Qué es el juego libre de los niños y por qué es tan beneficioso

Descubre como incentivar el juego libre en tu hijo

Elisa Martínez de Miguel
Elisa Martínez de Miguel Logopeda infantil

Es el juego que surge de forma espontánea, sin ser dirigido ni interferido por el adulto. El  niño decide cuando comenzar el juego, cuando termina, y cómo y con qué jugar; inventa o imagina su puesta en escena.

Mediante este rato de juego el pequeño asimila su entorno, sus vivencias y las interioriza. Imita, repite comportamientos y roles que ve en los adultos, que les sirve de entrenamiento para su futuro como adulto. El niño observa, imita y de mayor hará lo que ha aprendido.

El juego libre les sirve para inventar, crear, hacer funcionar su imaginación.

Si este tipo de experiencias son nutritivas e intensas harán que el niño desarrolle una gran imaginación, y se podrán convertir en grandes creadores e inventores… ¡quién sabe!

Qué es el juego libre de los niños y cómo fomentarlo

Que es el juego libre de los niños y por qué es tan beneficioso

¿Cómo podemos fomentar el juego libre en casa?

Pues facilitándoles su “Espacio Creativo

Este espacio, debe ser un lugar tranquilo, luminoso, diáfano, espacioso si es posible, no demasiado estructurado, porque lo que pretendemos es que el niño se sienta libre para crear sus propios juegos.

Bastará con una alfombra, un cojín y “materia prima” para sus creaciones, para sus juguetes inventados.

¿En qué consiste esa materia prima?

Simplemente se trata de material para crear y construir.

Hoy en día los niños están rodeados de juguetes, novedosos, atrayentes, con múltiples funciones y botones, adaptados a las nuevas tecnologías. ¿Qué papel juega la imaginación? poco lugar le queda, son juguetes que solo cumplen la función de entretener.

En este espacio, nuestros hijos crearan sus propios juguetes; de esta manera ejercitará su imaginación, su destreza manual y disfrutará de su creación jugando con ello, un juguete hecho por él y un juego inventado también por él.

¿Qué material proporcionarle? ¿Cómo organizarlo?

El material siempre deberá adaptarse a su edad, que no entrañe peligro y cuando lo manipule el niño siempre bajo vigilancia de un adulto.

Lo organizaremos en tres cajas, cestos, cajones o similares de tres tamaños diferentes:

1- El primer cesto, el más grande, lo destinaremos a guardar lo que yo llamo “trastos o cachivaches” , cosas que no te sirven y vas a tirar.. pues no lo hagas que seguro que ellos le buscan una utilidad, por ejemplo: auriculares, cinturón, ropa vieja, caja de reloj, linterna, utensilios de cocina, máquina de fotos o teléfono antiguo etc. También meteremos telas de colores, una sábana, un mantel de plástico, envases de reciclaje, cintas de colores, cuerdas, tornillos y tuercas, CD en desuso, y lo que se os ocurra que les puede servir.

2- El segundo cesto, el mediano, será para guardar “Materiales Naturales. El niño lo irá llenando de “tesoros” que encuentre en un paseo por el parque o por el campo. ¿A qué niño no le gusta ir recogiendo tesoros mientras pasea?, palos, piedras, hojas, ramas, piñas, frutos, conchas…

También le añadiremos bolsitas con alimentos secos: espaguetis, lentejas, azúcar...

 3- El tercer cesto, el pequeño, lo utilizaremos para guardar material de manualidades, como tijeras, pegamento, celo, cinta de goma elástica, ceras, acuarelas, pinceles, una libreta…

4- Por último también os recomiendo que guardéis cajas grandes, si tenéis la oportunidad, con ellas pueden crear casas, coches, naves…Si el niño quiere poner sillas u otro mobiliario, ya será por su propia iniciativa, sin lo necesita para su juego.

Para terminar os propongo que estas navidades, vuestros peques, en la carta a los Reyes o a Papá Noel, añadan a la lista de deseos “Materia prima” para crear sus propios juguetes, así los niños podrán disfrutar de los beneficios del juego libre.