10 errores que cometen los padres con los hijos deportistas

Cómo debes comportarte ante el deporte que escogió tu hijo

Andrés París

Cada vez somos más los padres que procuramos que nuestros hijos hagan algún tipo de deporte a edades tempranas. Además solemos inculcarles estas aficiones cuando son pequeños porque sabemos que el hecho de practicar algún deporte tiene aspectos educativamente tan positivos como: la importancia del desarrollo físico en los niños, tener un estilo de vida saludable, hacer amigos y socializar con sus grupos de pares, etc…

El problema  aparece a medida que van creciendo nuestros hijos y van destacando en su deporte. Los padres empezamos a comportarnos más como entrenadores, masajistas, manager o psicólogos deportivos que como padres. Y esta actitud por parte nuestra es un problema que debemos evitar. Aquí tienes algunos de los errores que cometen los padres con hijos deportistas.

Los 10 errores que cometen los padres con hijos deportistas más comunes

errores de los padres con el deporte de sus hijos

Enumero los 10 errores más comunes que como padres de deportistas debemos evitar inmediatamente, son:

1. Apoyo, no consejos. Necesita tu apoyo y no tus consejos. Apóyalo para que sea feliz y le guste practicar su deporte.

2. No le regañes por sus fallos. Piensa que tu hijo/a no quiere fallar. Falla porque está aprendiendo, está en proceso de aprendizaje y por muy bueno que sea no lo sabe todo, al igual que tu tampoco como padre o madre lo sabes todo y fallas muchas veces.

3. El deporte es un juego, no una competición. Como cualquier deporte es un juego, es decir, nació para pasarlo bien. El deporte es un juego. Y el juego es una buena herramienta de aprendizaje.

4. No tiene por qué ser su futuro. Haz que disfrute de cada momento, no proyectes su futuro. No le hables de cuando sea profesional del deporte o cuando vaya a ir a unos juegos olímpicos.

5. No critiques al entrenador. No menosprecies al entrenador. Quizá a ti su entrenador no te gusta y quizá hasta lleves razón, pero es su entrenador y tu hijo le tiene que respetar y hacer caso. Es importante no eclipsar los roles.

6. No critiques a los árbitros. Del mismo modo, no menospreciar a los árbitros. Solo piensa una cosa, si no hubiera árbitros no habría deporte ni juego, seria un caos. Gracias a ellos tu hijo puede practicar su deporte favorito. Además tu hijo debe entrenarse en ser respetuoso con todos y todo.

7. Nada de gritos. No grites a tu hijo/a en público, si quieres decirle algo mejor en privado. Educativamente hablando se dice que los piropos en público y las rectificaciones en privado.

8. No te metas con sus compañeros. No hables mal de sus compañeros, al fin y al cabo son sus compañeros con quien pasa muchas horas y seguramente muchos de ellos acabarán siendo amigos.

9. No pierdas la calma, mantente sereno y tranquilo. Tu mejor versión como la de cualquier persona es estar en calma y tranquilidad.

10. Disfruta viéndolo jugar. Que verle no te suponga un momento de tensión, ni de evaluación sino un momento de diversión y alegría.