Engordaderas o granitos en la piel del recién nacido

Trastornos en la piel del bebé. Erupciones cutáneas en el recién nacido

Malena HawkinsPediatra

En los primeros días de vida el recién nacido puede presentar distintas lesiones en la piel que en muchos casos asustan a los papás y les llevan a consultar al pediatra. Una de ellas se conoce comunmente como engordaderas y se muestran como unos granitos que aparecen espotáneamente por toda la piel del bebé.

Qué son las engordaderas de los bebés

Granitos en la piel del recién nacido

Las lesiones de la piel del bebé que comúnmente se conocen como 'engordaderas' se denominan en medicina milia o millium. Son pápulas de color blanco perlado o amarillento, de 1-2 mm de diámetro, muy frecuentes en los recién nacidos, hasta en un 40% de los neonatos.

Suelen aparecer en las mejillas, nariz, frente y barbilla, y son pequeños quistecitos que contienen queratina. Al exprimirlas (cosa que no debe hacerse ya que se pueden infectar) se observa un material blanquecino cremoso (son restos de queratinocitos, las células que producen la queratina).

La milia afecta en muchas ocasiones a la mucosa oral, en este caso hasta el 85% de los recién nacidos pueden presentarlas. Recibe entonces el nombre de perlas de Epstein y son pequeñas lesiones quísticas blanquecinas que pueden encontrarse en el paladar y/o en las encías.

La milia se resuelve espontáneamente en un mes. Las perlas de Epstein pueden tardar varios meses en desaparecer.

Estas lesiones tanto en la piel como en la boca no son dolorosas para el bebé, tampoco son contagiosas, ni pican, tan sólo son un poco molestas estéticamente.

Para su tratamiento, y pese a lo aparatoso que pueden parecer estos granitos, no debe aplicarse ninguna crema ni producto especial. El único tratamiento recomendado para las engordaderas es continuar con la higiene habitual con un jabón suave especial para bebés.