Baloncesto para niños

El baloncesto fortalece los músculos y fomenta el trabajo en equipo

Entre los deportes de equipo, hay dos que destacan por encima del resto: el fútbol y el baloncesto. Tanto el uno como el otro son disciplinas que permiten al niño desarrollar su capacidad de velocidad y resistencia y mejorar su coordinación de movimientos. Además de los físicos, son deportes que fomentan el trabajo en equipo, el compañerismo, la solidaridad y la generosidad entre los pequeños.

La historia del baloncesto

El baloncesto, también denominado basquetbol o básquet, viene del inglés basket (canasta) y ball (pelota) y nació como respuesta a la necesidad de realizar algún tipo de actividad deportiva en un polideportivo durante el frío invierno de Estados Unidos.

Baloncesto para niños

El profesor canadiense James Naismith fue el encargado de idear un nuevo deporte en diciembre de 1891. Recordando un antiguo juego de su infancia que consistía en intentar dar con una piedra a un objeto situado sobre una roca, colocó unas cajas de melocotones abiertas por ambos lados en una barandilla y estableció las reglas de la nueva actividad.

En 1892, nació el baloncesto femenino y se colocó un tablero detrás de las cajas para evitar que los espectadores entorpecieran o ayudaran la entrada del balón. Y con el paso del tiempo las cestas de melocotones se convirtieron en los aros de metal con una red que conocemos en la actualidad. En 1928, el baloncesto se convirtió en deporte olímpico y empezó a ganar adeptos por todo el mundo, creándose instituciones dedicadas únicamente a regular las competiciones de baloncesto.

Beneficios del baloncesto para los niños

Indicado para niños a partir de 5 años, el baloncesto se juega con equipos formados por cinco niños cuya misión es introducir el balón por el aro de la canasta, situada a una altura de 3 metros, aunque varía en función de la edad de los niños. Además de fomentar el trabajo en equipo, el compañerismo, la generosidad y la solidaridad, el baloncesto tiene muchos beneficios físicos para los niños:

- Ayuda al desarrollo de la concentración, la rapidez, el autocontrol, la confianza o el equilibrio.
- Fortalece los músculos de todo el cuerpo y muy en especial los de las piernas.
- Fomenta el desarrollo del aparato locomotor.
- Aumenta la resistencia física de los niños.
- Contribuye a quemar grandes cantidades de calorías, favoreciendo que los pequeños no sufran problemas como la obesidad infantil.

Ángela del Caz. Redactora de GuiaInfantil.com