6 mentiras sobre crianza que os impiden ser unos padres conscientes

Hay algunos pensamientos que pasan entre generaciones y que nos limitan como padres

María José Padilla
María José Padilla Coach educativa

'La paternidad es un acto de crecimiento personal, ya que es el lugar desde donde puedes dar lo mejor de ti para tus hijos'. Ser un padre o una madre consciente en la crianza de los hijos no es fácil, pero sí posible. Por ello, vamos a hablar de las 6 mentiras que se nos han contado generación tras generación para educar a nuestros hijos y que quizás, sin darte cuenta, estés llevando a la práctica. En cierto modo, todas estas mentiras están impidiendo que seamos esos padres conscientes que tanto deseamos ser.

Las mentiras que nos llegan sobre la crianza de los niños

Cómo ser padres conscientes

Pero, ¿cuáles son esas mentiras relacionadas con la crianza de los niños que nos están limitando a la hora de ser padres?

1. Hay que dar a los niños lo que a nosotros nos faltó
La primera de ellas es intentar hacer felices a nuestros hijos dándoles lo que nosotros nunca tuvimos.

Por ejemplo: quieres comprarle una bicicleta a tu hijo para que aprenda a montar cuanto antes (a pesar de que aún es muy pequeño) porque cuando eras pequeño a ti te encantaba. Sin embargo, al recibir tu regalo, el niño no lo ha apreciado como tú esperabas porque no era su deseo, sino el tuyo o porque no tiene la habilidad que esperabas, con el correspondiente enfado o frustración por tu parte.

Al final, no estamos aceptando a nuestros hijos como son, sino como nos gustarían que fueran. Recuerda que ellos tienen su propia vida y manera de ser.

2. Para educar, hay que castigar
La segunda de las mentiras es que hay que educar a los hijos utilizando el castigo. Nada más lejos de la actual educación en positivo o inteligencia emocional.

Imagina que entras en el dormitorio de tu hijo y ha pintado la pared de su cuarto con un grafiti de colores, y tu primera reacción es castigarle. ¿Qué crees que estará pensando el niño?: 'no debo expresarme', 'no seré más creativo' o 'no tengo un lugar para mí'... ¿Es eso lo que quieres transmitirle? Afortunadamente, el dormitorio de tu hijo es su lugar y ahí tiene permiso para decorarlo como quiera.

Recuerda que la conexión con tu hijo no va a ser a través del castigo, sino del amor espontáneo que seas capaz de transmitirle en cualquier situación.

3. Hay que seguir las tradiciones familiares
En tercer lugar, tenemos la idea de que nuestros hijos sigan nuestras culturas, religión, tradiciones o incluso partidos políticos... Si tienes un hijo adolescente, quizás le hayas intentado inculcar la idea de que hay que seguir la tradición familiar a la hora de escoger los estudios, pues tu abuelo fue abogado, tu padre fue abogado, tú eres abogado y quieres que tu hijo siga la tradición.

Igualmente pueden ocurrir desencuentros en maneras de celebrar las navidades, cumpleaños o fiestas importantes para los padres y que para los hijos no lo son.

Lo que nos están limitando como padres conscientes

Mentiras que se cuentan sobre la crianza de los niños

4. Tenemos que hacer que nuestros hijos sean felices
En cuarto lugar, pensar que somos responsables de la felicidad de nuestros hijos. Darles todo lo que piden para que se sientan felices; hacernos cargos de sus errores o evitarles las consecuencias de sus actos para que no se sientan mal. Sobreprotegerlos para que no sufran es un error frecuentes en este punto.

En definitiva, trabajar más en el TENER (darles lo que desean) o HACER (hacer las cosas por ellos), que permitirles SER (como ellos quieran ser) es una mentira que debemos evitar en la crianza de nuestros hijos.

5. Tenemos que ser unos padres perfectos
Y por último, la gran mentira es pensar que criamos a nuestros hijos siendo los padres perfectos. Ser padres perfectos es un espejismo, al menos no hay manual que defina al padre o madre perfecto, pero sí que hay unos hijos que pueden llegar a expresar que sus padres han sido perfectos para ellos.

Si este es tu objetivo, recuerda que hay que trabajar cada día de nuestras vidas desde que nacen nuestros hijos. De ahí que 'la paternidad es un acto de crecimiento personal, ya que, es el lugar desde donde puedes dar lo mejor de ti para tus hijos'.

No olvides que nuestros hijos llegan completos y con un valor propio. Ellos se mantendrán en estas líneas de desarrollo siempre y cuando se les permita ser quienes son. Y como padres, haremos lo máximo que podamos con los recursos que tenemos a nuestro alcance para ello.

6. Hay que ir tirando
Para acabar, un pequeño ejercicio. Cierra los ojos y piensa en tus padres... ¿Qué valores destacarías de ellos? Anótalos. Y ahora, vuelve a cerrar los ojos y piensa en tus abuelos... Igualmente, ¿qué recuerdas de ellos? Anótalos.

Seguramente habrás pensado en alguno de estos conceptos o sensaciones: amor incondicional, afecto desinteresado, escucha activa, mirada de amor, sensación de calma, paz interior... Piensa ahora cómo quieres hacerle llegar estos recuerdos a tu hijo. Cómo conservar de generación en generación esta entrega y generosidad desinteresada de nuestros mayores.

¡A trabajar!

Puedes leer más artículos similares a 6 mentiras sobre crianza que os impiden ser unos padres conscientes, en la categoría de Ser madres y padres en Guiainfantil.com.