Errores de los padres que provocan baja autoestima en sus hijos

Lo que no debes hacer si quieres que tu hijo tenga alta autoestima

En ocasiones los padres son los responsables, ya se por sus acciones u omisiones, de la baja autoestima de sus hijos. En Guiainfantil.com te contamos algunos de los errores que comenten los padres y que hacen bajar la autoestima de los niños para que puedas evitarlos.

Además, te damos consejos que puedes poner en práctica para que consigas dejar de bajar la autoestima del niño y sí aumentarla y fortalecerla.

Lo que nunca debes hacer porque baja la autoestima de los niños 

6 errores de padres con la autoestima de los hijos

Los niños que tienen baja autoestima no se sienten bien integrados, queridos o aceptados en su familia, y en ocasiones, busca pertenecer a otros entornos que no siempre son los más adecuados. Además suelen tener problemas en el colegio ya que no tienen la confianza suficiente en sí mismos para afrontar los retos. Para evitar que tus hijos tengan baja autoestima y tengan éstos y otros problemas, debes:

1. No criticarle con el verbo 'ser': si el niño se comporta mal, nunca hay que decirle cosas como 'eres tonto', o 'eres malo' ya que de esa manera lo que hacemos es hacer creer al niño que realmente es malo o tonto.

2. No criticar nunca en público: cuando el niño tenga una mala actitud en público, espera a regañarle en privado y no repruebes sus actos delante de los demás.

3. No insistir en el pasado: ya no podemos cambiar las malas acciones que han cometido los niños, por lo tanto en vez de insistir en lo que hizo, debemos darle pautas o ideas de cómo queremos que se comporte la próxima vez.

4. Nunca compararle: con el hermano, primo o amigo. Cada persona es única y tiene su talento y es trabajo de cada uno encontrarlo y aportarlo al mundo. Comparar lo que hace es obviar el talento del niño.

5. No justificar el pasado con el presente: muchos padres tienden a justificar su actitud con los hijos porque ellos mismos fueron tratados así. Por ejemplo, en el caso del castigo físico tienden a justificarlo con frases como 'mis padres me dieron azotes y no me pasó nada, así que yo le doy azotes a mi hijo'. Hoy en día sabemos mucho más sobre psicología o gestión emocional de lo que se conocía antes, por lo que es una pobre excusa no querer aprender para mejorar.

6. Tener baja autoestima: si en un tiempo no consigues hacer subir la autoestima de tu hijo, quizás es necesario que revises la tuya propia. ¿Cuánto te quieres o te aceptas incondicionalmente? Reforzar y estimular la propia autoestima es básico porque para los hijos somos modelos a seguir.

Vídeo sobre cómo no dañar la autoestima de los niños

Matti Hemmi

Especialista en autoliderazgo