Cómo enseñar a los niños a encajar las críticas y lo que otros piensan

Técnica del sándwich para que los niños expresen con respeto la crítica que les ha molestado

Sofía Gil Guerrero
Sofía Gil Guerrero Psicóloga General Sanitaria

Aprender a catalogar las emociones que sentimos, analizarlas y desarrollar la inteligencia emocional es algo que cuesta mucho. De hecho, podemos ver muchas personas adultas que aún no acaban de dominar esta habilidad. Si como adultos, ya nos cuesta dominar algunas emociones, ¡imaginaros lo que les cuesta a nuestros hijos! Por ello, es fácil que se sientan ofendidos rápidamente cuando alguien les hace notar alguna de sus debilidades. A continuación hablamos sobre cómo enseñar a los niños a encajar las críticas y lo que otras personas piensan de ellos.

5 pautas para enseñar a los niños a encajar las críticas

Cómo enseñar a los niños a encajar las críticas

1. Padres, el primer ejemplo a seguir

Somos la fuente de la que los niños se nutren para desenvolverse en el mundo y su aprendizaje está muy basado en lo que ven en nosotros, en nuestro ejemplo. Por ello, el primer paso para enseñar a nuestros hijos a aceptar las críticas es que vean cómo lo hacemos nosotros. Debemos enseñarles que las críticas no son siempre malas y que podemos aprender mucho de ellas: las críticas, si bien entendidas, nos hacen mejorar como personas.

2. Todos somos iguales, aunque únicos

Tenemos que hacerles entender a los nuestros hijos que todos somos iguales y que todos merecemos el mismo respeto y atención que nos dan. Es importante que sepan que todos somos únicos y valiosos, y que ellos no son diferentes. Habrá otros niños a los que no les gustará algo de ellos, pero esto no significa que no sean valiosos y que tengan muchas otras cualidades que los demás admiran de ellos.

Un ejemplo que podemos usar y que seguro entenderán es el del chocolate: a ellos les encanta el chocolate porque está riquísimo, pero hay muchas personas a las que no les gusta.

Los niños y las críticas que reciben

3. Las críticas no son para molestarnos, sino para mejorar

Las críticas que los demás nos puedan hacer llegar no suelen ser para molestarnos, sino que nos indican algo que podemos mejorar. Este es otro de los conceptos que los padres debemos aclarar a nuestros hijos.

4. No todos podemos sentir y pensar de la misma manera

Otra de las formas en las que podemos ayudar a nuestros hijos a encajar las críticas es haciéndoles ver que no todos podemos pensar igual y que está bien. Podemos explicarles, por ejemplo, que en el mundo viven unos 7,6 millones de personas y que, por ende, es muy complicado que todos opinen igual. Esta diversidad está bien, pues si le sabemos sacar partido, nos permitirá crecer cómo personas.

[Leer +: Distinguir entre críticas destructivas y constructivas]

5. Alentar a los niños a expresas sus emociones

Es necesario validar las emociones de los niños y, por ello, debemos fomentar que se expresen abiertamente. Es importante que aprendan que expresarse está bien, pero que debemos hacerlo de un modo adecuado. Si un niño nos ha dicho algo que nos ha molestado y que seguro no tenía intención de ello, debemos hacérselo saber para que no vuelva a hacer lo mismo.

Usar la técnica del sandwich si nos molesta lo que otros piensan de nosotros

Lo que otros piensan de los niños y la técnica del sándwich

Para ayudar a los niños a expresar que les ha molestado una crítica o un comentario (que no pueden encajar), podemos enseñarles a usar la Técnica del sándwich. Esta técnica se basa en expresarse usando tres fases, como las tres capas de un sándwich.

1. La primera capa del sándwich, 'la primera rebanada', es para expresar algo positivo.

2. La segunda, 'el relleno del sándwich', para expresar lo que no nos ha gustado.

3. Y, la tercera, 'la segunda rebanada del sándwich', para acabar expresando algo positivo de nuevo.

Para ejemplificar esta técnica, podemos usar el siguiente caso práctico: Imaginad que vuestro hijo sale a patinar con un amigo y este le dice que es muy torpe. Vuestro hijo se enfada (con razón) y llega a casa muy molesto o le contesta mal a su amigo. Debemos transmitirle que está bien que se sienta molesto y que le diga a su amigo que lo que le ha dicho está mal. Pero, que debemos decir las cosas correctamente.

Ayudar a los niños a aceptar las críticas de otros

En este caso, podríamos aplicar la técnica del sándwich para que nuestro hijo sepa cómo actuar la próxima vez:

- Primera rebanada del sándwich: 'Eres muy bueno patinando, me lo he pasado muy bien saliendo hoy contigo.'

- Relleno del sándwich: 'Pero, me ha molestado un poco que me dijeras que era torpe, pues intento mejorar cada día.'

- Segunda rebanada del sándwich: 'Me ha encantado salir a patinar contigo. A ver si lo podemos repetir pronto.'

La técnica del sándwich es una de las más usadas, pues permite al niño expresarse sus emociones sin enfadarse. Además, actuando de este modo, nuestro hijo aprenderá a tomarse las cosas con calma, a la vez que aprenderá a comunicarse de forma correcta y a pensar cómo transmitir correctamente las emociones que tiene en su interior.

Enseñar y ayudar a nuestros hijos a ser libres para expresar sus emociones y lo que piensan sin miedo es fundamental para garantizarles un correcto desarrollo emocional, así como una buena autoestima. Sin embargo, debemos darles las herramientas adecuadas para que puedan hacerlo sin dañar a la persona que les ha hecho la crítica. De este modo, se sentirán mucho mejor y entenderán que las críticas pueden ser de lo más constructivas.

Puedes leer más artículos similares a Cómo enseñar a los niños a encajar las críticas y lo que otros piensan, en la categoría de Aprendizaje en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: