21 semanas de embarazo

Semana 21 de embarazo. Información de la evolución del embarazo y el desarrollo del bebé en la semana veintiuno de gestación

Tener una buena relación de pareja durante el embarazo te ayudará a compartir miedos y a sentirte apoyada en este momento de tantos cambios para ti. Es conveniente que tu pareja se implique desde el embarazo y participe de él, le ayudará a enfrentarse a su faceta como padre cuando nazca el bebé y además será bueno para vuestra relación de pareja.

Compartid ideas en torno a la educación de vuestro bebé, id juntos a las pruebas médicas o comprad en pareja los materiales para el bebé a partir de la semana 21 de embarazo. 

Cambios en el cuerpo de la mujer embarazada

Embarazada tumbada

 

Los movimientos del bebé se hacen más evidentes, lo que antes notabas como un ligero cosquilleo u hormigueo de un lado al otro del abdomen va dando paso a pequeños golpecitos y pataditas que ya vas identificando claramente. Puede que notes más la agitación de tu bebé en la semana veintiuno de embarazo cuando estás tranquila en la cama. Más adelante cuando el bebé haya crecido lo suficiente será incluso capaz de despertarte con algún movimiento brusco o patada.

Es muy normal que aparezca cierta rigidez muscular y malestar en cervicales o lumbares a lo largo del embarazo. Tu columna vertebral se desplaza hacia delante y esto puede provocar dolores en la espalda. 

Realizar ejercicio físico para fortalecer la zona lumbar te ayudará de aquí en adelante, cuando tu espalda y piernas tengan que soportar mucho más peso. 

Algunas mujeres sufren con la hinchazón de manos, pies y tobillos, conviene que bebas mucha agua, camines todos los días al menos media hora y hagas ejercicio ligero como natación, yoga o pilates.

Desarrollo y evolución del bebé en el embarazo

Tu bebé en la semana 21 de embarazo

Tu bebé ya tiene 19 semanas de vida. En tu semana 21 del embarazo, el feto mide cerca de 25 centímetros y pesa entre 350 y 385 gramos. 

Tu bebé alterna periodos de vigilia y de sueño, por ello, en ocasiones notarás sus movimientos y en otros sentirás que está más tranquilo. Es recomendado que desde el mismo momento en que seas capaz de percibir sus movimientos estés atenta a que todos los días se mueva. Si algún día no notaras movimiento alguno en el feto, acude a consulta.

Su médula ósea empieza a producir glóbulos rojos y su aparato digestivo está todavía en desarrollo. Tu bebé puede escuchar ruidos, chuparse el dedo y realizar movimientos oculares rápidos.

La salud y las emociones durante el embarazo

Las personas alérgicas que toman habitualmente medicación para paliar los síntomas deben consultar al médico sobre la posibilidad de continuar con lel tratamiento durante el embarazo, sobre todo si padeces alergia estacional y llega la primavera.

A medida que avance tu embarazo el crecimiento del útero hace que se desplacen algunos órganos. Los pulmones están más arriba y puedes sentirte más fatigada o con mayor dificultad para respirar, si además padedes asma has de consultar a tu especialista sobre la posibilidad de tratarte con broncodilatadores en caso de padecer una crisis. 

El insomnio durante el embarazo es un trastorno que afecta a muchas mujeres, e incluso si antes dormías toda la noche de forma continuada, podrías padecer despertares nocturnos, es normal. Para paliarlo puedes intentar llevar un ritmo de vida más tranquilo, tener siempre una misma pauta de dormir y despertar, no beber mucha agua antes de acostarte y evitar las bebidas con cafeína en la segunda parte del día.

Dieta y alimentación para la embarazada

embarazada con vaso de leche

Es más fácil para ti en la semana veintiuno de gestación saber qué puedes comer, pero a veces a las embarazadas se les plantea la duda: ¿puedo comer esto? Tu médico te podrá aclarar cualquier tipo de duda en tus visitas, pero como norma, sobre todo para prevenir la toxoplasmosis, has de evitar las carnes y pescados crudos, embutidos, verduras sin lavar o productos no pasteurizados.

Asimismo, durante el embarazo es importante prevenidr la anemia, bastante común en las embarazadas. Los análisis médicos orientarán al ginecólogo sobre tus carencias y te recetará suplementos en caso de necesitarlos.

Valorará la alimentación que estás llevando y, en caso de estar ganando más peso del recomendado, te recomendará evitar las grasas, reducir los alimentos con mucho azúcar, no tomar bollería o cumplir con la pauta de beber dos litros de agua al día.

Si llevas una correcta alimentación, vigilándola con cuidado ganarás hábitos saludables en tu dieta que posteriormente puedes conservar y te ayudará a recuperar tu figura.

Curiosidades en la semana 21 de embarazo

Te preguntarás qué gastos has de realizar ante la llegada de tu bebé y en qué afectará a tu economía. Normalmente si es tu primer bebé tus familiares y amigos te ayudarán con regalos, no tengas pudor en comentárles qué es lo que necesitas. Las mamás primerizas suelen hacer gastos innecesarios o compran objetos que luego quedan arrinconados, haz una lista de aquello que sea realmente imprescidible para las primeras semanas de vida del bebé. Después irás viendo poco a poco qué has de adquirir.

No olvides guardar aquello que esté en buen estado si piensas tener más hijos, te será de mucha utilizad en un futuro no volver a tener los mismos gastos.