Los cuentos ilustrados son mejores para el cerebro de los niños que los dibujos animados

Por qué debemos leer cuentos a los niños antes que ponerles vídeos de dibujos

Alba Caraballo Folgado

Los cuentos de que leemos a nuestros hijos suelen incluir imágenes. Esto no es algo circunstancial o aleatorio, las ilustraciones se utilizan para atraer al niño hacia la historia, les ayuda a comprenderla e incluso, en ocasiones, pueden entender la historia sin necesitad de ningún texto.

Pero, ¿sabías que son mejores para los niños que el vídeo? Un estudio demuestra que los cuentos ilustrados son mejores para el cerebro de los niños que los dibujos animados. 

Por qué los cuentos ilustrados estimulan más el cerebro de los niños

Los cuentos ilustrados vs los dibujos animados para los niños

Un estudio realizado en el Hospital Infantil de Cincinatti (USA) liderado por el pediatra e investigador Dr John Hutton afirmó que los libros ilustrados estimulan más el cerebro de los niños que los dibujos animados o los vídeos.

Un vídeo educativo o un audiolibro pueden parecer opciones perfectas para entretener a los niños y, efectivamente no son malas, pero estos investigadores afirman que es mejor leerles un cuento ilustrado. Veamos el por qué.

Los investigadores de este estudio presentaron a un grupo de niños en edad preescolar (ninguno de ellos sabía leer todavía) tres formatos diferentes de cuento: en audio, en vídeo animado y en cuento ilustrado y analizaron lo que ocurría en sus cerebros con cada uno de ellos. 

Ellos resumen el impacto en lo que llaman "el efecto Goldilocks":

  • Con el audiocuento: parecía que los niños tenían que hacer más esfuerzo para enterarse bien de la historia y mantenerse al tanto de lo qué estaba pasando, ya que el lenguaje todavía no es su fuerte. 
  • En el cuento ilustrado: había una integración buena y equilibrada entre los estímulos visuales y los estímulos del lenguaje. Todos parecían cooperar mucho mas. 
  • En el vídeo: era como si todo se viniera abajo, no había esfuerzo por parte del niño

En el estudio se reveló que en aquellos casos en que las madres involucraban a los niños en la lecturase generaba mayor cantidad de actividad cerebral sobre todo en las zonas vinculadas al lenguaje.   

Si el niño tiene una imagen que ilustra una historia, ya tiene algo para comenzar y después su imaginación y creatividad hará el resto. Estos expertos proponen que los padres interactúen a medida que leen a sus  hijos para que ese momento sea más importante para su desarrollo, sobre todo en la edad preescolar. Pueden realizarles preguntas o ir recordando lo que ha pasado hace unas páginas.

En la primera infancia, las redes del cerebro de los niños se están desarrollando y para reforzar esas conexiones, necesitan práctica. Si los niños tienen la oportunidad de practicar utilizando su propia imaginación, están estimulando su cerebro y su capacidad de aprender. A medida que se conviertan en lectores, podrán usar ese aprendizaje para crear imágenes en su mente si el libro no las incorpora. 

Los niños que tienen una exposición excesiva al contenido animado, ya sea en dibujos animados de televisión, tablets o móviles, según crezcan pueden subdesarrollar esas conexiones en el cerebro y no buscarán historias o libros que les generen emociones o sensaciones, sino que se volverán cómodos y, en ocasiones adictos, a tener un contenido en vídeo que lo hace todo por ellos: muestra la imagen y les da la información. 

Puedes leer más artículos similares a Los cuentos ilustrados son mejores para el cerebro de los niños que los dibujos animados, en la categoría de Aprendizaje en Guiainfantil.com.