5 posturas de yoga recomendadas en el tercer trimestre de embarazo

La práctica de esta actividad puede convertirse en tu mejor aliado para reducir la ansiedad por el parto

Carmen Castillo
Carmen Castillo Profesora de yoga

Llega la recta final y nos hacemos cada vez mas conscientes del momento del parto. Una cascada de emociones, desde la alegría al miedo, pueden surgir en los últimos meses de embarazo. Preocupadas por nuestra capacidad de parir, es un momento en el cual necesitamos sentirnos informadas y seguras y para ello la práctica del yoga, la relajación y la meditación pueden ayudarnos. Estas son las 5 posturas de yoga recomendadas en el tercer trimestre de embarazo. 

Durante una mujer recta final de tu embarazo, ¡practica estas posturas de yoga! 

5 posturas de yoga recomendadas en el tercer trimestre de embarazo

El peso de nuestra tripa cuando llegamos al último trimestre de embarazo puede generarnos algunas molestias típicas de este momento. La compresión del diafragma puede dificultar la respiración, ya que todos los órganos están mas comprimidos y, debido al aumento del volumen sanguíneo, podemos experimentar problemas de hinchazón en las piernas y los pies. Para reducir estas sensaciones, te recomendamos algunas posturas de yoga que te harán sentir mejor mientras esperas el gran desenlace. 

Postura del Perro Boca abajo con silla
Una postura maravillosa para dar movilidad a toda nuestra columna, generar espacio intercostal y liberar tensión en los hombros. Busca una silla y colócala con el asiento hacia nosotras. Pondremos las manos sobre los bordes del asiento de la silla y caminaremos suavemente hacia atrás, con la rodillas ligeramente dobladas para liberar la pelvis. Con los talones despegados del suelo, iremos progresivamente alargando toda la columna. Para salir de la postura, caminaremos hacia delante volviendo a la vertical.

Movimientos de pelvis circulares
Este movimiento alivia la presión del bebé en los vasos sanguíneos y nervios de la zona baja de la pelvis y los muslos. Es una postura que aporta mucha movilidad a la zona inferior del abdomen, ayuda a aliviar la tensión en la zona lumbar y prepara la pelvis para el día del parto. Desde la postura del gato, colocaremos los antebrazos en el suelo y soltaremos la cabeza. Comenzaremos a realizar pequeños círculos con la pelvis, invitando a que todo el cuerpo vaya entrando en el movimiento e intentado ampliar cada vez mas el círculo.

Postura de la guerrera con silla (Virabhadrasana II)
Una postura que fortalece espalda, piernas y tobillos, pero que sobretodo lubrica y estimula la apretura de las ingles y la pelvis. Colocamos una silla en el centro de la esterilla y nos sentamos en la parte delantera. Estiramos una pierna por detrás, asegurándonos que ambos pies estén bien apoyados en el suelo. Inspirando abrimos los brazos en cruz y espirando suavizamos los hombros, el vientre y la boca. Para salir, deslizamos la pierna de atrás y juntamos las dos piernas y repetimos del otro lado.

Postura restaurativa
Las posturas pasivas son muy importantes y muy beneficiosas al final del embarazo. El bienestar físico y mental es fundamental para que puedas vivir tu embarazo de manera saludable. Por tanto, tomar momentos de descanso y disminuir el nivel de estrés es muy importante en las clases de yoga prenatal para que podamos gestar y preparar nuestro cuerpo y nuestra mente de manera óptima. Es una invitación a que nos encontremos con nosotras mismas, ralentizando la respiración para hacernos consciente de nuestro interior y de nuestro bebé.

Savasana
Colócate tumbada boca arriba o de lado, según lo cómoda que nos sentimos en ese momento. En esta postura la temperatura corporal suele descender, así que es conveniente tener una mantita para taparnos. Colocamos una manta debajo de la cabeza y otra debajo de las piernas, si estamos boca arriba o entre las piernas si estamos tumbadas de lado. Vamos permitiendo que la respiración empape todos los lugares de nuestro cuerpo y llegue a nuestro bebé, permitiendo que nuestro cuerpo vaya cogiendo peso. Nos mantenemos unos instantes en silencio con la atención plena en nuestra respiración. 

Todas las posturas siempre deberán siempre realizarse con cuidado y respeto, hacía nosotras mismas y nuestro bebé. Si notamos cualquier molestia o malestar es preferible deshacer la postura o pedir ayuda para adaptarla según las posibilidades y limitaciones que experimentamos en cada momento. Recuerda que tu cuerpo está en permanente cambio durante la gestación y es recomendable, para que la practica sea beneficiosa, realizar las posturas con un profesor de yoga especializado en yoga prenatal.

Puedes leer más artículos similares a 5 posturas de yoga recomendadas en el tercer trimestre de embarazo, en la categoría de Cuidados - belleza en Guiainfantil.com.