Comer dátiles ayuda a la mujer embarazada a tener un mejor parto

Por qué es aconsejable incorporar este fruto seco a la dieta durante el embarazo

Carlota Reviriego
Carlota Reviriego Nutricionista

¿Qué embarazada no sueña con tener una 'horita corta' en el momento del parto y recuperarse sin ninguna complicación en el posparto? No tenemos una fórmula mágica, pero te vamos a contar un secreto: comer dátiles ayuda a tener un buen parto. Y es que algunos estudios han encontrado una relación entre el consumo de dátiles (6 frutos diarios), durante las últimas semanas de embarazo y la reducción en la necesidad de instrumental o de inducción en el parto, con un incremento del número de partos naturales espontáneos entre las consumidoras de dátiles.

Propiedades de los dátiles y sus beneficios para el parto 

comer dátiles para ayudar a la mujer embarazada a tener un buen parto

Adicionalmente, se ha observado que pueden facilitar y acortar la duración del expulsivo, aunque no de manera significativa, necesitándose más estudios para confirmar la relación de los dátiles con estos interesantes efectos.

Los dátiles destacan por su contenido en fibra, magnesio, potasio y vitamina B1 (niacina). En general, y dado su contenido en azúcar (más de 70g por 100g de porción comestible de dátiles), los dátiles aportan mucha energía. Su contenido en grasa es prácticamente nulo, mientras que el de proteínas es algo superior pero también irrelevante.

Es cierto que la cantidad de azúcares de los dátiles es un punto negativo a tener en cuenta, pero su contenido en otros nutrientes los convierte en un snack que no debemos descartar al 100%, siempre que se consuma con moderación, si bien debe descartarse en su totalidad en casos en los que haya indicios o precedentes de diabetes gestacional.

Los dátiles son más que interesantes debido a su contenido en fibra. Durante el embarazo, el aporte de fibra a través de la dieta suele ser problemático. La fibra es uno de los nutrientes que, si bien no aporta energía ni es esencial para ninguna reacción metabólica, es vital para un buen funcionamiento del organismo, concretamente del tracto gastrointestinal.

En el embarazo, debido a la presión que el feto ejerce en el intestino, es muy frecuente que la mujer sufra estreñimiento y necesite un mejor aporte de fibra. Los dátiles, en moderación, constituyen una fuente de fibra en estos casos.

De su contenido en minerales, cabe destacar el potasio y el magnesio, minerales involucrados en el funcionamiento normal del sistema nervioso, por lo que su aporte asegura el correcto desarrollo del cerebro del feto durante el embarazo. Además, el potasio se relaciona con el funcionamiento de los músculos, por lo que un buen aporte puede proteger frente algunas de las incomodidades musculares propias del último trimestre.

El hierro es otro de los minerales de gran necesidad durante el embarazo, dado el incremento de volumen sanguíneo, y, aunque en cantidades no tan elevadas, está presente en los dátiles. Sin embargo, al ser no hierro hemo, presenta dificultades para absorberse. Contienen también pequeñas cantidades de zinc y fosforo.

Adicionalmente son ricos en niacina, que también está relacionada con el funcionamiento normal del sistema nervioso, y otras vitaminas del grupo B, como la riboflavina, tiamina y la vitamina B6.

Si bien los dátiles son interesantes nutricionalmente, su consumo debe ser controlado y en moderación durante el embarazo, dado su elevado contenido en azúcares simples.

Cómo comer dátiles durante el embarazo 

beneficios de los dátiles

Los dátiles son los frutos de una planta arbórea de la especie Phoenix dactylifera, conocida como palma datilera o palmera real. Debido a las propiedades nutritivas de sus frutos, y a pesar de que la palmera no es un árbol como tal, los árabes, griegos, hebreos y egipcios la llamaban su 'árbol de la vida'.

Los fenicios iban aún más allá, y la conocían como 'el árbol de Dios', ya que un puñado de dátiles les permitía sobrevivir en sus viajes a través del desierto. Aunque originalmente los dátiles proceden del continente africano y asiático, son uno de los alimentos que acompañaron a los marineros en sus viajes a América haciéndose un hueco también en aquel continente.

A pesar de su apariencia arrugada, similar a la de las pasas, los dátiles no son frutos desecados, sino que, dado que la palmera real es propia en ambientes cálidos, el dátil se deja secar al sol en el mismo árbol, recolectándose cuando la consistencia es apropiada.

Originalmente, los dátiles maduran en otoño y se van recogiendo cada día aquellos que están maduros, dejando el resto. Sin embargo, a día de hoy, es más frecuente cortar el pomo entero y dejarlo madurar en un lugar aireado y seco. Además, con los avances que existen, es posible encontrarlos en cualquier época del año.

Para introducirlos en tu dieta de embarazada, puedes tomarlos secos para un snack a media mañana o por la tarde; también como un postre después de la comida o de la cena. Y una tercera opción es incluirlos en algunos de tus platos estrellas, como puede ser una tarta, un bizcocho, un helado o un yogurt, o como un alimento más en tus ensaladas. ¿Te animas?