El fabuloso chiste de un niño que hace reír hasta al más serio

Un chiste infantil que está consiguiendo hacer reír a todo el mundo

Estefanía Esteban

Qué aburrida sería la vida sin humor, ¿verdad? Y sí, es cierto, cuesta mucho menos hacer llorar a alguien que hacerle reír. Pero los niños son únicos para sacarnos una sonrisa. A menudo son como un bálsamo en medio de un día gris y apagado. 

¿No te ha sucedido a ti alguna vez que, en medio de un torbellino de preocupaciones, llega tu hijo, suelta una frase y te hace reír? Los niños son únicos incluso para contar chistes. Tenemos la prueba: el chiste de un niño que hace reír hasta al más serio. ¿Quieres ponerte a prueba?

Este es el chiste de un niño que hace reír hasta el más serio: ponte a prueba

Es un chiste sencillo. Y muy corto. Seguramente no sea lo mismo si lo escuchamos de un adulto. Ni tampoco si lo leemos: 

- 'Cuando te sientas triste, decepcionado, abraza a un zapato. Sí, un zapato. Un zapato con suela'. 

El juego de palabras es un recurso que a los niños les suele hacer mucha gracia. Pero, ¿y a los mayores? Sin duda, también. ¿O acaso fuiste capaz de no esbozar ni una ligera sonrisa tras escuchar el chiste de este pequeño?

Recuerda que la risa es terapéutica, un antídoto para disipar tristezas y preocupaciones y un vehículo para el positvismo. La vida es como es, pero lo que decidas hacer con ella cambiará por completo según el prisma desde el que la observes. Un pesimista decidirá aceptarla como llegó. Un optimista confiará en poder cambiarla. 

Por qué es importante educar el sentido del humor en nuestros hijos: las 7 grandes razones

El sentido del humor en los niños

Hasta los genios más inteligentes han defendido siempre la importancia de plantearse la vida con una pizca de humor. Tal vez sea porque la realidad ya es lo suficientemente triste como para dejarse abrazar a cada instante por ella. Por eso, el humor, sí, es un valor importante en la educación de los niños. ¿Sabes por qué? 

1. Favorece el aprendizaje. El mejor medio de aprendizaje para un niño es el juego, porque mientras juega se divierte y es feliz. El sentido del humor aporta felicidad, y la felicidad hace que el niño se ilusione. Y ya sabes que la ilusión es el motor del aprendizaje. 

2. Favorece el pensamiento positivo. El sentido del humor hace que aumente la felicidad. Y por supuesto, ejercita de paso el pensamiento positivo, un pensamiento muy necesario para que el niño sea capaz de entender que los objetivos pueden lograrse, que puede conseguir todo lo que se plantee con esfuerzo, perseverancia y confianza en sí mismo. 

3. Mejora la autoestima. El sentido del humor potencia la confianza del niño en sí mismo. Ríe y es capaz de hacer reír a otros... El niño se siente valorado, sobre todo al comprobar esa gran habilidad para aumentar la felicidad de otros.

4. Libera tensiones. Por algo existe la 'risoterapia', talleres en donde la risa es un vehículo liberador de estrés y tensiones. Además, ayudará al niño a darle menos importancia a ciertos detalles y a sobreponerse a situaciones que les puede llegar a crear tristeza o rabia. La risa relaja. ¿Lo has probado alguna vez?

5. Favorece la capacidad de adaptarse a los cambios. Una mente positiva es una mente abierta a los cambios, capaz de darle la vuelta a las adversidades. Conseguirás que tu hijo apueste por la resolución de un problema antes de venirse abajo o rendirse. Y por supuesto, con humor, siempre apostará por adaptarse a los cambios antes de darse por vencido. 

6. Le ayudará a seleccionar lo mejor. Quedarse con los bueno de cada situación y rechazar lo negativo es una buena estrategia para ser más feliz, ¿no crees?

7. Mejora la comunicación y favorece las habilidades sociales. El sentido del humor favorece valores como la empatía, la generosidad y amabilidad. Esto aporta una serie de habilidades sociales que hará que el niño tenga más facilidad para relacionarse con los demás.