Por qué se producen los antojos en el embarazo

Mitos o realidades en los antojos de la mujer embarazada

Los antojos de la embarazada son caprichos, generalmente relacionados con la comida, que afectan a tres de cada cuatro mujeres embarazadas. Se caracterizan por un apetito especial hacia algo en concreto, que no se satisface con un sustituto. Además, la necesidad de satisfacción es urgente y, cuando se consigue, cualquiera de estos caprichos producen un placer especial.

Otra característica peculiar de los antojos es que abarcan toda clase de comida y de mezclas de comida. Incluso, algunas embarazadas se encaprichan con un sabor que, antes de la gestación, no les atraía o les resultaba desagradable. Y por último, estos antojos pueden presentarse a cualquier hora del día o de la noche y en cualquier momento de la gestación.

Posibles causas de los antojos en el embarazo

embarazada come fresas

Mientras que algunos expertos relacionan los antojos con los cambios hormonales que se producen durante el embarazo y que tienen un impacto muy poderoso en los sentidos del gusto y el olfato, otros especialistas, entre ellos algunos nutricionistas, creen que los antojos surgen para compensar una necesidad nutricional.

Así, una deficiencia de vitamina B podría justificar el deseo de comer chocolate, la carencia de betacaroteno justificaría el gusto por los melocotones y la necesidad de proteínas podría estar relacionada con el deseo de comer carne roja.  Sin embargo, los estudios que se han realizado sobre este tema no han encontrado mucha relación entre los antojos de una mujer embarazada y lo que su cuerpo necesita.

Y es que aunque hay algunas curiosas relaciones entre los antojos y la fisiología del embarazo, que explicarían por qué suele apetecer algo dulce a la futura mamá durante la madrugada (una bajada de glucosa en la sangre materna, cuando la mamá ya hace varias horas que no come y el feto se alimenta continuamente), en el apartado nutricional no encontramos explicación para los rechazos a determinados alimentos.

En el plano psicológico, se cree que los antojos de la embarazada responden, por un lado, a una mayor necesidad de afecto por parte de la mujer hacia su pareja y, por otro, a la desviación de la sensación de ansiedad que provoca el embarazo. El hecho de que los alimentos que más se antojan sean los "prohibidos", como el chocolate, también hace pensar en una causa psicológica.

No obstante, diversos estudios han puesto de manifiesto que las áreas del cerebro implicadas en el gusto están muy cerca de las que reciben los impulsos nerviosos originados en el útero durante el embarazo y el ciclo menstrual. Todas ellas están situadas en el quinto lóbulo del cerebro y cuando las terminaciones nerviosas del útero envían señales a sus receptores cerebrales, al activarse activan también, por proximidad, a los receptores de las sensaciones del gusto, provocando así los antojos.

Antojos de embarazada: satisfacción con moderación

Aunque no es verdad que los antojos insatisfechos se transformen en manchas en la piel del bebé o angiomas, satisfacer tus antojos de embarazada te puede hacer más feliz. Saborea aquellos que son saludables y busca alternativas para los que no lo son, pero no te fustres si unas fresas, un pepinillo o un pedazo de chocolate, te pueden convertir en la mujer en la más feliz del mundo, aunque sea por un ratito. No obstante, evita abusar de tus antojos o de las aversiones hacia determinados alimentos, ya que podría causarte alteraciones en tu estado nutricional.

Algunos expertos aseguran que con los antojos la mujer vuelve a su infancia porque, de alguna manera, estos caprichos son propios de los niños cuando un objeto y sólo uno atrae el deseo y, por otra parte, calman un ansia que se suaviza al conseguir exactamente lo que se quiere.
Sin embargo, también pueden afectar a la relación de pareja y utilizarse como un método para llamar la atención o controlar la situación.

Ideas para controlar los antojos en el embarazo

1. Desayuna bien cada mañana. Saltarse el desayuno puede aumentar tus antojos y tus ansias por un determinado tipo de alimento.
2. Haz ejercicio. Practicar algún tipo de actividad física reduce la ansiedad y mejora el estado emocional al segregar endorfinas, las hormonas del bienestar.
3. Apoyo emocional. Los cambios emocionales que atraviesa la mujer en el embarazo pueden incrementar tus antojos para satisfacer tus necesidades con comida. Déjate querer y abrazar.
4. Buen humor. Más que luchar contra ellos, tómate tus antojos con buen humor.
5. Antojos más sanos. Intenta sustituir los alimentos calóricos por otros más bajos en calorías como el helado por helado de yogur y los dulces por fruta fresca.

Marisol Nuevo. Redactora de Guiainfantil.com