Si estás embarazada y quieres practicar yoga, ¡esto te interesa!

8 útiles consejos antes de hacer este tipo de ejercicios durante el embarazo

Carmen Castillo
Carmen Castillo Profesora de yoga

¿Estas embarazada y quieres practicar yoga? ¡No lo dudes! Es una ayuda inestimable para estar en óptimas condiciones físicas, mentales y emocionales durante los nueve meses de gestación y de cara al parto. Si ya has hecho yoga antes, conocerás de sobra los beneficios que esta disciplina ofrece. Y si no has hecho yoga nunca, es una oportunidad única para hacerte consciente de tu cuerpo y prepararte para el momento que tengas a tu pequeño contigo. 

Por qué practicar yoga durante el embarazo 

yoga y embarazo

Antes de empezar la práctica del yoga prenatal, debemos comprender el gran abanico de posibles beneficios para la mamá y para el futuro bebé de esta maravillosa práctica. 

- Mantiene la salud física de la futura mamá.

- Ayuda a corregir la postura y alivia la tensión muscular.

- Es una ayuda inestimable para liberar emociones.

- Permite ser consciente de la respiración.

- Los movimientos realizados preparan el cuerpo para el día del parto.

- Fortalece el suelo pélvico.

- Es un momento de conexión única entre la madre y su bebé. 

Consejos para embarazadas que quieren practicar yoga 

consejos para la práctica del yoga

Las clases de yoga para embarazadas deben estar específicamente diseñadas para la mujer gestante y, por ello, existen una serie de recomendaciones de seguridad importantes que se deben seguir para conseguir un mayor éxito de la práctica y, también, para que no afecte a la salud de la mujer ni a la del bebé. 

1. No es necesario haber practicado yoga antes
Para poder hacer yoga prenatal no es necesario haber practicado yoga anteriormente. Tanto las mujeres con una práctica regular como las que nunca han hecho yoga pueden de una forma segura empezar después del tercer mes de gestación.

2. Busca un centro o profesor especializado en yoga prenatal
Es importante buscar un sitio adaptado a la necesidad de la mujer, sobre todo si nunca has probado esta disciplina antes. Las posturas de yoga prenatal deben ser específicamente diseñadas para cada etapa del embarazo y es necesario adaptar la práctica para facilitar a la mujer la conexión con su cuerpo y pueda ser consciente de todos los cambios fisiológicos, emocionales y anatómicas por lo que está transitando.

3. Disfruta y no te fijes metas inalcanzables
Durante el embarazo se recomiendan al menos 30 minutos de actividad física al día. Si no es posible, una práctica con posturas sencillas o simplemente técnicas de relajación puede ayudar a mantenerse en forma y prepararse adecuadamente para el trabajo de parto. Por otro lado, es mejor practicar 10 minutos todos los días que hacerlo solo una vez por semana.

4. Mantente siempre hidratada
Es aconsejable buscar un sitio adecuado, una sala bien ventilada, y llevarse siempre una botellita de agua.  Mantener una hidratación constante, tanto durante la práctica del yoga como en los momentos de descanso, es importante.

5. Evita algunas posturas
La más importante recomendación es la de evitar cualquier postura que ejerza presión en el abdomen. Otras posturas pueden seguir practicándose siempre y cuando resulten cómodas.

6. No te exijas demasiado
Si en cualquier momento sentimos la necesidad de parar la realización de los ejercicios por la razón que sea, debemos seguir nuestra intuición y nunca, bajo ningún concepto, forzar el cuerpo y nuestra salud. 

7. Pon especial atención a tu respiración
Durante el embarazo no deberíamos retener la respiración en ningún momento. Al contrario, la respiración debe ser fluida y, en vez de controlarla, debemos aprender a soltarla, invitando a la futura mamá a soltar el aire por la boca con largos suspiros.

8. Consulta con tu matrona o médico 
El yoga prenatal no es una sustitución a un seguimiento médico regular. Antes de probar una clase de yoga prenatal, consulta a su médico o matrona para asegurarte que no está contraindicado en su caso concreto.

Mi labor como profesora de yoga prenatal no se limita a mejorar una postura. Es una labor integral donde trato de acompañar a cada madre para que disfrute plenamente de esta etapa tan especial y pueda escuchar con mayor claridad su cuerpo y sus emociones para establecer vínculo único con su bebé.

Puedes leer más artículos similares a Si estás embarazada y quieres practicar yoga, ¡esto te interesa!, en la categoría de Cuidados - belleza en Guiainfantil.com.