Las palabrotas. Poema corto para niños que dicen insultos o groserías

Una poesía con actividades para hacer reflexionar a los niños malhablados que dicen palabras ofensivas

A ningún padre o madre le gusta que sus hijos digan groserías o insultos a otros niños (ni mucho menos que les respondan con una de estas malas contestaciones). Sin embargo, es un hecho que muchos pequeños pasan por una etapa en la que las palabras malsonantes u ofensivas forman parte de su vocabulario, aunque muy a menudo ni siquiera saben qué significan estos tacos. Este poema corto enseña a los niños a no ser malhablados.

Esta es una poesía que puede leerse con los niños a partir de los 4 o 5 años aunque, como siempre te recordamos, cada niño es diferente y quien mejor puede saber si le van a gustar los siguientes versos eres tú.

Poema corto para los niños que dicen palabrotas

Un poema corto para niños que dicen palabrotas

¿Por qué hay algunas palabras

que no podemos decir?

Si los mayores las dicen

yo las quiero repetir.

 

Pencos, babas, gilipuertas,

según dice el diccionario

son palabras ofensivas

aunque en lenguaje ordinario.

 

¿Qué ganamos con decirlas

¿Ofender a los demás?

Pues yo no quiero hacer daño

¡Yo prefiero no insultar!

 

Actividades para trabajar esta poesía infantil

Actividades de comprensión lectora para tus hijos

En Guiainfantill.com siempre te proponemos que, tras leer una poesía o un cuento infantil, hagas con tu hijo o hija algunas actividades que refuercen de una forma divertida el mensaje y los aprendizajes que ofrezca el texto. A continuación te proponemos algunos ejercicios sencillos de llevar a cabo en casa. No dudes en adaptarlos a la edad y nivel de tu pequeño.

1. Preguntas de comprensión lectora
A través de estas cuestiones de comprensión lectora puedes saber si tu hijo o hija ha prestado atención a la lectura de la poesía y ha sabido extraer el mensaje que esta traslada. A pesar de que se trata de un poema corto, se puede aprovechar para trabajar esta importante capacidad para comprender los textos.

¿El poema de qué habla?

Según los versos, ¿hay que decir palabrotas?

¿Por qué sí o por qué no?

¿Cómo se siente la persona a la que le decimos una palabra ofensiva?

2. Ilustrar la poesía
Si tuviéramos que dibujar las palabrotas, ¿cómo serían?, ¿grandes o pequeñas?, ¿de qué color? Te sorprenderá la forma en la que los niños dibujarían las palabras ofensivas. También puedes animarles a dibujar aquello que les inspire la poesía (sin darles muchas instrucciones para que dejen volar la imaginación). Sin duda, te sorprenderá la grandísima creativa de los más pequeños.

Para que el ejercicio sea mucho más inspirador, te recomendamos que pongas música (temas de distintos estilos) para que los niños se dejen guiar por lo que escuchan.

3. Continuar la poesía
En caso de que los niños mayores, pueden continuar escribiendo más versos para hacer más larga esta poesía. Pueden escribir un par de estrofas más hablando de por qué no hay que decir palabrotas o centrarse, por ejemplo, en las malas contestaciones o los insultos. Este será un ejercicio muy útil para trabajar su expresión pero también para que reflexionen sobre la eliminación de las groserías de nuestro vocabulario.

Cómo actuar para que los niños digan insultos o groserías

Si tus hijos dicen insultos o groserías a otros

Es fácil desesperarse o ponerse nervioso cuando tu hijo o hija empieza a decir sus primeras palabrotas. Si bien al principio no saben su significado, poco a poco van dándoles sentido y utilizan los tacos para probar límites de lo permitido o como imitación de los adultos.

- Tienes que darle ejemplo
Los padres nunca deben insultar a sus hijos, pero tampoco deben decir palabrotas si quieren darles buen ejemplo. No podemos olvidar que los niños dicen estos insultos por imitación.

- No hacer un gran drama o escándalo
Sobre todo ante las primeras groserías de los más pequeños, es importante no hacer un gran escándalo o reírse de ellas (aunque resulte complicado). Podemos ignorar las palabras malsonantes (las primeras veces) o corregirlas (cuando se repiten) con firmeza pero cariño. Podemos enseñarle una alternativa a esa expresión ofensiva.

- Explica a los niños qué consecuencias tiene decir groserías
Igual que hace este poema, hay que explicarles a los niños qué efectos tiene insultar o decir una palabra malsonante a alguien: le hacemos sentir mal. Por ello, es importante que dejemos de dirigirnos de esta forma tan fea a otras personas para no dañarles.

- Marcar líneas rojas y tener paciencia
Debemos hacerles saber a los niños qué palabras feas no estamos dispuestos a aceptar en casa ('En esta familia decidimos hablar con respeto y cariño a otras personas, los insultos no tienen lugar').

Puedes leer más artículos similares a Las palabrotas. Poema corto para niños que dicen insultos o groserías, en la categoría de Poesías en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: