7 preguntas para saber si conectas emocionalmente con tus hijos

Descubre qué cosas tienes que cambiar para que tus hijos sean felices hoy, mañana y siempre

Maya López
Maya López Licenciada en Filosofía y Letras

Los expertos advierten sobre el aumento de casos en los últimos años de patologías y problemas de salud mental como el TDAH, la depresión en adolescentes, la ansiedad y el estrés. No es de extrañar que padres, madres, tutores y especialistas se pregunten ¿qué es lo que está ocurriendo? ¿Qué podemos hacer para solucionar esto y que nuestros hijos ganen en calidad de vida? En saber conectar emocionalmente con los hijos está una de las respuestas.

¿Conectamos emocionalmente con nuestros hijos?

conectar emocionalmente con los niños

Tienen videoconsolas, tabletas, móviles y ordenadores cada vez a una edad más temprana. Les regalamos cosas siempre y con cualquier excusa: las buenas notas de fin de curso, cumpleaños, visitas a abuelos, primos, porque sí, porque te lo mereces... Tienen ropa casual y también de marca: zapatillas, sudaderas y demás prendas que no nos compramos ni para nosotros mismos. Les llevamos a todo lo que se puede, sobre todo, cuando van los amigos ¡no vaya a ser que sean nuestros hijos quienes se lo pierdan!

Con tanta cosa material, tanta sobre-estimulación y tanto centrarnos en lo que no importa, ¿no nos estaremos olvidando de dar a nuestros retoños lo que de verdad necesitan? Hablo más bien de los fundamentos, de las bases de una infancia y una adolescencia sana que será lo que luego de pie a una vida adulta plena y mentalmente estable. 

Te propongo que, como yo he hecho, te hagas las siguientes preguntas e intentes contestar a todas ellas con la mayor sinceridad posible. 

1. ¿Eres una madre o un padre emocionalmente disponible para tus hijos?

2. ¿Los límites que les pones están definidos y son claros?

3. ¿Pasas tiempo de calidad con tus niños cada día?

4. ¿Logras que duerman las horas que tienen que dormir por su edad?

5. ¿Siguen una alimentación sana, equilibrada y variada?

6. ¿Les enseñas a asumir sus responsabilidades y a aprender de los errores que cometen?

7. ¿Disfrutan de un rato al aire libre no dirigido?

Si tus respuestas a cada una de estas preguntas es un sí, ¡felicidades! Puedes sentirte orgulloso porque lo estás haciendo muy bien como madre o padre.

La felicidad de tus hijos depende de vuestra conexión emocional

felicidad de los niños

¿Qué sucede cuándo hemos respondido a las preguntas de antes con una negativa? Pues que nos estamos convirtiendo en padres ausentes que nunca están cuando sus hijos los necesitan, padres distraídos que miran más el móvil que la cara de sus hijos, padres que ponen por encima lo material a lo emocional o padres permisivos que no corrigen ni les ponen límites a sus hijos.

Si a eso le unimos las meriendas poco sanas, las cenas con pre-cocinados por las prisas y un estilo de vida sedentario en el que los planes del fin de semana son ver películas y usar las nuevas tecnologías, tendremos como resultado lo que ya hemos comentado antes: depresión, ansiedad, desmotivación, estrés, pocas ganas de vivir la vida con alegría e ilusión.

¿Y si nos estamos perdiendo los mejores años de la vida de nuestros hijos? No sé a ti, pero a mi me da la impresión de que los niños de hoy en día crecen tan rápido y llegan tan pronto a la adolescencia que cuando pestañeas, ¡ya te lo has perdido!

Si queremos que nuestros hijos, los tuyos y los míos, sean felices ahora y el día de mañana, tenemos que conectar emocionalmente con ellos. Enseñarles con el ejemplo a vivir bien, a disfrutar de las pequeñas cosas que tanto bienestar nos aportan, a apoyarnos en los demás cuando algo no vaya bien y no a refugiarse en las redes sociales. Y para ello usaremos esta fórmula mágica:

- Estableceremos límites sensatos siempre desde el cariño, el respeto y la comprensión. Dichas normas las modificaremos según vayan creciendo, pero no las dejaremos nunca.

- Pasaremos tiempo de calidad con nuestros hijos realizando actividades tan gratificantes como dar un paseo por las calles de nuestra ciudad o leer un cuento antes de dormir y todo sin tecnologías a la vista.

- Nos centraremos en lo que necesitan y no tanto en lo que quieren o piden. Les haremos ver lo que merece la pena dejando a un lado ‘lo que tienen todos menos yo’.

[Leer más: La importancia de los regalos emocionales para los niños]

- Enseñaremos a niños y niñas lo satisfactorio que es ser responsable y hacer las cosas por uno mismo: anoto los deberes en mi agenda, si algo he olvidado lo pregunto yo, recojo mis cosas, colaboro en las tareas del hogar, ayudo a los hermanos pequeños...

- Permitiremos que comentan sus propios errores. Seremos su apoyo, su ejemplo a seguir y no diremos nunca jamás aquello de ‘te lo dije’.

 - Dile que ‘por favor’, ‘gracias’, ‘lo siento’, ‘buenos días’ son palabras maravillosas, pero no le obligues a que las digan ya que perderán todo su significado.

- Y muy importante: no llenaremos su tiempo libre con actividades y más actividades, menos aún si de por medio están móviles o tabletas. Les daremos margen para que se aburran y saquen a relucir su ingenio, su imaginación y su capacidad crítica. Un cerebro en ‘modo aburrimiento’ ¡puede ser maravilloso!

Todavía estás a tiempo de conectar emocionalmente con tus hijos y, cuando lo hagas, no querrás otra cosa para ellos.

Puedes leer más artículos similares a 7 preguntas para saber si conectas emocionalmente con tus hijos, en la categoría de Ser madres y padres en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: