límites y unas normas bien establecidas.

Y, por último, te invito a hacer un poco de autocrítica para saber dónde estamos, qué hacemos bien, que seguro son muchas cosas, y en qué podemos mejorar, nos hará bien a todos, padres e hijos.

Puedes leer más artículos similares a Qué pueden hacer los padres si detectan que su hijo necesita más amor, en la categoría de Diálogo y comunicación en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: