Sacroileitis en el embarazo. La dolencia lumbar del tercer trimestre

Además de sufrir este dolor y molestia durante la gestación, también se puede dar durante el posparto

Ignasi Català
Ignasi Català Neurocirujano

Es conocido que, durante el embarazo y en concreto durante el tercer trimestre, las mujeres pueden sufrir dolor lumbar causado por el peso abdominal del bebé. Algunas embarazadas, además, pueden sufrir dolores en las piernas, secundarios a la compresión del nervio ciático por el bebé en la pelvis. Otra causa menos conocida de dolor lumbar durante el embarazo o el postparto puede deberse a una inflamación de la articulación sacroilíaca, que llamaremos sacroileitis. Vemos en profundidad de qué se trata esta molestia.

Qué es la sacroileitis en el embarazo y causas por las que se produce

La sacroileitis en el embarazo

La sacroileitis es la inflamación o malfunción mecánica de la articulación sacroilíaca que genera dolor lumbar. Se estima que entre un 15-20% de las lumbalgias diagnosticadas provienen de esta articulación y no de la columna lumbar.

La articulación sacroilíaca es la articulación más grande del cuerpo humano. Une el hueso sacro con el hueso iliaco de la pelvis. Tenemos dos articulaciones sacroilíacas, una en cada lado. Aunque la llamemos articulación, su función no es el movimiento, sino el soporte de la columna lumbar.

Solo hay una situación fisiológica en la que esta articulación se mueve, en las fases finales del embarazo y durante el parto. Esta articulación se abrirá, ensanchando la pelvis, para poder dar a luz al bebé. Esta es una de las razones por la que este problema es dos veces más frecuente en mujeres que en hombres.

Son múltiples las causas de un dolor proveniente de la articulación sacroilíaca y, como el dolor es muy similar a una lumbalgia de origen en la columna, es de capital importancia preguntar al paciente como empezó el dolor ya que nos dará mucha información sobre el posible origen del mismo. Dividiremos las causas de una posible sacroileitis en traumáticas (caídas) y no traumáticas. En ambos grupos pueden encontrarse mujeres embarazadas que pueden sufrirla durante el parto o el embarazo.

Las mujeres durante la gestación producen una hormona llamada relaxina, que sirve para relajar los tejidos y permitir que la piel del abdomen, por ejemplo, se pueda distender sin dolor. También servirá para hacer más elásticos los ligamentos de la pelvis y más flexible la sacroilíaca para la preparación al parto. Hay algunas mujeres que no recuperan la solidez necesaria de la pelvis tras el embarazo, presentando dolor lumbar de origen sacroilíaco por exceso de movilidad de la pelvis.

Durante el parto, sobre todo los complicados, algunas maniobras pueden lesionar la pelvis de la madre o la musculatura del suelo pélvico, provocando tras el parto una inflamación de la sacroilíaca y manifestando dolor.

Síntomas de la sacroileitis en la mujer embarazada

Qué es la sacroileitis en el embarazo

Los síntomas de sacroileitis son muy similares a una lumbalgia originada en la columna. También puede acompañarse de una falsa ciática, ya que el nervio ciático discurre justo por debajo de esta articulación. Al ser la articulación más grande del cuerpo, cuando se lesiona, provocará un dolor muy intenso. Los pacientes con sacroileitis están más incapacitados que los pacientes con lumbalgia de origen discal.

Los síntomas principales son la lumbalgia baja unilateral (en un lado del cuerpo). El dolor se extiende hacia la cadera y la ingle y se puede extender por la pierna en su cara lateral hasta el tobillo e incluso al pie, simulando una ciática por hernia discal.

Los pacientes, en este caso las mujeres embarazadas o que han dado a luz, pueden presentar todos o algunos de estos problemas: dolor nocturno, no pueden dormir del lado afecto, dolor al sentarse, dolor al estar de pie y dolor al subir escaleras.

Diagnóstico y tratamiento de esta molestia en el embarazo y posparto

sacroileitis y diagnóstico y tratamiento

No existe ninguna prueba radiológica que nos indique que la sacroilíaca está afectada o el dolor provenga de allí. El diagnóstico se realiza mediante la historia clínica, la exploración y la punción diagnóstica. Debe realizarla un especialista de columna.

Su tratamiento es radicalmente distinto al de cualquier lumbalgia de origen en la columna. El conservador, uno de los más comunes, consiste en fisioterapia para fortalecimiento de músculos de la pelvis, cinturón de cierre pélvico, punción directa de la articulación o radiofrecuencia de la misma.

Cuando el tratamiento conservador falla, se realizará cirugía de fusión de sacroilíaca.Al ser una articulación de carga o soporte, el fusionar esta articulación no implicará una perdida de función o movilidad del paciente. Deberemos evitar la fusión en mujeres en edad gestacional, ya que, una vez fijada la articulación sacroilíaca en caso de embarazo no se podrá realizar parto vaginal y se deberá realizar una cesárea.

Puedes leer más artículos similares a Sacroileitis en el embarazo. La dolencia lumbar del tercer trimestre, en la categoría de Enfermedades - molestias en Guiainfantil.com.