Cuando las heridas emocionales de los niños les causan dolores físicos

Enseñar a los niños a gestionar sus emociones es imprescindible

María José Padilla
María José Padilla Coach educativa

'Nuestro cuerpo responde a nuestra manera de pensar, sentir y actuar'. En la actualidad, sigue siendo objeto de estudio saber cómo afecta el mundo de las emociones a nuestro cuerpo. Queda mucho que investigar, aunque en lo que sí están de acuerdo muchos profesionales es en que el mundo de las emociones afecta directamente a nuestro cuerpo físico, a nosotros como padres pero también en el caso de nuestros hijos. Y es que ciertas heridas emocionales, puede acabar convirtiéndose o causando dolores físicos en los niños.

La falta de gestión emocional puede causar dolores físicos

Las heridas emocionales en los niños

¿Qué podemos hacer los padres? Lo primero de todo ser conscientes de ello. Y es que no siempre llegamos a darnos cuenta de cómo afectan nuestras emociones a nuestro bienestar físico. Gracias al consumismo y automatismo en el que vivimos día a día, llevamos una vida que no nos deja pararnos ni a pensar por qué sentimos ese mal en el cuerpo. Sin embargo, lo que deberíamos plantearnos es: ¿Qué es lo que me quiere decir mi cuerpo a través de ese malestar o dolencia?

Los medicamentos enmascaran nuestras emociones. Así, llega un día en el que me duele la cabeza y en lugar de parar y pensar qué conflicto interior estoy viviendo que me siento así de mal, voy corriendo al botiquín de casa para tomar un paracetamol que me alivie y seguir con mi vida estresante, qué me está provocando esa presión arterial.

O en lugar de parar a pensar por qué tengo el estómago revuelto o incluso una úlcera, seguramente porque no he digerido bien algún tema personal o profesional o por la vida con ansiedad que llevo que me hace acumular nervios en ese lugar, pues me quejo de la dolencia, espero a que se pase o tomo medicación adecuada para evitar el dolor.

Así día tras día o síntoma tras síntoma o trastorno. Dolor de cuello, dolor de espalda, cervicales, tensión en la mandíbula…

Más atención y menos 'jarabes'

Cuando las emociones se convierten en dolores para los padres

Si yo como padre o madre no aprendo a gestionar ese tipo de dolencias a través de mis emociones, ¿cómo es posible que mis hijos aprendan a hacerlo? ¿Cuáles serán las consecuencias de esta ausencia de aprendizaje?

Y aquí hemos llegado la clave de esta cuestión... Son muchos niños los que expresan conductas como dolencias de estómago, de cabeza, rabietas inesperadas o llamadas de atención, que lejos de ser consecuencia de un mero dolor corporal, se acerca más a un dolor emocional.

Si como padres, no hemos aprendido a gestionar esos males emocionales, acabaremos diciéndole al niño:

  • Eso no es nada.
  • Te doy un masajito y se te pasa.
  • Duérmete y mañana estarás mejor.
  • No te quejes por tonterías.
  • Toma un poquito de jarabe y se te pasa…

Heridas emocionales que causamos en los niños

Consecuencias de las heridas emocionales para los niños

La salud de nuestro cuerpo pasa indudablemente por la buena gestión emocional, puesto que las emociones son respuestas psicofisiológicas. Y eso conlleva un aprendizaje y una manifestación adecuada de las emociones, para evitar que nuestros hijos crezcan así:

- Pensando que son débiles si manifiestan sus emociones.

- No aprendan a ser ellos mismos, manifestándose tal y como son.

- No sepan escuchar su cuerpo.

- No se presten atención a sí mismos.

- Aprendan a vivir en el autoengaño o en la falta de autoconocimiento.

- Desarrollen baja autoestima.

- No se sientan merecedores de atención.

Y como rebote de este analfabetismo emocional y corporal, aprendan a vivir con emociones mal gestionadas como la frustración, el enfado constante, la ira o la falta de amor.

'Es mucho más importante conocer qué tipo de paciente tiene la enfermedad que conocer el tipo de enfermedad que tiene el paciente'. William Osler, uno de los padres de la medicina actual.

Puedes leer más artículos similares a Cuando las heridas emocionales de los niños les causan dolores físicos, en la categoría de Conducta en Guiainfantil.com.