Qué cambia en el cuerpo de la mujer durante el embarazo

Vilma MedinaDirectora de GuiaInfantil.com

Una de las preocupaciones que tiene la mujer cuando descubre que está embarazada, son los cambios que experimentará su cuerpo incluso después del nacimiento de su bebé.

Ella sabe que sentirá náuseas, que es probable que tenga estrías, hinchazón, y que aumente de peso. Al fin y al cabo, otra personita estará creciendo en su vientre. El embarazo es una transformación. Por eso, en mayor o menor medida, el cuerpo también se altera.

El peso durante el embarazo

Cambios en el cuerpo de la mujer durante el embarazo

Aunque todo eso parezca inevitable, existen fórmulas para hacer frente a todo. Empecemos por el peso. El peso de una gestante puede aumentar unos 400 grs. por semana, lo que hará con que al final del embarazo su peso aumente unos 12 kilos, aproximadamente. Cuánto a eso, poco se puede hacer. La madre necesita alimentarse bien y adecuadamente, para asegurar una buena salud a su bebé. Lo único que se puede hacer es mantener una dieta equilibrada y orientada por su medico, y hacer ejercícios físicos bajo recomendación médica.

Las náuseas de la embarazada

Las náuseas, seguidas muchas veces de vómitos y de algún dolor de cabeza, síntomas propios de los tres primeros meses, son muy comunes. Para aliviarlos, los médicos recomiendan comer pocas cantidades, y con más frecuencia durante el día. Eliminar el consumo de cafeína, bebidas gaseosas, alcohol, y dulces; y comer más frutas, verduras y harinas integrales, y beber gran cantidad de líquidos. Eso ayudará a disminuir la acidez. Sólo en casos más severos, se aconseja alguna medicación.

Cambios físicos en el embarazo

Los cambios hormonales también podrán provocar varices, hinchazón y calambres en las piernas de la mujer embarazada. Para eso, lo mejor es evitar el uso de los tacones, no llevar peso en exceso, disminuir la sal, hacer ejercicios físicos, como la hidrogmnasia, el yoga, o caminar lo que se pueda. Dicen que el Shiatsu también viene bien. La piel también sufre alguna alteración. Su color aumenta, puede presentar algunas grietas, como también algunas manchas, por lo que es aconsejable que se use cremas con protector solar para evitarlas. Conviene también hidratar bien la piel para evitar la ocurrencia de estrías.

A medida que avanza el embarazo, y con el aumento de la barriga, la mujer debe cuidar mejor de la espalda. Mantener el equilibrio, evitando que el tronco se vaya hacia atrás, es una de las medidas más acertadas. Por lo demás, todo es disfrutar. Piensa que es una etapa transitoria, un cambio que traerá cambios mucho más importantes para tu vida.