Los beneficios de jugar a las adivinanzas auditivas con los niños

Divertidas ideas para realizar esta actividad educativa con tus hijos en casa

Viviana Castro
Viviana Castro Fonoaudióloga

A todos nos encantan las adivinanzas y los acertijos. Resultan inquietantes y te ponen a pensar un montón mientras te ríes y pasas un buen rato. Abuelos, padres, tíos y niños ya conocemos las adivinanzas tradicionales: leer un texto corto con pistas y tratar de adivinar el objeto, animal o fruta. Pero... ¿has oído hablar de las adivinanzas auditivas? 

Qué aprenden los niños con las adivinanzas auditivas

beneficios de las adivinanzas auditivas

No es secreto que a los pequeños de la casa les encanta escuchar canciones infantiles, cuentos, música y es que su mayor atracción, aparte de los colores, es el sonido. Para nosotros es un gusto verlos divertirse, pero ¿y si en esa diversión les estimulamos sus habilidades cognitivas?

Las adivinanzas auditivas son como su nombre indica sonoras, por lo que se realizan con contenido audio-visual por medio de vídeos o grabaciones. ¡Te aseguro que pasarán un muy buen rato! ¿Y sabes que es lo mejor? Que no hay límite de edad. Como nuestro pequeño al año está balbuceando y emitiendo una que otra palabra corta, reconoce su entorno y algunos sonidos que se producen allí constantemente, está actividad es perfecta para él porque podrá adivinar de qué se trata señalando o trayendo el objeto.

Esta actividad le permitirá desarrollar habilidades cognitivas y le permitirá interiorizar conceptos, significados y lenguaje, ya que tú deberás decir verbalmente la respuesta una vez nuestro chiqui haya acertado o no. 

Cuando nuestro pequeño ya está un poco más grande (digamos sobre los 3 años de edad), este juego se pone aún más divertido pues es una interacción completa (recuerda que tú también debes jugar y adivinar). Puedes vendar sus ojos o poner a tu hijo de espaldas a ti. Esta acción le hará activar toda su habilidad de concentración y memoria, pues al no ver y solo escuchar necesitará todo de sí para lograr descifrar lo que escucha.

Al activar este sentido, creamos habilidades auditivas maravillosas que serán de gran ayuda en su aprendizaje del lenguaje, ya que empiezan a desarrollar la percepción auditiva. Y tú dirás, ¿para qué le sirve la percepción auditiva? ¿Para ubicar de donde viene el sonido y ya, no? Pues te cuento que nuestra amiga la percepción auditiva sirve para más que solo ubicar donde está el sonido.

Nuestros chiquis empiezan a comprender que el sonido tiene un significado, por ejemplo, el sonido del auto de papá, el sonido de un mensaje en el móvil o de una llamada, el sonido de prendido o apagado de algún aparato electrónico... Por medio de esto vemos respuestas como, por ejemplo, aplaudir, imitar el sonido, imitar las risas, los gritos, la tos, e incluso el saludo de mamá o papá.

Iniciamos el empalme entre sonido y sílaba, pues dentro de la imitación podremos escuchar sílabas con la m, la p o la t, por mencionar algunas. Además, notamos cómo entra a jugar la discriminación, ya que reacciona de distintas formas según el sonido y esto tiene un montón de beneficios:,

- Reconoce qué sonido pertenece a la mano (un aplauso – un chasquido) y cual a la nariz (respiraciones fuertes o suaves).

- Logra identificar un sonido fuerte a uno suave.

- Distingue la entonación vocal, es decir, una voz de enojo o amistosa y responde según el estímulo.

- Reconoce su nombre y quien lo llama (mamá, papá, abuelos, etc...).

- Sabe e imita los sonidos de un auto o una moto.

- Distingue los fonemas con más facilidad.

- Ejercitamos su memoria a corto, mediano y largo plazo.

[Leer más: Alimentos que favorecen la memoria de los niños]

Cómo podemos crear y hacer adivinanzas auditivas en casa

jugar a las adivinanzas auditivas en casa

Es más sencillo de lo que crees: solo necesitas un poco de creatividad, tu móvil o los objetos con los que desees generar sonido, la comodidad de tu hogar y, por supuesto, que tú y tu hijo estéis listos para empezar a divertirse.

Puedes generar sonidos con cucharas para que distinga el sonido de unas más grandes y otras más pequeños o con un plato o un vaso; también la licuadora, el ruido de las llaves de casa o del auto, de su caja de juguetes y de los zapatos te pueden servir para jugar a las adivinanzas auditivas. Otra idea que nos sugieren en 'Percepción y discriminación auditiva' es realizar sonidos con nuestro propio cuerpo: estornudo, palmadas, pisadas en el suelo, taconeo, claqueo, silbido, sonidos de nuestra respiración...

Si lo deseas, para subirle un poco el nivel al juego, puedes producir los sonidos a distintas distancias. Esto hará que agudice aún más su percepción auditiva, su memoria, su concentración y, por supuesto, su lenguaje.

Recuerda que no hay límite de edad, ¡puedes hacerlo a sus 3, 6 o 10 años! Entre más grande esté tu hijo, mayores serán las complejidades y posibilidades de ejercitar este sentido maravilloso llamado audición. ¿Y por qué digo complejidades? Porque entre más edad, más sonidos percibe su subconsciente, como puede ser el rayar de un lápiz, pintar con color, el cortar con una tijera un papel o la tela, el sonido de una gota de agua o cuando abren una botella de soda. Sonidos que por ser cotidianos no percibimos de forma consciente, pero nuestro subconsciente sí que los tiene bien guardados.

Así que juega sin miedos, involúcrate y verás como todas las áreas de tu cerebro y el de tu hijo se ejercitan mientras pasan un rato muy divertido y lleno de risas e imaginación.

Puedes leer más artículos similares a Los beneficios de jugar a las adivinanzas auditivas con los niños, en la categoría de Adivinanzas en Guiainfantil.com.