Las Posadas. Tradición navideña de México que enseñar a los niños

Canciones, oraciones y demás actividades que realizar en familia para festejar este costumbre previa a la Navidad

Durante la temporada navideña los barrios mexicanos se llenan de luces y color. Es fácil ver en las calles a grupos de personas, niños y adultos cantando al son de lo que parecen alegres villancicos. Se vislumbran a la puerta de un hogar, entonando un cántico con el que piden alojamiento, al igual que lo hicieran María y José. En realidad se trata de Las Posadas, una tradición navideña mexicana muy antigua que no solo se celebra en este rincón del mundo, sino también en Costa Rica, Honduras, El Salvador y Panamá.

Qué son Las Posadas y cómo se celebran en México

las posadas en méxico

Se trata de una tradición navideña muy popular y tiene lugar desde el 16 al 24 de diciembre. Es similar a una fiesta de cumpleaños, porque hay comida, bailes, juegos, canciones y hasta piñata. Los diferentes hogares mexicanos celebran su posada en su casa en alguno de los 9 días previos al día de Navidad. Tradicionalmente, cada uno de estos días está dedicado a un valor: generosidad, humildad, caridad, fortaleza, desapego, pureza, justicia, alegría y confianza.

Se piensa que esta celebración sustituye a otra mucho más antigua que celebraban los indios aztecas durante el solsticio de invierno en honor al dios Huitzilopochtli, el dios de la guerra. En el México prehispánico estas celebraciones duraban 20 días y se realizaban desde el día 6 de diciembre. Se le llamaba 'levantamiento de banderas', porque adornaban el templo mayor con estandartes y colgaban banderas de los árboles frutales.

Con la llegada de los españoles a México, los religiosos que evangelizaban al pueblo aprovecharon la festividad para dar a conocer la tradición cristiana de la Navidad. Así, en una mezcla entre las costumbres europeas y las prehispánicas, nacieron Las Posadas.

Al principio comenzaron a celebrarse las llamadas misas de aguinaldos entre el 16 al 24 de diciembre, una costumbre que en el continente europeo derivó en la tradición de  los aguinaldos, en la que los niños y niñas recorren las casas cantando villancicos para pedir un aguinaldo navideño.

Sin embargo, en México y algunos países centroamericanos, las familias comenzaron a celebrar estas misas en casa. Así, comenzó la tradición de adornar sus casas, invitar a familiares, vecinos y personas de su entorno para conmemorar el viaje de María y José a Belén antes del nacimiento de Jesús. La tradicional misa se fue trasladando a los hogares, mediante la interpretación del momento en que la Virgen María y San José llegan a Belén y buscan posada en donde pasar la noche, hasta que por fin encuentran alojamiento en un humilde pesebre.

Las Posadas - La fiesta en la que todos están invitados

Las Posadas es una celebración popular de México

Cuando una familia decide celebrar esta bonita fiesta navideña, su hogar se convierte en una enorme posada a la que están invitados todos sus allegados. Familiares, amigos, compañeros de trabajo y vecinos llegan a la casa, adornada con flores y la tradicional decoración de Navidad, llena de luces, brillos y color. También es tradicional que las empresas hagan posadas en sus trabajos.

Generalmente, es costumbre que los invitados reciban algún tipo de refrigerio en la posada, ya sea una posada sencilla o una más grande y con más invitados. Tradicionalmente se puede servir agua de jamaica u horchata, aunque también refrescos u otras aguas de sabores, incluso chocolate y café. De comer, no faltan las deliciosas botanas mexicanas, tamales o incluso tacos, y dulces tradicionales como hojuelas, gelatinas de colores, entre otros.

Además, como en las fiestas de cumpleaños, en Las Posadas no puede faltar una piñata. Esta, con la que se divierten tanto niños como adultos, tiene forma de estrella de siete puntas, y se rellena de dulces y caramelos, aunque también se puede llenar de mandarinas y cacahuetes. ¡La estrella es todo un símbolo! Cada una de sus puntas representa uno de los siete pecados capitales. Por ello, acabar con ella rompiéndola con un palo simbólicamente significa derrotar al mal.

Cómo se realiza la representación de Las Posadas

la representación de las posadas

Tanto los invitados como los miembros de la familia que invitan a la fiesta participan en la representación de Las Posadas. Para ello, se canta la tradicional canción y después se hace un rezo. Finalmente, se termina con el rezo del Padrenuestro.

La canción es un diálogo entre María y José y los diferentes posaderos a los que piden posada. Como cuenta la Biblia, los peregrinos buscaron posada en Belén, pero muchos no quisieron ayudarles porque no tenían suficiente dinero. Sin embargo, al final, un posadero humilde decidió permitirles quedarse en los establos, ya que sintió la necesidad de ayudar a María que estaba a punto de dar a luz. De esta manera, los invitados interpretan la voz de los peregrinos, y los familiares y miembros del hogar de los diferentes posaderos a los que visitan. Esta es la versión original de la canción de Las Posadas, la antigua Novena

Los Peregrinos (Afuera)
En el nombre del cielo,
yo os pido posada,
pues no puede andar,
mi esposa amada.
 
Los Hospederos (Adentro)
Aquí no es mesón,
sigan adelante,
no les puedo abrir,
no vaya a ser un tunante.
 
Los Peregrinos (Afuera)
No sean inhumanos
Que el dios de los cielos
Se lo premiará
 
Los Hospederos (Adentro)
Ya se pueden ir,
y no molestar
Porque si me enfado
Los voy a apalear
 
Los Peregrinos (Afuera)
Venimos rendidos
Desde Nazaret
Yo soy carpintero
De nombre José
 
Los Hospederos (Adentro)
No me importa el nombre
Déjenme dormir
Pues yo ya les digo
Que no hemos de abrir
 
Los Peregrinos (Afuera)
Posada le pido,
amado casero,
pues madre va a ser,
la reina del cielo
 
Los Hospederos (Adentro)
Pues si es una reina,
quien lo solicita,
¿cómo es que de noche
anda tan solita?
 
Los Peregrinos (Afuera)
Reina del cielo
Y madre va a ser
Del divino verbo
 
Los Hospederos (Adentro)
Eres tú José
Tu esposa es María
Entren peregrinos
No los conocía
 
Los Peregrinos (Afuera)
Dios pague señores
Vuestra caridad
Y os colme el cielo
De felicidad
 
TODOS
Dichosa la casa
Que abriga este día
A la virgen pura
La hermosa María.
Entren Santos Peregrinos,
Reciban este rincón,
que aunque es pobre la morada,
os la doy de corazón.

La Antigua Novena de Navidad y otros rezos tradicionales de Las Posadas

los rezos de las posadas

Algunas familias deciden hacer los rezos tradicionales de Las Posadas, llamados Novena de Navidad o Novena de Aguinaldos, que se realizan antes de la canción para pedir posada. Se comienza con una oración de inicio, seguida del Acto de Contrición. A continuación se reza la oración correspondiente al día de la Novena de Navidad, es decir, del 16 al 24 de diciembre.

Seguidamente se reza un Padrenuestro, un Ave María, un Gloria y una jaculatoria. Después se canta la letanía para pedir posada. Para ello, se reparten velas a los asistentes y mientras caminan cantan la letanía. Esta es la Letanía del Rosario a la Virgen María (el Santo Rosario), y se puede cantar tanto en español como en latín. Finalmente, tras la Novena se canta la canción de Las Posadas. Si deseas conocer la Antigua Novena de Navidad, aquí te indicamos todas y cada una de las oraciones.

Oración de inicio

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Delante de las imágenes de los Peregrinos: La Virgen María y el Señor San José, disponemos nuestra mente y nuestro corazón para prepararnos a la Venida de Nuestro Señor Jesucristo. Oh divino Espíritu Santo, derrama tu gracia en nuestro corazón para que esta oración que vamos a ofrecer al Padre, rinda frutos de conversión durante este adviento en nuestro corazón. Limpia nuestros labios, nuestra mente y nuestro corazón. Por eso comenzamos pidiendo perdón por nuestros pecados.

Acto de Contrición

Señor mío Jesucristo Dios y hombre verdadero, por ser tú quien eres y porque te amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberte ofendido. Me propongo nunca más pecar, confesarme, cumplir la penitencia que me fuere impuesta y apartarme de todas las ocasiones de ofenderte. Te ofrezco mi vida, obras y trabajos en reparación de todos mis pecados y confío que, en tu bondad infinita, me los perdonarás por los méritos de tu preciosísima sangre y me darás gracia para enmendarme y perseverar en tu santo servicio hasta el fin de mi vida. Amén.

Oración para cada día de la Novena de Navidad

¡Oh Virgen Santísima! Humildemente te ofrezco estas nueve avemarías y te suplico que para obedecer las leyes divinas haga yo un camino recto hacia el Cielo y mientras peregrine por este valle de lágrimas, sea mi corazón una digna posada de Jesús, María y José. Amén.

A continuación se reza la oración correspondiente al día de la novena:

16 de Diciembre: Primera Posada

Considera, humildísima Reina de los ángeles, la gran obediencia con que habiendo oído que el César ordenaba que todos los que vivieran en su imperio se empadronaran para pagar el tributo, dispusiste en compañía de tu Esposo Sr. S. José, dejar tu santa casa de Nazaret y tomar camino a Belén, a pie y con mil incomodidades, para que los empadronaran como tributarios; llevando en tu seno virginal el Rey de Reyes, siendo este el motivo por el que te expusiste a los rigores del frío y a otros muchos padecimientos. Yo te ruego, madre amorosísima, nos enseñes a obedecer a nuestro soberano Hijo, que sirva a Dios y aprenda de Jesucristo Nuestro Señor el camino de la gloria eterna. Amén.

17 de diciembre: Segunda Posada

Considero, Virgen santa como saliste en compañía de tu castísimo Esposo, de Nazaret para Belén, con aquella corta edad y pobreza que tanto amabas y para un camino tan largo no llevaste sino un atillo insignificante cargado en un jumento, estampando tus humildes plantas en el áspero camino (tan quebrado como dichoso): cuyas piedras te lastimaron horriblemente. Pero qué te importaban si llevabas en tu virginal vientre al Divino Jesús hecho hombre. Yo te adoro y te ruego que me enseñes a sufrir las incomodidades de la vida y que amando la pobreza del corazón siga yo tus huellas para gozar la bienaventuranza eterna. Amén.

la novena de los aguinaldos

18 de Diciembre: Tercera Posada

Con qué admiración considero, oh Reina de los Ángeles, tu penosa caminata, acompañada de los ángeles que te guardaban y que alababan con cantos dulcísimos al Hijo de tus purísimas entrañas. Aquí pondero, madre mía, en medio de lo áspero y dilatado del camino; el consuelo que tu noble alma recibiría mirando a los ángeles tus compañeros, festejando con himnos al Rey de la Gloria. Haz, madre Santísima, que tu Hijo Santísimo me conceda la gracia de que siempre alabe a Jesús, María y José, en esta vida y después en compañía de los querubes eternamente los adore. Amén.

19 de Diciembre: Cuarta Posada

Considero, Paloma inocentísima, como por la afluencia de gentes que caminaban a Belén a empadronarse, se llenaban todas las posadas del camino y los desechaban cuando llegabas con tu Castísimo Esposo a pedir hospedaje, mirándolos tan pobrecito; yo, madre mía, te doy mi corazón para que en él te aposentéis. Pondero tu humildad cuando te señalaban para descansar el sitio donde se recogían los animales. Allí comían sus pobres viandas con la resignación y tranquilidad con que veían las cosas terrenas. Yo te ruego, Virgen admirable, hagas que no se preocupe mi alma con las vanidades del mundo, para que mi corazón albergue sencillo, sea de amor hacia la Santa Familia.

20 de Diciembre: Quinta Posada

Te considero, Peregrina Reina de los Ángeles y Madre de Dios, entrando a la ciudad de Belén, en compañía de tu santo Esposo y solicitando albergue en donde descansar; lo primero que hiciste fue buscar la casa de empadronamiento y cumpliste con humildad los mandatos del César. Qué ejemplo de obediencia me das, Tú, la Emperatriz del Cielo, sujetándose a las leyes terrenas. Concededme, Reina mía, que te sirva a Ti y a Tu Hijo Jesús, conforme a su voluntad y me sujete al estado y esfera en que me ha puesto, para ejercitar las enseñanzas de Nuestro Señor. Amén.

21 de Diciembre: Sexta Posada

Cómo te compadezco, Reina y Señora mía al verte recorrer de puerta en puerta la ciudad de Belén, en busca de un albergue en donde ser acogida; y en ninguna parte se compadecieron de tu delicada situación, alegando que por la afluencia de forasteros no había ni un lugar desocupado. Aquí admiro tu paciencia y me conduelo de tu dolor y del de Sr. S. José al tener que salir fuera de la ciudad y dormir al pie de un árbol. Tú, la Emperatriz del Cielo, sin tener un abrigo que te defendiera de la escarcha y de los vientos. Ruégote, Señora mía, que me alcances de Jesucristo, nuestro señor, gracia para que siga el camino de la virtud y consiga el mirarte eternamente en la Gloria. Amén.

22 de Diciembre: Séptima Posada

En este día, Señora y madre mía, se acordó tu Santo Esposo de una gruta en donde algunas veces los pastores y animales se defendían de las inclemencias del tiempo y con tierna solicitud te condujo a ese sitio, en donde pasaste menos mal la séptima noche de tu peregrinación. Te suplico, Señora, que por tu eficacísima intervención merezca que mi corazón se ablande y abrazado en amor purísimo sea digna habitación donde se alberguen siempre Jesús, María y José. Amén.

23 de Diciembre: Octava Posada

Cuánto sufro, oh, Santísima Virgen al considerar que a pesar de tus sufrimientos pues el alumbramiento se acercaba, tuviste que ayudar a tu amante esposo a limpiar ese lugar inmundo, que ni para bestias era digno. Concededme Señora que mi conciencia se vea limpia de iniquidades, que me conforme en todo con la voluntad de Dios para estar con Él en el cielo. Amén.

Jaculatoria de la Posada Navideña

Humildes peregrinos
Jesús, María y José,
mi alma os doy con ella,
mi corazón también.
Oh! Peregrina agraciada,
oh bellísima criatura,
yo te ofrezco el alma mía
para que me des posada.

Cómo enseñarles a los niños el significado de la fiesta de Las Posadas

enseñarles a los niños que son las posadas

Para las familias católicas mexicanas es importante que los más pequeños vivan Las Posadas no solo como una fiesta donde disfrutar de dulces y pasarlo bien junto a sus seres queridos, sino además comprender la razón básica de Las Posadas. Para ello, es importante hacerles partícipes de la fiesta y explicarles su significado con antelación. Te ofrecemos algunos consejos para inculcar Las Posadas a los niños de una manera lúdica y divertida.

1. Cuéntales el cuento de Las Posadas
Es una historia tradicional navideña, que puedes comenzar a contarles desde el día uno de diciembre. El cuento de Las Posadas narra el viaje de María y José hasta Belén y es muy similar a la canción de Las Posadas.

2. Leer la historia del nacimiento del Niño Jesús en la Biblia
Para que sea más ameno usa una Biblia infantil, con ilustraciones y un lenguaje más sencillo. Además del viaje de María y José a Belén y cómo consiguieron posada, puedes aprovechar para enseñarles el nacimiento del Niño Jesús y la llegada de los Reyes Magos. De esta manera comprenderán mucho mejor el verdadero significado de la Navidad.

3. Hazles partícipes de La Posada que se celebrará en casa
Pueden ayudarte con las invitaciones, la decoración, a rellenar la piñata e incluso con algunas preparaciones culinarias. La idea es que se emocionen, por lo que no se trata de obligarles, sino de inculcarles que su participación es fundamental para que la fiesta salga bien.

4. Permite que tengan sus propios invitados
No hay nada mejor para motivar a los más pequeños a que se involucren en la posada familiar que permitirles que tengan sus propios invitados. Esto hará que se interesen para que esta posada sea maravillosa, además de que así lo pasarán en grande el día de la fiesta

5. Haced la representación en casa
Unos días antes, la familia puede practicar la canción de Las Posadas. En función del número de integrantes del hogar pueden incluso disfrazarse para la representación familiar. ¡Así será más divertido!

6. Pensad en manualidades sobre la canción de Las Posadas
Otra buena manera de que aprendan la canción e inculcarles el sentido de Las Posadas es crear una obra artística o manualidad alrededor de Las Posadas. Por ejemplo, se puede escribir en una cartulina la canción y alrededor dibujar o pegar imágenes que representen el viaje de María y José, la petición de posada y el nacimiento del Niño Jesús.

Puedes leer más artículos similares a Las Posadas. Tradición navideña de México que enseñar a los niños, en la categoría de Familia - planes en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: