Enseña a los niños a tomar apuntes con el método Cornell

Herramienta con la que los niños aprenden a organizar su estudio de cara a los exámenes

Maya López
Maya López Licenciada en Filosofía y Letras

Según nuestros hijos se van haciendo mayores, pasan de escribir sus primeras letras en libros fungibles a tomar sus propios apuntes en folios en blanco mientras el profesor explica la lección. Si tu niño está en esta segunda etapa y quieres darle recursos para que se quede con las ideas clave y sepa tomar bien las notas, te proponemos que le des a conocer el método Cornell diseñado para enseñar a los niños a tomar apuntes en clase, ¡puede que hasta a ti te sirva para tus reuniones de trabajo!

Tomar apuntes en clase con el método Cornell

método cornell para tomar apuntes

Recuerdo cuando estaba en la ESO, y no digamos cuando pasé a Bachillerato y poco después di el salto a la Universidad, ¡no paraba de tomar apuntes! A mi modo, claro está, prestando atención para no perder el hilo de lo que decían los profesores. Ahora ha llegado a mis oídos un método que parece ser resulta de gran utilidad para organizar las notas y también de cara al estudio y quiero compartir contigo: el método Cornell.

Empezó a usarse en los años cuarenta de la mano del Doctor en Psicología Walter Pauk y consiste en dividir la hoja en vertical en cuatro partes: título, notas importantes, ideas destacadas y resumen. Las secciones se completan en clase y posteriormente cuando llegamos a casa y nos ponemos a repasar lo que hemos visto ese día en el aula. Es de gran utilidad para extraer la información, quedarse con lo importante e incluso para hacer un esquema y tener las ideas claves a golpe de vista. ¡Vamos a ver parte por parte! 

- Primera parte: título o encabezado
En la parte superior de la hoja vamos a anotar el encabezado o título, es decir, el nombre de la asignatura, el tema que toca para esa clase, el nombre de la lección e incluso la fecha. Es lo que menos espacio se va a llevar, pero lo que más nos va ayudar a tener localizado de qué tratan esos apuntes en cuestión. Podemos incluso, al llegar a casa, decorarlo un poco, con rotuladores de colores, por ejemplo, ya sabes que son pequeñas cosas que motivan mucho a la hora del estudio.

- Notas a la izquierda
Ahora trazamos una línea en mitad de la hoja dejando que la parte de la izquierda sea un poco más pequeña que la de la derecha y sin llegar al final de la hoja (fíjate cómo está hecho en el esquema). Las notas irán en esa parte que queda a la derecha. Aquí tendremos que anotar fechas, fórmulas, conceptos, definiciones, ejemplos y desarrollo de ideas según de qué asignatura se trate. Podemos incluso hacer pequeños dibujos que ayuden a la correcta comprensión de los apuntes que estamos tomando.

- Ideas clave a la derecha
Y en la parte que queda a la izquierda pondremos las ideas clave: datos importantes, puntos más destacados, ideas principales... Este apartado no se tiene que rellenar mientras estamos tomando los apuntes, lo tenemos que completar una vez se ha terminado la clase. De este modo tendremos todo bien organizado en forma de esquema o mapa con las ideas más importantes ¡no se nos olvidará nada de nada! En caso de que tengas dudas, escríbelas en este apartado al lápiz para preguntar al profesor o a los compañeros cuando tengas oportunidad.

- Resumen en la parte de abajo
En la parte de debajo de la hoja hemos dejado espacio para el resumen de todo lo que se ha dicho en clase ese día, poniendo en las primeras líneas a lo que tendremos que dedicar más estudio y dejando para los últimos renglones aquellos conceptos que debemos conocer, pero que ya no son tan importantes. Este recuadro también lo dejaremos para el final de la clase. Primero repasamos las notas que hemos tomado y luego ya completaremos esta sección.

Ventajas del método Cornell para tomar apuntes

tomar apuntes con el método cornell

El método Cornell tiene la notable ventaja de poder organizar bien los apuntes, pero es que además usarlo de manera continuada tiene otros beneficios para los alumnos:

- El alumno presta más atención en clase, se vuelve todo oídos para captar esas notas y esas ideas clave que tiene que poner en su hoja dividida en secciones.

- Mejora la concentración, la atención sostenida y la capacidad de síntesis.

- Por otro lado, al alumno le cuesta menos estudiar de cara al examen. No solo porque tiene los apuntes mejor estructurados, si no porque además los completa, lee y revisa cada día al terminar las clases.

- Tomar apuntes con el método Cornell es más interesante, motivante y menos aburrido ¡más de un compañero le va a coger prestada la idea a tus hijos!

- Combinar los apuntes Cornell con los esquemas, los resúmenes y la atención prestada al profesor será sinónimo de una buen aprendizaje.

Ya tengo mis apuntes, ¿ahora cómo estudio?

método cornell para niños

El método Cornell se puede usar para tomar apuntes en la escuela y también para estudiar. Leemos las notas que hemos tomado y que ya hemos completado en su día. Nos aseguramos que lo entendemos todo, buscamos en el diccionario aquella palabra que no terminamos de comprender y, una vez que tenemos listo este punto, pasamos a subrayar las ideas más importantes de un color y las fórmulas o fechas que hay que memorizar de otro.

Hacemos el esquema, mapa conceptual u organizador visual que nos haga tener los conceptos bien a la vista y ya podemos ponernos con la sesión de estudio varios días antes de que llegue la fecha del examen para evitar darnos el atracón de última hora.

Recuerda a tus hijos que no se trata de aprenderlo todo de memoria, si no de comprender para qué sirve la lección de lengua o matemáticas que tenemos entre manos y cuál es su utilidad. Proponle que lo explique con sus propias palabras, que ponga otros ejemplos a los ya dados y que piense en una aplicación práctica para la vida real. ¡Así sí que va a ser motivante ponerse con los estudios!

Puedes leer más artículos similares a Enseña a los niños a tomar apuntes con el método Cornell, en la categoría de Escuela / Colegio en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: