Etapas del parto: alumbramiento

Es la última fase del parto y consiste en la expulsión de la placenta

Alba CaraballoEditora de GuiaInfantil.com

Cuando haya llegado la etapa del parto en la que has de expulsar la placenta, ya habrás hecho el trabajo más complicado e intenso. La fase de dilatación con sus contracciones frecuentes y los pujos para lograr el nacimiento del bebé te han dejado agotada, pero has de sacar unas fuerzas más para esta última fase del parto. Ya no queda nada para termine todo este proceso y puedas disfrutar de tu bebé.

Expulsión de la placenta en el parto

Etapas del parto: la expulsión de la placenta

La placenta es el órgano donde tu bebé ha vivido los últimos nueve meses y medio. Le trasladó todos los nutrientes necesarios y le mantuvo alejado de ciertas bacterias y gérmenes. Esta bolsa tuvo protegido al bebé a lo largo de toda la gestación. Si después de dar a luz sientes ganas de ver cómo es la placenta, te encontrarás ante una membrana llena de vasos sanguíneos, por lo que si sientes aprensión al ver sangre, es mejor que evites este momento.

Después de que haya nacido el bebé, seguirás teniendo contracciones. En esta etapa del parto que consiste en el alumbramiento o expulsión de la placenta, la matrona o el ginecólogo te ayudarán a realizar este último trabajo mediante la presión y masajeo del abdomen, incluso puede pedirte que empujes una vez más. El personal encargado de tu parto examinará la placenta para comprobar que ha salido toda y que no ha quedado ningún fragmento dentro, algo que puede ocasionarte infecciones y hemorragias.

Si te han practicado la episotomía o has sufrido algún desgarro, es el momento en el que te coserán la zona. Si te han puesto la anestesia epidural, todavía tendrás la zona dormida y sólo notarás levemente que te están dando puntos. Posteriormente habrás de tener una cuidada higiene para que no se infecten los puntos. Después de una semana, los puntos ya estarán mucho mejor, se habrán caído casi sin que tu te des cuenta y la molestia será mucho menor. 

Al final de esta etapa de alumbramiento, ya podrás estar con tu bebé. Es un momento muy especial, es la primera vez que estáis juntos fuera del útero, puedes sentirle y acariciarle, él también ha vivido todo el proceso del parto y no le vendrá nada mal el contacto cálido con su madre. 

Si has optado por la lactancia materna, es un momento ideal para acercarle el pezón y que el bebé pueda comenzar a tomar la primera leche, el calostro. Un líquido rico en nutrientes que será su alimento hasta que llegue la subida de la leche.