Compatibilidad de las madres Leo con los hijos según su signo

Cómo es la relación de las madres Leo con los hijos de distinto signo

Patricia Fernández
Patricia Fernández Redactora en Guiainfantil.com

Los nacidos entre el 23 de julio y el 23 de agosto y bajo la dominante del Sol, Leo es uno de los signos más poderosos de todos.

Es un signo de fuego, por lo tanto con una marcada autoridad, orgullo y rectitud.

Las madres Leo les gusta ser el centro de atención, y ejercen un gran magnetismo entre los demás.

Son madres excelentes, con un gran sentido de la familia y del hogar. Pero también poseen ambiciones y necesitan demostrar su valía organizando todo aquello que puedan. Poseen un carácter radiante y generoso que les lleva ser grandes anfitrionas.

Pecan en que son mujeres que pueden dejarse arrastrar por la tentación de abusar de su fuerza, pues su fuerte temperamento se rige siempre por el corazón y prefieren la obediencia sin discusiones que los diálogos.

Saben mandar mejor que nadie, incluso puede tener cierta tendencia a la vanidad y una falta total de psicología, pero poseen una buena voluntad, sin malicia, con sentimientos vivos, cariñosos y totalmente impulsivos.

Son madres cariñosas que saben disfrutar de cada momento con sus hijos pero con poca paciencia para su crianza.

Cómo es la relación de las madres Leo con los hijos según su signo

Compatibilidad de la madre del signo Leo con sus hijos

Compatibilidad con el hijo Capricornio

Madre e hijo/a mantienen una buena relación, a pesar de que tienen caracteres muy opuestos. Los niños del signo Capricornio no pueden sentirse más atraídos y eclipsados por sus radiantes y calurosas madres Leo. Mientras que las madres Leo les encanta sentir la independencia de sus pequeños Capricornio, aunque nunca estén dispuestas a decírselo.

Y, ¿cómo será la relación con sus hijos Acuario?

Esta es una relación un poco complicada. Las madres Leo piden ser obedecidas sin discusión alguna, sin embargo, los hijos Acuario necesitan nadar en libertad, y no darán su brazo a torcer sin que les den muchas explicaciones. Aunque los consejos de la madre Leo son muy valiosos para las cabezas locas de los niños Acuario.

¿Se llevará bien la madre Leo con su hijo Piscis?

La madre Leo no ve las cosas de la misma manera que sus hijos Piscis, así que no es raro que haya constantes discusiones. Menos mal que los niños Piscis son muy tranquilos y no suelen llevar a las exaltadas madres Leo hasta el límite. La energía de las madres Leo suele presionar demasiado a los delicados hijos Piscis, así que deberán armarse de paciencia los dos.

¿Qué tipo de relación tendrá con sus hijos Aries?

Esta es una relación especial e interesante. Los dos signos son enérgicos y potentes, y si chocan puede salir alguien herido, pero lo cierto es que tienen una química especial. El niño/a Aries se siente atraído por el calor de las madres Leo y le gusta sentirse protegidos por esa seguridad que irradian ellas.

Vamos a analizar la relación con los niños del signo Tauro

Tienen una buena relación, aunque las madres Leo tienen que desplegar toda su paciencia para enfrentarse con la cabezonería de los niños Tauro. Los dos comparten una bonita manera de ver la vida, y aman disfrutar de cada momento, pero les iría mejor si la madre Leo no insistiese en proyectar todas sus expectativas de futuro en sus hijos Tauro.

¿Cómo es la compatibilidad con los hijos Géminis?

Las madres Leo comparten el sentido del humor y la alegría de sus hijos/as Géminis. A los dos les encanta exhibirse ante sus nuevas amistades y ejercer ese poder de iluminar y atraer a los demás. Entre ellos solo surgen problemas cuando las autoritarias madres Leo se empeñar a dominar el carácter de sus indómitos hijos Géminis.

¿Qué tipo de relación tendrán las madres Leo con sus hijos o hijas Cáncer?

Los hijos Cáncer idolatran a sus madres Leo, ya que envidian su carácter alegre y risueño, mientras que ellas son más taciturnas y pesimistas. Las madres de este signo se sentirán en el deber de proteger a sus tiernos hijos Cáncer y guiarles en la vida, lo que les da una buena estabilidad y una excelente relación entre ellas.

¿Cómo es la compatibilidad con sus hijos del mismo signo?

Son como dos estrellas brillando en el firmamento con una buena relación. Madre e hijo Leo saben cómo ser la admiración de los demás, pero las madres Leo querrán que sus hijos consigan sus metas y les empujarán hacia el éxito y no les dejará nunca que fracasen, sin embargo los hijos Leo no aceptarán de buen grado las presiones de sus madres.

Y, ¿Cómo se llevará con los niños del signo Virgo?  

Este es una relación excelente, ya que las madres Leo exigen a sus hijos que sean trabajadores incansables hasta alcanzar su meta, y los hijos Virgo son meticulosos en sus estudios, así que las madres Leo podrán presumir de las notas de sus hijos. A ambos les molesta ser criticados y será mejor que no dediquen sus esfuerzos a meterse el uno con el otro sino quieren salir mal parados.

Descubre cómo es la relación con sus hijos o hijas Libra

Estos dos signos se llevan bien, ya que los niños Libra necesitan una estabilidad para poder desarrollarse sin perderse en el camino, y aunque las madres Leo son más propensas a las sorpresas, saben cómo compensar a sus hijos con disciplina y les ayudará a ser más fuertes y activos. Las madres Leo son unas buenas guías para sus hijos Libra.

¿Será buena la relación con los hijos del signo Escorpio?

Entre los dos tienen una relación con altibajos. Los introvertidos hijos Escorpio suponen todo un reto para las madres Leo, a quienes les gustaría mostrarles un mundo más abierto a sus hijos. Ambos signos sueñan con dominar el mundo y trabajarán duro para conseguirlo, y sin duda las madres Leo serán un buen empuje para ellos. Solo tiene que evitar imponerse demasiado si quiere evitar su mal genio. 

¿Cuál será la compatibilidad de las madres Leo con sus hijos Sagitario?

Esta es una relación buena, siempre que la madre Leo se relaje y no pierda tanto tiempo intentando mostrarse ante los demás. A los hijos Sagitario les gusta ser más pragmáticos y sencillos y creen que sus madres pierden demasiado tiempo en los pequeños detalles que hacen que todo esté perfecto a su alrededor. Corren el peligro de ser demasiado sinceros en sus afirmaciones y eso puede terminar en peleas que no suelen causarles heridas profundas.