Estremecedor relato de una mujer tras dar a luz a su bebé con el que llorarás

Las primeras 48 horas de una madre con su bebé

Lidia Nieto
Lidia Nieto Editora Jefe

No se puede negar, dar a luz es difícil. Y no me refiero a todo lo que supone ponerse de parto (romper aguas, dilatar, contracciones...) sino a otro aspecto menos mostrado, pero quizás más cruel y duro: las consecuencias físicas y psicológicas para una mujer tras el parto. Por eso hoy quiero contaros la historia de Autumn Benjamin, que podría ser la tuya o la mía, y es que con solo una imagen publicada en su Facebook, esta joven ha revelado la verdadera realidad que sufrimos muchas mujeres tras el parto y que poco tiene que ver con la que nos venden las famosas en sus cuentas de Instagram. 

Cómo se siente una mujer tras el parto 

impactante imgen que revela la realidad de una mujer tras el parto

Ya me avisó mi amiga Silvia cuando la llamé emocionada para decirla que en nueve meses Adriana, su bebé, tendría alguien con quien jugar: "Muy bonito en las películas, pero estar embarazada es un rollo". ¡Y qué razón tenía! Los vómitos y las náuseas de las primeras semanas (a mí me duraron hasta casi el quinto mes), las dudas sobre la alimentación a llevar, los miedos ante cualquier ecografía... ¡Demasiadas cosas! Pero aún así, yo me ilusionaba pensando el día que tendría a Elena, ese fue el nombre que elegí para mi pequeña. Íbamos a hacer muchos planes juntas: pasearíamos a diario, nos iríamos de compras, la leería muchos cuentos... 

Todo mi castillo de sueños se derrumbó después de dar a luz. A pesar de haber tenido "una horita corta" (dilaté rápido y en tres horas Elena estaba agarraba a mi pecho), ¡eso no era lo que esperaba! Recuerdo llegar a la habitación, bajar las persianas para poder recuperarme un poco del cansancio y... ¡no poder! Mi pequeña lloraba porque tenía hambre, ¡y no era la única! Mis tripas sonaban, pero la comida que me había traído el hospital no era muy apetitosa, aún así me la comí. ¡Esto no había hecho nada más que empezar!

Las primeras 48 horas de una mujer con su bebé

Pero hoy no quiero contar mi historia, sino la de Autumn Benjamin (arriba en la foto), una mujer valiente que ha querido hacer público esa realidad que pocas embarazadas cuentan después de dar a luz, pero que es casi obligatorio que toda mujer que esté embarazada vea, conozca y sepa. Es, lo que yo llamo, ¡la cara B de la maternidad! ¡Así comienza su estremecedor relato!

"He debatido sobre si compartir o no esta foto, pero he decidido seguir adelante porque creo que muestra las las consecuencias del parto y el sacrificio máximo que hacen las madres desde el primer día. Esto fue 2 días después de dar a luz a Layla", cuenta.  

Y así es como Autumn comienza a relatar estas primeras horas: "Lo primero: Comer esa "deliciosa comida" proporcionada por el hospital: un bistec cocinado y unas pobres guarniciones. Segundo aprender a amamantar a este pequeño ser humano que acababa de traer al mundo. Tercero: usar estas grandes bragas de malla, todavía luciendo una barriga embarazada, y es que nadie me dijo que mi barriga no bajaría de inmediato. Tampoco nadie me comentó que estaría sangrando ni que me derramaría lágrimas constantemente. Recuerdo que estaba acostada en la cama del hospital llorando porque mi bebita finalmente estaba aquí... ¡FINALMENTE!". 

"¿Y ahora qué?", se preguntaba Autunm, a quien un sentimiento aterrador la consumía por dentro. "Si me pequeña estaba conmigo, significaba que ella ya no estaba protegida dentro de mí". Menos mal que a su lado estaba Kevin, su marido, que la intentaba consolar mientras la ayudaba a ducharse en el baño del hospital. 

Los días y las semanas siguientes en casa tampoco fueron un camino de rosas. "No podía caminar, tenía dificultades para ir al baño y me tuve que poner esos horribles pañales. Nunca pensé que volvería a ser normal otra vez. Mi marido tenía que ayudarme a hacer todo: desde sentarme a hacer pis hasta subir las escaleras". 

estremecedor relato

Y es que como dice Autunm, "ser madre es el sacrificio definitivo. Renuncias a tu cuerpo durante nueve meses para que crezca este pequeño bebé, dejas de lado la vergüenza y el pudor mientras caminas por tu casa con pañales, le pides a tu marido que eche un poco de agua tibia sobre esa herida que tienes en tu zonas más íntimas y pasas horas sin dormir para poner al niño al pecho, porque así tú lo has querido... Pero lo más importante es que las madres renuncian a quienes eran antes de ser madres. La mayoría de las mamás relegan a un segundo plano muchos de sus pasatiempos, sueños y planes. Las mamás ponen sus vidas en espera para que sus bebés puedan vivir la suya"

Autunm termina su confesión con una advertencia para todos aquellos que no han pasado por esta situación: "Nunca desacredites a una madre. No sabes la mitad. Yo solía ser divertida, locuaz y extrovertida, pero ahora soy la madre de Layla. Y estoy bien con eso". 

Puedes leer más artículos similares a Estremecedor relato de una mujer tras dar a luz a su bebé con el que llorarás, en la categoría de Posparto en Guiainfantil.com.