Que los niños tengan vergüenza no es malo pero deben saber gestionarla

Estas son las situaciones que más vergüenza provocan a los niños tímidos

Melina Núñez Martín
Melina Núñez Martín Psicóloga general sanitaria

Todos, en algún momento de nuestra vida, hemos sentido de vergüenza o timidez. Dependiendo de la situación que se produzca, ha sido más o menos desagradable, pero gracias a las herramientas que hemos adquirido según hemos ido creciendo, hemos sabido reaccionar. Que los niños sientan vergüenza no es malo, pero debemos enseñarles a gestionarla según su forma de ser.

Por qué se da la vergüenza en la infancia

Qué es la vergüenza en los niños

La vergüenza es una emoción secundaria que genera una sensación desagradable cuando la sentimos y que está presente, tanto en los adultos como en los niños, cuando hacemos una evaluación negativa de nosotros mismos.

Suele aparecer en las interacciones interpersonales y por ese motivo, también hablamos de la vergüenza como una emoción social, tal y como explica la profesora de psicología Itziar Etxebarria en su libro 'Las emociones autoconscientes: culpa, vergüenza y orgullo'.

La vergüenza es esa sensación que, en castellano, denominamos 'Tierra, trágame'. Experimentamos el deseo de desaparecer o escondernos interrumpiendo lo que estábamos haciendo, generando confusión y torpeza al hablar e incluso, adoptando una postura de encogimiento del cuerpo como si quisiéramos desaparecer de la mirada ajena.

Esta emoción está presente en los niños y se hace más evidente a partir de los 18 a 24 meses cuando empiezan a interaccionar más a nivel verbal con otras personas y comienza como una respuesta afectiva.

En qué situaciones suelen sentir vergüenza los niños tímidos

Situaciones que causan vergüenza en los niños

Cuando los niños son pequeños, la vergüenza aparece con mayor frecuencia cuando tienen que interaccionar con una persona desconocida o familiar al que ven con poca frecuencia. Los adultos solemos acercarnos a los más pequeños para preguntarles o hacerles algún comentario con total tranquilidad y entusiasmo, pero la reacción de los niños y las niñas más tímidos suele ser esconderse detrás del adulto, encorvar el cuerpo o agachar la mirada.

Al final, tenemos que saber que todas las emociones tienen una función y en este caso, la función que tiene la vergüenza es la de proteger nuestro 'yo' (nuestro autoconcepto). El hecho de exponernos delante de otras personas o equivocarnos delante de otros, supone poner en riesgo nuestro autoconcepto y generar una situación incómoda porque creemos que los demás nos evalúan y nos juzgan.

Por ello, otra situación que, acabamos de mencionar y que genera mucha vergüenza a los niños, es cometer algún error que consideran infantil o ridículo. Como por ejemplo, tener un escape de pis o caca cuando a sus compañeros no le ocurre, equivocarse en algún juego o tarea cuando el resto de niños lo han hecho bien o le dicen que es muy fácil ('¿Todavía no lo has terminado? Pero si es muy fácil...'), caerse o tropezarse delante de otras personas, etc.

O cuando otras personas se ríen por algún comentario o gesto gracioso que acaba de hacer, pero él o ella no son conscientes y no entienden por qué se ríen.

No es malo que los niños tengan vergüenza

La vergüenza de los niños no es mala

No obstante, estas situaciones dependen de la personalidad de cada niño o niña. Hay niños más extrovertidos que no muestran problemas en interaccionar y hablar con otras personas desconocidas. Incluso, lo hacen como si les conocieran 'de toda la vida'. O cometer un 'error infantil' como un escape de pis o ver que otros se ríen por algún comentario que ha hecho él mismo, lo consideran gracioso y se ríen como los demás.

Por lo que, hay que destacar que estas situaciones son en términos generales y que la respuesta a ellas, dependerá de la personalidad y experiencia de cada niño o niña.

Experimentar vergüenza no es malo. La vergüenza es una emoción natural que nos acompaña durante toda la vida y que tiene una función adaptativa. Por ello, no podemos controlarla ni eliminarla. Igual que el resto de emociones, deben aprender a gestionarla para reforzar la confianza en sí mismos y evitar que esta aparezca de forma intensa interfiriendo en su vida diaria.

Recursos para ayudar a los niños a manejar la timidez o vergüenza

Los niños no nacen sabiendo cómo gestionar su timidez. Por ello, los padres y los maestros debemos darles las herramientas y recursos que necesitan para saber cómo enfrentarse a esta forma de sentirse. Para ello, y como hemos mencionado antes, debemos tener en cuenta la forma de ser de los niños, ya que cada pequeño necesita un tipo de ayuda.

En cualquier caso, a continuación os proponemos algunos recursos que os podrían resultar muy efectivos.

5 juegos para ayudar a los niños tímidos a perder la vergüenza 5 juegos para ayudar a los niños tímidos a perder la vergüenza. Ayudar a los niños tímidos a perder la vergüenza es más fácil con estos juegos infantiles. Te proponemos algunos recursos contra la timidez infantil que puede ser muy útil para los niños vergonzosos. A través de la visualización, podemos ayudar a nuestros hijos a gestionar sus emociones.

Cómo educar a los niños tímidos Cómo educar a los niños tímidos. Hay niños más tímidos que otros. Son niños que prefieren jugar solos y tienen problemas para relacionarse con los demás. Pero la timidez puede superarse. Te enseñamos cómo. La timidez no es una enfermedad, hace parte de la personalidad de los niños. Solo hay que ayudar a tu hijo a superarla si ella se convierte en un problema.

El oso infeliz. Poema infantil sobre la timidez El oso infeliz. Poema infantil sobre la timidez. Esta poesía: El oso infeliz, es un poema infantil sobre la timidez, podemos leerlo con los niños y analizar qué le ocurría al oso por ser tan vergonzoso. Los poemas son una manera de estimular el aprendizaje de los niños.

El niño tímido. Timidez infantil El niño tímido. Timidez infantil. Los niños y la timidez. Guiainfantil.com revela las causas y consecuencias de la timidez infantil y cómo los padres pueden entender e interferir cuando sea necesario en en estos casos.

La timidez y la vergüenza de los niños La timidez y la vergüenza de los niños. ¿A qué se debe la timidez y la vergüenza de los niños? ¿Cómo podemos los padres enseñar a nuestros hijos a gestionarlas? Te damos algunas claves y algunos recursos educativos que son perfectos para niños tímidos y vergonzosos que deben aprender a gestionar estas situaciones.

Esto es lo que pasa en el cerebro de los niños cuando tienen vergüenza Esto es lo que pasa en el cerebro de los niños cuando tienen vergüenza. Comprender qué pasa en el cerebro de los niños cuando tienen vergüenza, nos ayuda a saber cómo se sienten en los momentos que se sienten vergonzosos. Te damos algunas claves para que sepas qué tipos de vergüenza hay y cómo ayudarles a gestionar esta emoción tan común relacionada con el miedo.

Qué pueden aprender los niños de la vergüenza y cómo les influye Qué pueden aprender los niños de la vergüenza y cómo les influye. Hablamos sobre todo lo que los niños pueden aprender de la vergüenza así como en qué momento les influye de una forma negativa. Los padres debemos enseñar a los niños a gestionar los momentos vergonzosos para trabajar su inteligencia emocional y darles las herramientas que necesitan.

Soy muy vergonzoso. Poema corto para hablar con niños de la vergüenza Soy muy vergonzoso. Poema corto para hablar con niños de la vergüenza. Con este poema corto, los niños aprenderán qué es la vergüenza y qué significa ser muy vergonzoso. Esta poesía de Marisa Alonso y las actividades educativas son una herramienta de educación emocional para que los niños aprendan a identificar, gestionar y comprender la vergüenza y la timidez.

Puedes leer más artículos similares a Que los niños tengan vergüenza no es malo pero deben saber gestionarla, en la categoría de Conducta en Guiainfantil.com.